Así se las gastan en Italia: asesinados y enterrados en bolsas de plástico

Así se las gastan en Italia: asesinados y enterrados en bolsas de plástico

20 febrero, 2017
|
Actualizado: 20 febrero, 2017 9:11
|
La Camorra, o al menos un imitador de sus métodos, no perdona. Recientemente se han encontrado en Napolés dos cadáveres desmembrados, envueltos en redes y metidos en bolsas de plástico. Al más puro estilo de los carniceros de Dáesh -terroristas del ISIS- y el crimen más cruento que jamás ha realizado la mafia, ni siquiera en los años más duros se vio una escena parecida. Los cuerpos fueron cortados por la mitad, a la altura de la pelvis, mientras aún estaban vivos. Se necesitaron cuatro grandes bolsas de plástico negro para meter los cadáveres, enterrados a poco más de un metro de profundidad. La flor que aparecía justo a los pies era una mimosa, una señal para marcar allí el entierro, según recoge la prensa italiana. Los cadáveres son Luigi Ferrara y Lous Rusciano, ambos relacionados con la Camorra y con el tráfico de tabaco a gran escala. La Policía de Nápoles les buscaba desde el pasado 31 de enero, cuando fueron vistos por última vez en un Fiat Idea. El vehículo fue encontrado poco después aparcado en un garaje, con sangre en los asientos, con la documentación y los móviles de Ferrara y Rusciano en el salpicadero. La policía seguía las pesquisas tras sendas denuncias de desaparición, tan solo horas más tarde de su posible secuestro y posterior asesinato. Este fin de semana se encontraron los dos cuerpos salvajemente mutilados. Los agentes presentes en el levantamiento de los dos cadáveres aseguran que el hedor era insoportable y la escena dantesca. La noticia del hallazgo recorrió las calles, pero incluso había niños que querían hacerse un selfie en el agujero donde fueron enterrados los cuerpos sin vida. El juez ordenó la apertura de las bolsas y del hedor se pasó al horror. Los investigadores no pudieron encontrar en un primer momento los orificios de bala, debido a la gran cantidad de cortes y desgarros de los cuerpos, y eso que la descomposición de los cadáveres aún no había hecho efecto. A la espera de la autopsia, Luigi Ferrara y Luigi Rosciano podrían haber sido diseccionados por la mitad cuando aún respiraban, un modus similar a los carniceros de los terroristas de Dáesh, una escena que jamás se había visto en Italia ni incluso en la época más dura de la Camorra. Los investigadores creen que el crimen se cometió en otro lugar y que las bolsas fueron depositadas después, ya que en el lugar la tierra aún era blanda, como si se hubiera removido recientemente.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD