Programas del sabado
Así viola la ‘Cuba del pueblo’ las libertades de los ciudadanos

Así viola la ‘Cuba del pueblo’ las libertades de los ciudadanos

04 abril, 2017
|
Actualizado: 04 abril, 2017 9:41
|
PUBLICIDAD

El afán por vigilar todo: Un joven es acusado de proxenetismo por defender a su novia de 17 años en un parque de Santiago de Cuba.

Un joven ciudadano de Santiago de Cuba tuvo que intervenir ante un policía para defender a su novia, una chica de 17 años a la que la “autoridad” cuestionó mientras paseaba por el parque Céspedes, un lugar al que cada vez más personas acuden para conectarse a Internet desde ese punto WiFi.

El incidente terminó con el joven detenido en una estación de policía, según cuenta su padre, Miguel, y con una acusación de supuesto delito de proxenetismo que finalmente no le pudieron probar, tal como publicó este lunes Diario de Cuba.

El acoso a periodistas independientes, una práctica habitual en la Cuba de Castro

El régimen que los comunistas defienden ‘del pueblo’ tienen un afán por vigilar, a través de la policía del régimen cada paso que dan los ciudadanos, y más aún si se aglutinan multitudes como en el caso de este parque, que ofrece acceso a Internet.

Si una cubana pasea con un turista ‘es prostituta’

Los hechos no son aislados y se ha convertido en parte de lo que la Policía llama “profilaxis”, ese afán del régimen cubano por vigilar a todo lo que se mueve.

El Diario de la Américas relata el caso de una joven cubana a la que ya no se le permite pasear por el centro de la ciudad.

«Yesenia, de 20 años, es maestra y estudia la licenciatura en la Universidad en el curso para trabajadores. Dos o tres veces por semana acude al parque a conectarse a Internet, compartir con amistades y disfrutar un rato en locales aledaños que ofrecen música. En su última incursión, dice, un turista alemán la invitó a cenar y a disfrutar de un concierto en el Salón de los Grandes de la Casa de la Trova.

«No lo pensé dos veces, no puedo pagarme los 10 dólares de la entrada, así que aproveché la oportunidad», relata.

La invitación le costó pasar la madrugada detenida. Pasada la medianoche, salió del local acompañada por el turista y se dirigió a coger una mototaxi para regresar a su casa, pero ambos fueron interceptados por un policía que les pidió identificación. El agente permitió irse al extranjero; sin embargo, asegura Yesenia, ella fue conducida a la 2ª Estación de la Policía, conocida como el «Palacete», y de allí trasladada a la 4ª Estación para «analizar su caso».

Las agentes le comunicaron que estaba «en un proceso de profilaxis», con una «charla educativa», y que tendría que firmar un compromiso de no acudir más al centro de la ciudad, ni a otras áreas calificadas como de prostitución.

 

Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD