Aún es «pronto» para saber si hubo vida en Marte, dicen los científicos de la UVa

Aún es «pronto» para saber si hubo vida en Marte, dicen los científicos de la UVa

22 febrero, 2022
|
Actualizado: 22 febrero, 2022 18:28
|

El Perseverance, el rover de la la Nasa que está equipado con un sistema de calibración de la Universidad de Valladolid (UVa), ha recorrido cuatro kilómetros por la superficie de Marte en su primer año de misión Mars 2020 desde que llegó al planeta rojo el 18 de febrero de 2020. En este tiempo, las imágenes tomadas por el vehículo y las muestras recogidas han permitido constatar a los científicos que hace 4.000 millones de años el cráter Jezero contenía un lago y las rocas albergaron agua. Los científicos de la UVa reconocieron que, de momento, se sabe mucho del pasado de Marte aunque destacaron que aún es «pronto» para afirmar que hubo vida en ese planeta.  

El trabajo del Perseverance se ha centrado hasta ahora en la exploración de las laderas de las cercanías de un delta del cráter. «Si hay que buscar trazas de vida, lo suyo es buscar lugares donde hubo agua. De ahí que el objetivo fundamental de esta misión es analizar los restos del delta que se formó dentro del cráter Jezero», aseguró uno de los miembros del equipo de investigación de la UVa, Guillermo López.

Es uno de los principales descubrimientos de esta misión a Marte, que acumula 359 días marcianos, ya que el Perseverance es capaz de tomar imágenes de la superficie del planeta rojo, detectar obstáculos y esquivarlos. «Recientemente, batió todos los récords y recorrió en un solo día 320 metros, que es una distancia francamente muy larga para vehículos automáticos en Marte», aseguró uno de los miembros del equipo de investigación de la UVa, Guillermo López.

Una vez concluida la campaña para analizar la zona cercana al cráter Jezero, que se ha demostrado que es de origen volcánico, el Perseverance ha iniciado la carrera para retornar al punto de aterrizaje ya que la existencia de unas dunas impide que el rover las atraviese hasta alcanzar el delta, que será previsiblemente en verano. «Una misión de 3.400 millones de dólares no puede correr ningún riesgo de irse al traste, por lo que toca dar un rodeo para esquivar esas dunas y asegurar completamente la misión», sentenció. Y es que el objetivo de cara a los próximos meses o años es analizar la parte frontal del delta e incluso ir hacia la entrada de agua, donde habrá una mayor cantidad de información.  

Acompañado por el rector de la UVa, Antonio Largo, el investigador José Antonio Manrique, quien reconoció , según recogió la Agencia Ical, que el primer año de la misión ha sido «realmente excitante», aseguró que el sistema de calibración en el mástil Supercam del rover ha funcionado a la perfección, pese a las grandes cantidades de polvo que se han depositado en él. «Estamos obteniendo precisiones entorno del uno por ciento a varios metros de distancia, lo cual es realmente impresionante para un aparato automático, que está preparado para enviar a Marte sin intervención humana», declaró.

Manrique reconoció que el sistema ha visto que los materiales orgánicos se degradan al estar expuestos al medio marciano. «Utilizamos la espectroscopía gamma para monitorizar esa degradación, lo que nos va dar información para evaluar si ha habido vida en el pasado y cómo han podido degradarse estos rastros de vida en Marte y así saber mejor lo que tenemos que buscar», sentenció. Tras reconocer que, de momento se sabe mucho del pasado de Marte, destacó que aún es «pronto» para afirmar que alguna vida hubo vida en ese planeta.  

El físico e investigador espacial Fernando Rull, quien lidera el equipo de investigación de la UVa, recordó que lo «fundamental» de la misión Mars 2020 es el estudio detallado de la geoquímica y mineralogía marciana. «Lo más importante es la interpretación y la gestión de los datos, sobre todo los que se derivan de la espectroscopia Raman, de la que el grupo de investigación de la UVa es especialista desde hace muchos años», señaló. Hasta el punto que precisó que uno de los miembros del equipo de la Universidad de Valladolid, Guillermo López, es el líder de la misión del grupo científico de Raman. En este sentido, el rector felicitó al equipo por poner a la UVa en el «top» científico mundial.

Rull también destacó que, por primera vez en la historia, un helicóptero similar a un dron ha volado sobre otro planeta y que el Perseverance ha iniciado el retorno de muestras. Es decir, recoger muestras, prepararlas y disponerlas para que vuelvan al planeta.

El Perseverance va equipado con un conjunto de siete instrumentos científicos, uno de ellos que va  instalado en el mástil es el Supercam, un sofisticado aparato, cuyo complejo sistema de calibración ha sido dirigido y desarrollado por un equipo de seis investigadores de la Universidad de Valladolid, que lleva años trabajando en la sede de la Unidad Asociada UVa-CSIC al Centro de Astrobiología ubicada en el Edificio INDITI, en el Parque Tecnológico de Boecillo.

Supercam consiste en una combinación de técnicas espectroscópicas y de imagen, situadas en la parte superior del mástil con las que es posible observar a distancia las rocas y la superficie marcianas y establecer su composición química y mineralógica poniendo en su contexto los análisis mediante imágenes del mismo punto de observación. Este análisis se realiza mediante la emisión de pulsos láser que excitan los materiales a estudiar y mediante el análisis espectral de la luz remitida se puede establecer la composición química y la estructura molecular del material iluminado.

Año de récords

El ingeniero de Telecomunicaciones y Electrónica de la UVa y doctor en Ciencias Físicas, Guillermo López, subrayó, según Ical, que la misión Mars 2020 está jalonada, hasta el momento, de récords. Hasta el punto que aseguró la misión está funcionando «francamente bien», incluso por encima de las expectativas. Citó algunas de las actividades que se ha llevado a cabo en este año en Marte como el aterrijaze de un dron en un vehículo de una tonelada de peso con una técnica de descolgarlo con una grúa y grabarlo en un vídeo de alta definición. También se refirió a que el Perseverance logró albergar un helicóptero para tomar imágenes y vídeos de la superficie del Planeta Roja así como la capacidad del rover para realizar mediciones atmosféricas como la temperatura y los vientos. Tras un año de exploración, se ha descubierto que la atmósfera de Marte es más tenue que la de la Tierra, ya que la velocidad del sonido es distinta a la de la Tierra.  

Además, el robot contribuirá a la búsqueda de muestras seleccionadas cuidadosamente y muy significativas para su posible retorno la Tierra en futuras misiones, que estarán capitaneadas por la Agencia Espacial Europea.  «La misión de retorno es una etapa necesaria si se pretende, algún día, llevar un humano a otro planeta. Mientras no haya una tecnología demostrada para poder y traer muestras es impensable planificar misiones que puedan llevar a humanos, salvo que sean misiones de tipo suicida que a nadie se le pasa por la cabeza», aseveró.

.
En esta noticia se habla de:
Noticias Relacionadas: