Australia refuerza escrutinio de compra de infraestructuras por extranjeros

Australia refuerza escrutinio de compra de infraestructuras por extranjeros

18 marzo, 2016
|
Actualizado: 18 marzo, 2016 0:00
|

Sídney (Australia), 18 mar.- El Gobierno australiano anunció hoy que reforzará el escrutinio a la venta de infraestructuras estatales a inversores extranjeros, meses después de la controvertida adjudicación del puerto de Darwin a una empresa china.

«Si bien damos la bienvenida a las inversiones extranjeras en Australia es imperativo que las ventas de infraestructuras críticas sean escrutadas para asegurar que se aborda cualquier tipo de riesgo potencial a la seguridad nacional», dijo el jefe de la oficina del Tesoro australiano, Scott Morrison, en un comunicado.

A partir del 31 de marzo, la Junta de Revisión de Inversión Extranjera (FIRB, siglas en inglés) revisará las ventas de infraestructuras clave como puertos, aeropuertos, redes eléctricas o transporte público, realizadas por los gobiernos de los estados y territorios australianos.

La medida se aplicará a las inversiones que superen los 250 millones de dólares locales (191 millones de dólares o 169 millones de euros).

«Bajo las regulaciones vigentes, que no habían sido enmendadas por los gobiernos anteriores, la evaluación de las infraestructuras críticas era requerida cuando se vendían los activos a empresas de propiedad estatal», dijo Morrison, que indicó que las nuevas medidas incluirán a las empresas privadas.

Morrison dijo en rueda de prensa que la medida abarcaría varios proyectos como Ausgrid, Endeavour Energy o los puertos de Melbourne o Fremantle, pero evitó precisar si la adjudicación del puerto de Darwin hubiera sido rechazada con estas nuevas regulaciones.

«El puerto de Darwin fue una decisión adoptada por el gobierno del Territorio Norte en el marco de las antiguas reglas. Estas son nuevas reglas», recalcó el jefe de la oficina del Tesoro australiano.

«Uno no mira por el espejo retrovisor, se mira por el cristal delantero y se va hacia adelante», añadió.

El gobierno del Territorio Norte dio luz verde en octubre al contrato de arrendamiento por 99 años del puerto de la ciudad de Darwin, que utiliza la Armada estadounidense, al grupo chino Landbridge, en un proceso que recibió varias críticas.

La prensa australiana informó que el presidente de EE.UU., Barack Obama, expresó su preocupación por la adjudicación de este puerto a la empresa del multimillonario chino Ye Cheng sin que se les hubiera consultado.

El primer ministro australiano, Malcom Turnbull, salió al paso al asegurar que el proceso fue público.

El Instituto Australiano de Políticas Estratégicas considera que Landbridge es el «frente» comercial del Partido Comunista Chino y que la adjudicación sería parte de un intento por aumentar su influencia en el norte de Australia.EFE

.
Noticias Relacionadas: