Avisan de un deterioro de los servicios públicos por menos inversión de CCAA

Avisan de un deterioro de los servicios públicos por menos inversión de CCAA

14 abril, 2016
|
Actualizado: 14 abril, 2016 0:00
|

Madrid, 14 abr.- La Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) ha advertido hoy de que la reducción en las partidas de inversión de las comunidades no podrá mantenerse por mucho tiempo sin que comience a afectar negativamente a la calidad de los servicios públicos.

El Observatorio de las CCAA de Fedea ha publicado hoy un informe sobre la evolución de las finanzas autonómicas en 2015 y entre 2003 y 2015, en el que el analiza los últimos datos sobre el tema publicados recientemente por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas y por la Intervención General de la Administración del Estado (IGAE).

Del análisis de las series de gasto e ingreso autonómico se desprende un fuerte incremento del gasto entre 2003 y 2009, que se tradujo en un rápido deterioro de la situación financiera de las comunidades cuando los ingresos dejaron de crecer con el inicio de la crisis.

A partir de 2009 se observa una significativa mejoría de los saldos presupuestarios regionales gracias al «apreciable recorte del gasto» y de la recuperación parcial y posterior estabilización de los ingresos.

Sin embargo, en los dos últimos años del periodo analizado los déficits autonómicos tienden a estancarse y las comunidades incumplen holgadamente sus objetivos de estabilidad presupuestaria.

De acuerdo con este estudio, en 2015 los saldos presupuestarios regionales han mejorado sólo «muy ligeramente» a pesar de la caída en casi 3.500 millones de euros del gasto en intereses que se ha producido como resultado de la mejora de las condiciones financieras del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) y el Fondo de Proveedores.

Para Fedea, este estancamiento en la reducción del déficit autonómico se debe en parte a una debilidad «técnica» de los ingresos del sistema de financiación regional, que se han visto reducidos en unos 2.700 millones debido a la inercia de las entregas a cuenta en momentos de cambio de ciclo.

También lo achaca en parte a algunas partidas atípicas de gasto que prácticamente se han «comido» todo el ahorro en intereses.

Después de corregir todos esos factores, el déficit autonómico subyacente se habría reducido en un cuarto de punto adicional, pasando de 1,66 por ciento del PIB del saldo sin corregir al 1,40 por ciento, lo que todavía supone casi el doble del objetivo de estabilidad.

La conclusión de Fedea es que, aunque algo menos preocupante de lo que podría parecer a primera vista, la situación de las cuentas regionales «sigue siendo delicada» porque el déficit corregido está muy por encima del objetivo de estabilidad y porque la mejora de los saldos autonómicos de los últimos ejercicios procede en gran medida de la reducción de las partidas de inversión «hasta niveles históricamente muy bajos».

Unos niveles que no podrán mantenerse por mucho tiempo, advierte. sin que comiencen a afectar negativamente a la calidad de los servicios públicos.

Aunque la previsible recuperación de los ingresos en los próximos ejercicios debería traducirse en una apreciable mejora de la situación, Fedea cree que sería aconsejable que las comunidades continuasen trabajando en la contención de las partidas de gasto corriente, que comienzan a repuntar aún tras descontar los atípicos.

Fedea analiza asimismo el índice de gasto autonómico por habitante en 2015, desglosado en inversión real u operaciones de capital, gasto en intereses y el resto del gasto corriente.

Dos de estos indicadores, a su juicio, «son ciertamente preocupantes», ya que excepto Andalucía, el gasto en intereses ha crecido en todas las regiones, multiplicándose por entre 1,7 y 5,6 en todas las regiones por el fuerte aumento de su deuda, lo que ha mermado los recursos disponibles para la prestación de servicios o la inversión productiva.

Por su parte, la inversión productiva se ha reducido a menos de la mitad en siete autonomías, lo que, de no corregirse en un tiempo razonable, terminaría comprometiendo la calidad de los servicios públicos que éstas pueden prestar, avisa. EFE

Noticias Relacionadas: