Ayuntamiento de Salamanca y Fundación Caja Duero se unen para recuperar el convento de las Adoratrices

Ayuntamiento de Salamanca y Fundación Caja Duero se unen para recuperar el convento de las Adoratrices

28 diciembre, 2021
|
Actualizado: 28 diciembre, 2021 17:16
|

Salamanca recuperará el antiguo Convento de las Adoratrices, en pleno casco histórico de la ciudad, para abrir una nuevo espacio cultural para el uso y disfrute de salmantinos y visitantes que albergará  exposiciones pictóricas y zonas ajardinadas. Se trata de un proyecto municipal que tiene un coste final estimado de 4,7 millones de euros y que se articula en trono a un convenio de colaboración firmado hoy entre el Ayuntamiento y la Fundación Caja Duero por el que el Consistorio adquiere el uso del espacio durante los próximo 40 años a razón de 145.000 euros anuales.

El acuerdo fue suscrito este martes por el alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo, y por el presidente de la Fundación Caja Duero, José María de la Vega. Además, el acto de presentación contó la presencia de Pedro Pérez Castro en calidad de patrono de la Fundación Manuel Ramos Andrade, que colabora con el Ayuntamiento en el diseño del proyecto y participará, de igual modo, en su posterior gestión. También estuvieron presentes los patronos de ambas fundaciones, así como los concejales del equipo de Gobierno Ana Suárez y Fernando Rodríguez, y los portavoces de los grupos municipales socialista y mixto, José Luis Mateos y Virginia Carrera, respectivamente, para dar empaque a los que se plantea, en palabras del alcalde, como “un proyecto de ciudad”.

Así, el regidor aseguró durante su intervención que, con este convenio y el posterior impulso del proyecto para estas instalaciones se pretende dar una solución definitiva, desde la colaboración interinstitucional, al antiguo convento y a su huerto que permanecen como una “asignatura pendiente en pleno corazón del casco histórico”. Carbayo sugirió además que la renta pactada con la Fundación Caja Duero repercutirá de nuevo en la ciudadanía puesto que servirá para “potenciar su De este modo, la instalación pasará a ser de uso público y albergará un nuevo museo, el Museo del Coleccionista, dedicado a exponer de forma temporal grandes colecciones artísticas. Además, en Las Adoratrices se instalarán las exposiciones de autómatas de la Fundación Manuel Ramos Andrade, un centro de conservación y restauración de obras de arte, un  espacio temático de las plazas de toros de Salamanca, una instalación gastronómica con cafetería y restaurante y un gran jardín botánico que “se abrirá al disfrute de todos.”

En palabras de García Carbayo, este jardín botánico alineará este proyecto con la filosofía de la Salamanca “más moderna”, que “aúna su riqueza patrimonial y cultural con el verde de una ciudad saludable y comprometida con el medioambiente”, creando un nuevo espacio “ideal para el turismo familiar y natural”. La recuperación de las Adoratrices, matizó el regidor, “además de marcar un hito histórico”, enriquecerá la oferta cultural de la ciudad, ampliará el circuito museístico de Salamanca con nuevas zonas expositivas que “vendrán a paliar el déficit de este tipo de espacios en la ciudad”, y ofrecerá a los salmantinos nuevos espacios naturales.

Para el alcalde de Salamanca, con este proyecto “se redondeará una oferta envidiable, digna de una Ciudad Patrimonio de la Humanidad como esta”, que se viene ampliando “gracias al esfuerzo conjunto de las administraciones e instituciones”. Este proyecto museístico en las Adoratrices “es un buen ejemplo de búsqueda del máximo aprovechamiento de los recursos para generar empleo y riqueza, desde la colaboración entre instituciones, en este caso con dos fundaciones tan prestigiosas como la Fundación Caja Duero y la Fundación Manuel Ramos Andrade”, concluyó García Carbayo.

Proyecto “de ciudad”

Tras la intervención del alcalde, tomó la palabra el presidente de la Fundación Caja Duero, José María de la Vega, quien conformó que el patronato había dado el visto bueno a la cesión del uso del antiguo Convento de las Adoratrices, inmueble adquirido por Caja Duero para hacer un auditorio, que resultó fallido. “Desde que se dejó de usar para actividades de la fundación, muchas empresas se han puesto en contacto para usarla, pero ningún proyecto cumplía con la principal premisa que nosotros teníamos, que fuera de uso público para el disfrute de los salmantinos. Y esto lo cumple”, manifestó.  

El presidente de la Fundación Caja Duero reconoció que la firma del convenio es la culminación de un trabajo que ha llevado “mucho tiempo y mucha dedicación” que, por un lado, permitirá al Ayuntamiento realizar “un magnífico proyecto” y, por otro, facilitará a la fundación obtener unos ingresos anuales para continuar con su actividad. En último término, José María de Vega agradeció su implicación a Unicaja Banco en la financiación de la entidad, pues “gracias a su aportación se ha podido llegar hasta aquí sin ceder el espacio antes”.

Los nuevos espacios

En último término, intervino el presidente el presidente de la Fundación Manuel Ramos Andrade, Pedro Pérez Castro, quien reconoció que el proyecto planteado es “fundamental” dentro de la estrategia municipal de adaptación al cambio climático, y aseguró que “será sostenible, tanto desde el punto de vista ambiental como económico”. Según recordó, el solar era de la Casa de Alba hasta que a mitad del siglo XIX lo compraron los salmantinos para construir la primera plaza de toros de Salamanca. “Conservaremos la volumetría actual de las instalaciones. Se mantiene el edificio principal, que es la residencia, porque está perfectamente y allí se ubicará el Museo del Coleccionista. Además se derribarán los otros dos edificios y se construirán otros dos nuevos”, explicó.

De este modo, el Museo del Coleccionista se ubicará en el edificio principal con el objetivo de mostrar obras que pertenecen a sectores privados. “Existen en España colecciones de arte que soportan grandes gastos de almacenamiento y seguros, y también fundaciones privadas. El coleccionista depositará las obras en el museo, pero no perderá la propiedad. Simplemente, vamos a ser depositarios y a ofrecer a los coleccionistas el almacenamiento, la conservación y la restauración a cambio de que cedan las obras por un mínimo de cuatro años”, resumió Pérez Castro.

En el edifico dos, de nueva construcción, se ubicará una extensión del Museo Casa Lis para mostrar la colección de autómatas. Además, según avanzó el presidente de la Fundación Ramos Andrade, se podrán ver en movimiento gracias a una representación virtual. “Va a ser espectacular. Se va a hacer famosa”, apostilló Pérez Castro. Además, habrá un espacio dedicado a la realización de talleres de restauración que servirán para obtener financiación y, en la parte superior, se instalará una terrada desde la que se podrán contemplar los edificios patrimoniales de la zona.

Asimismo, habrá un tercer edificio, construido en hierro y cristal, para albergar el restaurante con la cafetería, en medio del jardín botánico que además contará con dos tipos de vegetación autóctona y lucirá esculturas al aire libre. Por último, habrá un centro de interpretación, de unos 42 metros cuadrados, destinado a contar la historia del edificio y su entorno.

En esta noticia se habla de:
Noticias Relacionadas: