BBVA: España habría destruido 910.000 empleos sin la reforma laboral

BBVA: España habría destruido 910.000 empleos sin la reforma laboral

22 marzo, 2016
|
Actualizado: 22 marzo, 2016 0:00
|

BBVA Research calcula que sin la flexibilización salarial que trajo consigo la reforma laboral de 2012 se habrían perdido 910.000 empleos a tiempo completo entre 2012 y 2015, con lo prácticamente se habría anulado la creación de empleo neta de alrededor de un millón de trabajos de los dos últimos años.

El estudio «Los efectos de la flexibilidad salarial sobre el crecimiento y el empleo«, firmado por Rafael Doménech, Juan Ramón García y Camilo Ulloa, también concluye que si en 2008 el mercado laboral hubiera sido más flexible (como ocurrió a partir de 2012) se podría haber evitado la destrucción de cerca de dos millones de empleos durante los años de crisis.

De haber sido así, se podría haber eludido el aumento de 8 puntos en la tasa de desempleo, lo que supone casi la mitad del crecimiento de la tasa de paro observado hasta el máximo del 26,94% alcanzado en el primer trimestre de 2013.

Según el informe, las repercusiones de las reformas laborales de 2010 y 2012 han sido positivas en la producción y el empleo pese a «sus potenciales efectos deflacionistas«, que han sido reforzados por aspectos como la reducción de las primas de riesgo, una consolidación fiscal gradual o una política monetaria más expansiva.

Asimismo, incide en que si las reformas estructurales se hubieran aplicado al principio de la crisis podrían haber favorecido una flexibilidad salarial con la que se hubiera evitado una parte «significativa» de las caídas del PIB y del empleo.

El documento subraya que con el II Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) 2012-2014 y la reforma laboral de 2012 se inició una nueva etapa del mercado laboral caracterizada por más flexibilidad interna con el crecimiento moderado o la reducción de las horas trabajadas y de los costes laborales.

Además, hace hincapié en que ambas medidas «contribuyeron a la ruptura del circulo vicioso» de aumento del salario real y de la destrucción de empleo en el que se encontraba la economía española desde el primer trimestre de 2008 al cuarto de 2011.

La mayor flexibilidad salarial propició que el crecimiento del empleo a partir del cuarto trimestre de 2013 se produjera «antes y con mayor intensidad que la esperada por el consenso económico a principios de ese año«.

Pese los efectos positivos de los cambios del mercado laboral sobre la economía, el informe advierte de que son necesarias medidas adicionales ante las debilidades estructurales que persisten en el mercado laboral, como son la alta temporalidad, el desempleo de larga duración, el desajuste entre oferta y demanda o una tasa de paro estructural «todavía muy elevada«.

Noticias Relacionadas: