Programas del domingo
El BCE comienza a comprar deuda de empresas

El BCE comienza a comprar deuda de empresas

08 junio, 2016
|
Actualizado: 08 junio, 2016 0:00
|

 El Banco Central Europeo (BCE) comienza a comprar este miércoles deuda corporativa con grado de inversión emitida por empresas de la zona del euro, medida que beneficia especialmente a las grandes compañías.

Se trata de una medida no convencional de política monetaria con la que el BCE quiere ayudar a las empresas de la zona del euro a refinanciarse sin que tengan que pasar por los bancos y así impulsar que inviertan. El BCE también va a comprar deuda de aseguradoras con grado de inversión y con un vencimiento mínimo de seis meses y máximo de hasta 30 años.

La entidad monetaria europea adquirirá mensualmente entre 5.000 y 10.000 millones de euros de deuda corporativa, según cálculos del estratega de ingresos fijos de UniCredit Research Elia Lattuga. Sin embargo, el director de Corporate Credit Research de Commerzbank, Marco Stoeckle, es más pesimista y calcula que el BCE comenzará a comprar un volumen mensual de deuda corporativa de entre 3.000 y 5.000 millones de euros y que podría aumentarlo posteriormente.

El BCE compra ahora mensualmente deuda pública y privada por valor de 80.000 millones de euros, 20.000 millones de euros más de lo que adquirió durante un año hasta el pasado mes de marzo.

La entidad monetaria europea adquirió en mayo 79.700 millones de euros de bonos del sector público, 17.000 millones de euros de bonos de titulización y de 5.500 millones de euros de bonos garantizados, en total 85.000 millones de euros.

El BCE ha adelantado a mayo este año también las compras de bonos públicos porque en el periodo estival se reduce la liquidez en el mercado y por eso la cantidad de mayo supera los 80.000 millones de euros mensuales previstos. La cantidad de deuda corporativa en el mercado que cumple todos los criterios del BCE es de unos 800.000 millones de euros, según cálculos de Stoeckle. Las empresas de Francia, Alemania, Italia, España y Holanda emiten, por este orden, los volúmenes de deuda corporativa más elevados.

El volumen de deuda emitida por empresas de Francia que el BCE puede comprar, unos 140.000 millones de euros, casi triplica el de las empresas españolas, unos 50.000 millones de euros, por ejemplo.

La Confederación de Bancos populares y cooperativos (BVR por sus siglas en alemán) considera que esta medida del BCE «tiene más desventajas que ventajas». «La compra de deuda corporativa apenas contribuirá a cumplir el objetivo de estabilidad de precios y aumenta notablemente los efectos secundarios dañinos de la política monetaria muy expansiva», critica el presidente de BVR, Uwe Fröhlich.

Para las pymes, que no acceden al mercado de capital, se va a producir una desventaja competitiva en comparación con las grandes empresas, según Frölich.

El mercado ya se ha preparado para tener al BCE como un gran inversor y los precios de la deuda corporativa han subido y las rentabilidades han caído. Esto va a reducir más los ya poco activos de inversión que arrojan intereses a los que pueden acceder los hogares para formar riqueza monetaria, añade Frölich.

Además, desde que el BCE anunció que iba a comprar deuda corporativa, muchas empresas solventes han emitido deuda, un 50 % más que en el mismo periodo del año pasado.

Los bancos populares y cooperativos alemanes descartan que las compras vayan a tener efectos significativos en la economía real porque la falta de inversiones de las empresas no se produce por dificultades en el acceso a la financiación, sino por la baja demanda de bienes y servicios, la fuerte competencia y los elevados costes de producción y trabajo.

Noticias Relacionadas: