Brasil mantiene tipos en su mayor nivel en diez años por temor a inflación

Brasil mantiene tipos en su mayor nivel en diez años por temor a inflación

27 abril, 2016
|
Actualizado: 27 abril, 2016 0:00
|
PUBLICIDAD

Río de Janeiro, 27 abr.- El Banco Central brasileño decidió hoy mantener el tipo de interés básico en el 14,25 % anual, su mayor nivel en casi diez años, por considerar que la inflación continúa siendo una amenaza para la economía del país.

Esta fue la sexta reunión consecutiva en la que el Comité de Política Monetaria (Copom) del organismo emisor brasileño mantuvo inalterada el Selic, como se conoce el tipo de interés de referencia del país, que se encuentra en ese nivel desde julio de 2015.

La decisión, ya esperada por el mercado, fue adoptada de forma unánime por los ocho miembros del Copom, que consideraron que, pese a los avances en la lucha contra la inflación, aún es prematuro cambiar la principal herramienta con la que cuenta Brasil para combatir la subida de los precios.

«El Comité reconoce los avances en la política de combate a la inflación, pero considera que el nivel elevado de la inflación acumulada en los últimos doce meses y las expectativas de inflación aún distantes de la meta (del Gobierno) no ofrecen espacio para flexibilizar la política monetaria», según el comunicado divulgado por el organismo.

Brasil registró el año pasado una inflación del 10,67 %, la mayor en trece años y muy superior a la meta del Gobierno, del 4,5 % anual con un margen de tolerancia de dos puntos porcentuales.

La inflación, sin embargo, ha ido perdido terreno lentamente los últimos dos meses.

Mientras que el índice acumulado en doce meses hasta enero llegó a ubicarse en el 10,71 %, en marzo cayó al 9,91 % y se espera que siga cediendo por la reducción de la demanda provocada por la recesión.

Los economistas del mercado consultados la semana pasada por el Banco Central proyectaron una inflación del 6,98 % para este año y del 5,80 % para 2017.

En su decisión de mantener los tipos inalterados el Banco Central también tuvo en cuenta la incertidumbre política en Brasil.

Una comisión del Senado comenzó a analizar esta semana la validez jurídica del posible juicio político con fines de destitución contra la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, trámite que fue aprobado hace una semana por la Cámara de Diputados.

Los partidos oficialistas son minoría en esta comisión, que puede aprobar la próxima semana la apertura del proceso, con lo que el trámite quedará en manos del pleno del Senado.

En caso de que el juicio sea admitido por la Cámara Alta, Rousseff tendrá que apartarse de su cargo durante 180 días, durante los cuales será sustituida por el vicepresidente, Michel Temer, con quien la jefa de Estado ha roto toda relación.

Con su decisión de mantener los tipos inalterados, el ente emisor ignoró las presiones de las patronales y los sindicatos, que piden una reducción del precio del dinero para que Brasil pueda volver a crecer y superar la recesión.

Brasil sufrió el año pasado una contracción económica del 3,80 %, su peor resultado en los últimos 25 años, y los economistas prevén que la caída este año será peor, del 3,88 %.

De confirmarse esa proyección, la economía de Brasil encadenaría dos años en rojo por primera vez desde 1930. EFE

Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD