Bruselas cifra en 2.000 millones el ajuste a España por Cataluña y las autopistas

Bruselas cifra en 2.000 millones el ajuste a España por Cataluña y las autopistas

22 noviembre, 2017
|
Actualizado: 22 noviembre, 2017 13:30
|
PUBLICIDAD

España podría tener que acometer nuevos ajustes por Cataluña y la falta de Presupuestos para el próximo año. En concreto, 2.000 millones de euros como máximo. 

La Comisión Europea no cree que vaya a ver incumplimiento en el déficit este año y el próximo, pero ha avisado de los problemas derivados por Cataluña. El Ejecutivo de Mariano Rajoy cifró en 3.000 millones el impacto por Cataluña. Ahora bien, para la Comisión Europea, España saldría del procedimiento de déficit excesivo, aunque el Banco Central Europeo ya ha incluido a España en el saco de los países vulnerables.

Bruselas ha dado el visto bueno a las previsiones de déficit para este año, en el 3,1%, mientras que en 2018 no se cumplirá al situarse en el 2,3%, una décima por encima del objetivo, e incluso podría alcanzar el 2,4%, es decir, un agujero de 2.000 millones.

Los riesgos para España se centran en Cataluña y la incertidumbre derivada de la creación de empleo y de la falta de Presupuestos para 2018, según recoge el borrador al que ha tenido acceso El País. Asimismo, pone el acento en el rescate de las autopistas de peaje quebradas, ya que pueden incrementar el déficit en mayor medida de lo esperado por el Ejecutivo de Mariano Rajoy.

Bruselas ha reclamado al Gobierno de Mariano Rajoy los Presupuestos para 2018 y estabilidad en Cataluña tras el 21-D. Las cuentas aún no se han remitido a Bruselas debido principalmente a la falta de un consenso político, ya que Ciudadanos se niega a dar nuevos privilegios al País Vasco, como exige el PNV, mientras que el PSOE ya ha dado su negativa, aún sin negociar. En caso de prorrogar las cuentas, el Gobierno asumiría un desajuste de 1.000 millones de euros, mientras que Cataluña podría pasar una factura de otros 3.000 millones, según las previsiones menos catastrofistas del Gobierno, mientras que la AiRef y el Banco de España lo cifran en 27.000 millones de euros, siempre y cuando se prolongue el desafío. Todo ello con un deuda pública insostenible, superando en algunos momentos el 100% del PIB y sin visos de bajar debido a la falta de ajuste de gasto del Ejecutivo.

De Guindos lo califica de «buenas noticias»

El ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, ha calificado de «buenas noticias» el visto bueno de la Comisión Europea al plan presupuestario para 2018 remitido por el Gobierno español. En declaraciones a los medios antes de intervenir en la jornada «El futuro de Europa» organizada por Funcas, ha apuntado que este año se va a cumplir el objetivo de déficit público del 3,1% del PIB «con holgura».

El ministro incluso confía en cerrar el déficit público en 2018 en el 2,2% del PIB, como estaba previsto inicialmente antes de subirse una décima por el impacto de la crisis catalana, una vez que se cuente con unos Presupuestos. Para De Guindos, el visto bueno de Bruselas supone «un indicador adicional de la normalización de la economía española» que comenzó con la propia recuperación.

Con respecto a la advertencia de la Comisión Europea sobre el impacto que podría tener la crisis catalana, De Guindos ve «lógico» que lo cite como factor de incertidumbre, porque «lo que ha pasado en Cataluña es muy grave y ha tenido un impacto muy importante en el ámbito económico».

De hecho, cree que los indicadores del cuarto trimestre mostrarán una desaceleración de los datos de consumo e inversión en Cataluña mientras el resto de España «sigue fuerte».

Sin embargo, se ha mostrado «optimista» porque la aplicación del artículo 155 de la Constitución y la convocatoria de elecciones autonómicas lleva a «una normalización de la vida política y la convivencia en Cataluña».

Así, el ministro espera que la economía española crezca en 2018 en niveles parecidos a los esperados para 2017, es decir, que «no se cumpla» la desaceleración de cinco décimas apuntada por el propio Gobierno como consecuencia del proceso secesionista.

Durante su intervención, De Guindos ha abogado por aprovechar la «ventana de oportunidad» que ofrece el crecimiento económico y un entorno político «favorable» para mejorar las instituciones europeas. Así, ha planteado reducir los riesgos, poner en marcha una agenda ambiciosa de reformas económicas y disponer de un «instrumento poderoso» para corregir los eventuales desequilibrios macroeconómicos. «El futuro del euro junto con el «brexit» son los dos grandes retos que tenemos en los próximos meses», ha afirmado.

 

.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD