Las buenas y malas noticias para España por el desplome del crudo

Las buenas y malas noticias para España por el desplome del crudo

18 enero, 2016
|
Actualizado: 18 enero, 2016 0:00
|

El desplome del precio del crudo es una gran noticia para una economía dependiente del oro negro. No obstante, no lo es tanto teniendo en cuenta el elevadísimo nivel de deuda. Según los cálculos de Luis de Guindos, ministro de Economía, si el precio se mantiene en los 30 dólares por barril, la economía subirá un 3,5% al crearse una mayor competitividad, y un ahorro significativo para empresas que consumen combustible, como aerolíneas e industria.

En declaraciones a los medios antes de participar en la presentación del Anuario del Euro en la Fundación ICO, De Guindos ha calculado también un ahorro entre 15.000 y 20.000 millones de euros en la balanza de pagos, además de una caída de algo más de un punto en la inflación.

El ministro ha recordado que las previsiones macroeconómicas para este ejercicio se hicieron con una estimación de precio del barril de 68,8 dólares, más del doble del actual precio del crudo.

Del mismo modo, De Guindos ha esperado «buenas noticias en relación a la economía española» en la revisión de los datos de crecimiento mundiales que publicará mañana el Fondo Monetario Internacional (FMI). No obstante, el ministro ha recalcado que también existen «vientos de cara» por la situación de incertidumbre de la economía internacional, y la volatilidad «fundamentalmente en los mercados de capitales», así como el proceso de «aversión al riesgo» que tiene que ver sobre todo con la desaceleración de las economías emergentes.

No obstante, no todo es bueno para España. El elevado nivel de deuda es un lastre muy importante. Y es que, con un nivel del 100% sobre el PIB y una inflación cero o negativa, provocada por el descenso del petróleo, España paga íntegramente los intereses reales de la deuda, es decir, los que ofrece al mercado menos la inflación. Así, España no le supone ningún tipo de beneficio incrementar la deuda, al tiempo que es necesario endeudarse para poder continuar realizando las operaciones corrientes.

La banca es uno de los sectores más perjudicados en un escenario con inflación negativa o cero, ya que sus márgenes se reducen significativamente.

Noticias Relacionadas: