PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Caja Rural mueve en León un volumen de negocio de 575 millones

Caja Rural alcanzó en 2018, un volumen de negocio de 575 millones de euros en la provincia de León y con un ratio de mora del cuatro por ciento en un año. La entidad concedió nueva inversión crediticia por importe de 164 millones de euros el año pasado, con un volumen de en el último lustro que se eleva hasta los 611 millones de euros.

PUBLICIDAD

El crecimiento de la entidad en la provincia cuenta con una tasa anual del 12,2 por ciento, con un incremento del 10,9 por ciento en inversión y del 13,4 por ciento en recursos, “una muestra clara de que el modelo de Caja Rural cala en la sociedad de León”, donde la constitución de nuevas hipotecas constituye el 10,7 por ciento del capital y el 6,2 por ciento del número de hipotecas firmadas en la provincia de León, dijo el director general de la entidad, Cipriano García.

Caja Rural cuenta en este momento con un total de 31.000 clientes en la provincia de León, 3.000 incorporados en 2018, repartidos en 17 oficinas, siete de ellas urbanas en la capital, donde el próximo día 9 de abril se inaugurará una nueva sede central operativa en la calle Ordoño II, en la que “se implementará el servicio de banca privada y de seguros” y a la que se trasladará la oficina situada en la Plaza de las Cortes.

Caja rural obtuvo en 2018 un beneficio global de 20.1 millones de euros, lo que supone un incremento del 21,5 por ciento respecto al dato registrado el año anterior, algo que para el director general de la entidad, Cipriano García, se debe a “las sólidas bases de la estrategia de negocio y a que el deterioro de la imagen de negocio se ha visto compensado por una importante recuperación de provisiones por deterioro de las inversiones crediticias”.

PUBLICIDAD

Así lo apuntó Cipriano García hoy en León, donde, acompañado por el presidente de Caja Rural, Nicanor Santos, presentó el balance de la entidad financiera en 2018, año en el que el volumen de negocio total alcanzó los 3.361 millones de euros, un 7,5 por ciento más que en 2017, lo que “consolida una tenencia al alza ya iniciada en 2015 y que permite afirmar que se supera la crisis de los últimos años”.

La Caja mantuvo en 2018 la concesión de nueva financiación a empresas y particulares en 600 millones de euros, un 13,5 por ciento más que en el año anterior, mientras que los recursos gestionados incrementaron un 6,7 por ciento.

En cuanto a los recursos propios de la entidad, alcanzarán los 200 millones de euros, incluyendo las dotaciones adicionales de reservas efectivas que se realizará en la Asamblea General de socios que se celebrará durante los primeros meses de este año, lo que supone un alza del 18,1 por ciento respecto al cierre de 2017 y que “consolida la posición financiera y patrimonial y permite afrontar con mayor confianza nuevos proyectos”.

Cara Rural cerró 2018 con una tasa de morosidad situada en el 5,3 por ciento, una ratio de solvencia del 16,2 por ciento, el doble del mínimo exigido por normativa y un ratio de eficiencia del 45 por ciento, “uno de los mejores de las cooperativas de crédito y del sistema financiero español”, ya que el margen de explotación suma 28,7 millones de euros, “más de un 47 por ciento superior al promedio de las entidades financieras en su conjunto”.

PUBLICIDAD

Además, Cipriano García puso de relieve el impulso de las relaciones sociales a través de la filosofía de la entidad, que permite “estar presentes en todas las actividades sociales y culturales”, especialmente gracias a los 4,6 millones de euros de la Fundación, un 33,9 por ciento más que en 2017, un resultado “fruto de una política de esfuerzo y humildad al servicio de todos”.