Calidad Pascual logra un beneficio antes de impuestos de 26,9 millones

Calidad Pascual logra un beneficio antes de impuestos de 26,9 millones

Incrementa su facturación un tres por ciento, hasta los 695 millones
30 septiembre, 2019
|
Actualizado: 30 septiembre, 2019 14:20
|

Calidad Pascual alcanzó en 2018 una facturación global de 695 millones de euros, un 3 por ciento más que en el mismo periodo del año anterior, y generó un impacto económico de 507 millones de euros en Castilla y León, lo que supone el 0,89 por ciento del PIB de la Comunidad. Además, la actividad de la compañía arandina generó 5.772 puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo.

La empresa familiar, que presentó hoy su Informe de Gestión y Negocio Responsable 2018, registró en 2018 un beneficio antes de impuestos de 26,9 millones de euros gracias a los más de 30 millones de consumidores alcanzados en 120.850 puntos de venta repartidos por toda España, lo que permite continuar con paso firme el proceso de estabilización y reducción de la deuda financiera, que ha descendido de 192 a 170 millones de euros en el último año, según indicaron.

A nivel nacional, el impacto económico total de Calidad Pascual para el PIB español fue en 2018 de 1.344,61 millones de euros, mientras que, en términos de empleo, la compañía generó en el país 14.238 puestos de trabajo equivalentes a jornada completa. En palabras de su presidente, Tomás Pascual, “en Calidad Pascual se ha apostado por la generación de empleo y riqueza en Castilla y León desde nuestros inicios”. “Somos una compañía comprometida con nuestra tierra y queremos contribuir al desarrollo de la región aportando bienestar y calidad de vida”, destacó.

Por su parte, el CEO-director general ejecutivo de Calidad Pascual, José Luis Saiz, destacó que “sostenibilidad y rentabilidad son dos conceptos que no solo pueden convivir”, sino que en Calidad Pascual “nos han ayudado a construir nuestro pasado, presente y futuro”. En nuestro 50 aniversario, añadió, “el mandato que nos guía es crecer de manera sostenible y rentable, creando valor para clientes, empleados, proveedores, ciudadanos y accionistas”.

Este compromiso se engloba en Pascual Aporta, el marco de gestión responsable presentado por la compañía en mayo de este año en el que se integran todos los programas que viene desarrollando Pascual en torno a los tres territorios desde los que aporta valor a la sociedad: Bienestar, Desarrollo y Medioambiente.

Uno de los grandes retos a los que se ha enfrentado Calidad Pascual en 2018 es la apuesta por programas de reducción de azúcares en los productos y campañas de hábitos de vida saludable en consonancia con el Plan de Colaboración para la Mejora de la Composición de los Alimentos y Bebidas y Otras Medidas (2017–2020). Así, los batidos Pascual ahora presentan un 24 por ciento menos de azúcares añadidos, los yogures también han reducido un 14 por ciento y las bebidas vegetales un 8 por ciento su contenido en azúcares añadidos.

La apuesta de la compañía por la innovación le ha llevado a redefinir sus productos, adaptándolos a nuevas oportunidades y ampliando sus gamas. Además, Pascual benefició en el pasado año a más de 22.000 personas fruto de las alianzas con entidades de salud y la puesta en marcha de 19 acciones de promoción de la salud y de hábitos de vida saludable como ‘Vive tu Salud’.

La gestión de las personas es un pilar fundamental de la estrategia corporativa. En 2018, el 92,2 por ciento de los contratos fueron indefinidos y la ratio de absentismo se situó en un 4,47 por ciento. Calidad Pascual invirtió en el último año 0,56 millones de euros para capacitar a sus equipos y mantiene el compromiso ineludible para que todo el equipo humano pueda conciliar su vida profesional y personal. Un trabajo que ha vuelto a situar a la compañía entre las 100 empresas más valoradas para trabajar en España y la mejor empresa de Castilla y León del Ranking MERCO.

También dentro de este segmento, en 2018 la empresa obtuvo el sello de Bienestar Animal otorgado por AENOR, la única certificación en España que puede avalar los requisitos establecidos en Welfare Quality, garantizando una auditoría exhaustiva en todas las fases de producción y la máxima información y transparencia al consumidor. Este hito ha convertido a Pascual en el primer gran fabricante del país con todas sus granjas certificadas.

Con la finalidad de contribuir a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y fomentar el desarrollo de las comunidades locales donde opera, Calidad Pascual ha participado un año más en el Programa Escolar de Consumo de Frutas Hortalizas y Leche en 455 escuelas en Castilla y León para fomentar el consumo de leche en más de 90.000 niños.

En otro sentido, desde el pasado año, a través de la Fundación Tomás Pascual y Pilar Gómez-Cuétara se financian proyectos que tienen como principal objetivo mejorar el acceso al agua potable para poblaciones desfavorecidas. Gracias a la colaboración con AUARA, 7.850 personas se han beneficiado en 2018. Igualmente, desarrolla CIVSEM (Centro de Investigación en Valores) para ayudar al crecimiento personal y profesional.

Calidad Pascual cuenta con un Plan Medioambiental y unos objetivos que persiguen seguir mejorando en aras de una mayor eficiencia y sostenibilidad en todas las operaciones. Así, desde 2015 la compañía ha reducido un 16,41 por ciento el consumo eléctrico y un 11,85 por ciento el consumo de agua. Actualmente el 25 por ciento del PET de los envases de Bezoya es reciclado, y el 100 por cien de los envases son reciclables o reutilizables. En 2018 también esta marca apostó por un nuevo envase en brik 100 por cien reciclable.

Además, Pascual colabora mediante alianzas con el Tercer Sector para concienciar a la sociedad en temas relacionados con el medioambiente y la protección de la biodiversidad. También, en colaboración con la Consejería de Fomento y Medio Ambiente y el Ayuntamiento de Aranda, la compañía ha realizado la IV edición del ‘Bosque Pascual’ para la repoblación de terrenos en la localidad arandina.

Los resultados registrados en 2018 reflejan que Calidad Pascual “ha recuperado la senda del crecimiento, adaptándose a los grandes desafíos del sector y construyendo un modelo de desarrollo eficiente y sostenible, siempre con un firme compromiso con Castilla y León, la cuna de la compañía y el que seguirá siendo el punto neurálgico”, subrayaron. Con la mirada puesta al futuro, la empresa se ha propuesto “seguir posicionándose como referente social y líder en alimentación de calidad, aportando bienestar y calidad de vida a todos los castellanos y leoneses”, concluyeron.

En esta noticia se habla de:
Noticias Relacionadas: