Cambios en el Parlament: Los podemitas catalanes eligen sentarse al lado de los independentistas

Cambios en el Parlament: Los podemitas catalanes eligen sentarse al lado de los independentistas

16 enero, 2018
|
Actualizado: 16 enero, 2018 17:40
|

Los comunes cambiarán previsiblemente su ubicación en el pleno del Parlament y se sentarán en la bancada izquierda junto a los partidos independentistas a partir de la sesión de constitución de la Mesa que se celebra este miércoles a las 11 de la mañana. Según han explicado varias fuentes parlamentarias, los comunes abandonarán el lado derecho que ocupaban hasta ahora junto a Cs, el PSC y el PP, para pasar al izquierdo junto a JuntsxCat, ERC y la CUP.
 
Desde los comuns se explica que no han pactado esta nueva ubicación pero que les parece bien la propuesta de los independentistas. Con la nueva ubicación, los comuns recuperan los escaños que tradicionalmente había ocupado ICV.
En la última fila del lado izquierdo se sentará la CUP, y el grupo del PP se sentará en su lado opuesto. Delante de los populares se ubicarán el PSC y Cs, que ocupará las cuatro primeras filas del lado derecho, justo por detrás de donde se sientan los consellers.

Los comunes, factor desequilibrante para la presidencia

Aun en el supuesto de que los ocho diputados electos ausentes no pudiesen delegar su voto, no parece que las fuerzas independentistas vean peligrar la presidencia del Parlament, a menos que se produjera una inesperada triangulación en la que los comunes presentaran a un candidato y los partidos constitucionalistas lo apoyaran en bloque.
La elección de los siete miembros de la Mesa se desarrolla en tres fases, en las que los diputados se levantan para depositar su voto en una urna para elegir primero la presidencia de la cámara, a continuación las dos vicepresidencias y, por último, las cuatro secretarías.
En la primera votación, sale elegido presidente el candidato que obtiene la mayoría absoluta de los votos -al menos 68- y, si nadie suma los apoyos suficientes, se repite la votación y vence el nombre que simplemente aglutina más sufragios.
Los 62 votos que como mínimo sumarán JxCat, ERC y la CUP -sin contar los ocho que no podrán estar en el hemiciclo- serán más que los 57 que podrían acumular Ciudadanos, el PSC y el PPC en torno a un candidato alternativo.
Sólo si los tres partidos constitucionalistas se pusieran de acuerdo con los comunes podrían alcanzar los 65 votos, pero Inés Arrimadas ya ha puntualizado que el único candidato no soberanista que aritméticamente podría ser elegido presidente de la Mesa es el de Ciudadanos, y Catalunya en Comú-Podem ha dicho que no prestará sus votos para apoyar un nombre propuesto por otro grupo.
JxCat, ERC y la CUP se han comprometido a apoyar a un mismo candidato, que deberá proponer Esquerra y que tomará el relevo de Carme Forcadell, que ha decidido no repetir en el cargo dado el proceso judicial que deberá afrontar en los próximos meses.
Esta tarde se reúnen la cúpula de ERC y el grupo parlamentario de los republicanos para cerrar su propuesta de candidato, para la que no se descarta el propio Ernest Maragall, aunque no es el único nombre que se baraja.

Noticias Relacionadas: