Carlos Herrera: ‘Hasta Seat, el regalo de Franco a los catalanes, se lo está pensando’

Carlos Herrera: ‘Hasta Seat, el regalo de Franco a los catalanes, se lo está pensando’

20 octubre, 2017
|
Actualizado: 20 octubre, 2017 15:28
|

El presidente del comité de empresa de Seat, Matías Carnero, ha pedido que «nos dejen tranquilos para hacer coches» y que los políticos «se sienten a dialogar» en lugar de intentar influir en las empresas con sede en Cataluña para que trasladen o mantengan sus centros de decisión.

«Los políticos lo que tienen que hacer es sentarse a dialogar y tener cordura política para no meter a la sociedad en más líos, ni a las empresas ni a los trabajadores», ha asegurado en declaraciones a Catalunya Ràdio.

En esta línea, el máximo representante de los trabajadores en Seat ha expresado el deseo de la compañía automovilística de «no querer estar bajo los focos» y ha lamentado que se cite a la empresa «bien para decir que somos el último bastión que se queda en Cataluña o para expresar preocupación porque no nos vamos».

Ante esta polémica, el locutor de COPE, Carlos Herrera ha lanzado un dardo a los independentistas y ha dicho en su programa que “el inexplorado 155, tantas veces reclamado por sectores políticos y sociales desesperados por la contención del Gobierno central a lo largo de este tiempo, plantea dudas, pero es el único camino dejado a la Administración para encauzar debidamente una situación en la que conviven, de forma ilegítima, un par de legislaciones parelelas, con el consiguiente despiste y sensación de inseguridad jurídica que eso crea, entre otros, a los empresarios y a muchos de sus trabajadores».

Y añade que : «aasta la Seat se lo está pensando, tal y como reconoce el jefe de Volkswagen, y esa no es una marcha de las que se puedan despreciar a minusvalorar como hacen los Junqueras y compañía. La Seat fue el gran regalo que el franquismo hizo a Cataluña: instalar en aquel territorio la factoría que habría de fabricar todos los coches en los que anduvimos los españoles durante décadas, supuso convertir a Cataluña, obvio es decirlo, en un foco industrial en el que proliferaron empresas auxiliares del automóvil por doquier, de la misma forma que instalar la Petroquímica en Tarragona dotó de no pocos recursos el noreste español. Tantos años después puede desplazarse (hasta con sus trabajadores) uno de los motores de aquel prodigioso arranque. Cosas veredes».

.
Noticias Relacionadas: