PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Carnero anima al sector de la patata a crear una interprofesional fuerte

La Comunidad es la primera región productora de este tubérculo

El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, animó hoy a los profesionales de la patata -productores, comercializadores y transformadores- a constituir una inteprofesional que permita al sector tener “fuerza” y “competir con el resto de mercados”. El Ejecutivo autonómico, junto con las organizaciones profesionales agrarias y Urcacyl en representación de las cooperativas, remitirán una carta a los productores para trasladarles las ventajas que tendría la constitución de este órgano.

PUBLICIDAD

Según Carnero, son los productores los más reacios a la hora de la constitución de este órgano, que ahora mismo contaría con el 38 por ciento de los apoyos de este colectivo frente al 51 que resultaría necesario para su creación. En esa misiva, lo que se pretende es trasladar las “ventajas” que tendría esta herramienta a la hora de cohesionar al sector con el trabajo conjunto de productores, comercializadores y transformadores.

El objetivo es “animar a unos y otros” a dar el paso para la constitución de la interprofesional de la patata en Castilla y León para así disponer de la “fuerza necesaria” que permita “competir en el resto de mercados”, un “reto” que Carnero confió en conseguir próximamente. Así lo puso de manifiesto tras la celebración de la Mesa de la Patata, que tuvo lugar este viernes en Carpio (Valladolid).

En este órgano se analizó la situación en la que se encuentra el sector, además de la importancia de la interprofesional. Carnero recordó que la patata es el tercer producto de mayor importancia, por detrás del trigo y el arroz, que es “esencial” en el consumo humano. Además, Castilla y León posee el 28 por ciento de la superficie total de patata a nivel nacional, según los datos de la última campaña.

PUBLICIDAD

Los buenos datos de rendimientos que se obtienen en Castilla y León, los atribuyó Carnero al trabajo de los productores en un sector “pujante” que está sabiendo utilizar las energías alternativas y adecuando el uso de fertilizantes y el control de plagas, además de que la patata es un producto que se adapta bien al cambio climático.

Igualmente, de los 882 jóvenes que se incorporaron al campo el año pasado en Castilla y León, 52 lo hicieron en el cultivo de la patata, con un montante total de 2,8 millones de euros en ayudas; y de las 996 ayudas concedidas para modernización, 85 fueron a parar a este sector, por lo que Carnero se felicitó de que la incorporación de jóvenes vaya creciendo cada año en el sector que, sin embargo, tiene importantes “retos” por delante.

Entre estas dificultades están los “desequilibrios” existentes entre diferentes campañas, lo que genera “inestabilidad” entre los profesionales; el descenso del consumo de patata; y la importancia de que la cadena alimentaria y sus diferentes eslabones se encuentren “equilibrados”, de ahí la relevancia de la puesta en marcha de una interprofesional “por las ventajas para cada miembro de la cadena alimentaria”.

Castilla y León es la principal productora nacional de patatas, con más de 932.000 toneladas en la campaña 2019, y la que mayor superficie destina a este cultivo, con 19.146 hectáreas, un 27,9 por ciento del total nacional. Las mayores superficies se cultivan en las provincias de Valladolid (5.172 hectáreas), Salamanca (4.443 hectáreas) Burgos (2.359 hectáreas) y Segovia (2.067 hectáreas). La Comunidad es la que mayores rendimientos por hectárea consigue, siendo en el pasado año de 48,5 toneladas por hectárea, un 45 por ciento más elevados que la media española.

PUBLICIDAD

Además, durante la Mesa Regional de la Patata, los técnicos trasladaron la necesidad de planificar en este momento las siembras de los cultivos de verano. En el caso de la patata, la opción de siembra solamente debe plantearse si previamente está pactada la venta del producto con operadores comerciales. En caso de no hacerse de este modo, se corre el riesgo de abandonar el cultivo en la tierra, con las pérdidas que eso puede acarrear.