PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Carnero pide a la UE que mantenga las ayudas a la remolacha y prácticas ambientales

El consejero de Agricultura recuerda las familias que viven de esta actividad

El consejero de Agricultura de la Junta, Jesús Julio Carnero, exigió hoy a Europa que mantenga sus apoyos al cultivo de la remolacha en la próxima PAC y siga con las ayudas asociadas, que suman 12 millones anuales, y las partidas agroambientales de los Programas de Desarrollo Rural (PDR), que suponen otros diez millones.

PUBLICIDAD

Carnero, que inauguró en Valladolid una jornada técnica baja el título ‘Remolacha, un cultivo con futuro’, organizada por Acor y la revista Tierras, recordó que detrás del cultivo de raíz “hay muchísimos trabajadores y agricultores” y “tiene todo el sentido que apostemos por ello”.

Así, insistió en que en las negociaciones actuales de la PAC, dentro del marco 20/20, quieren que la remolacha “siga teniendo las ayudas asociadas y agroambientales” que tiene hasta este momento y que suman 22 millones. “Ese es el propósito y el interés de la Junta en la negociación con la UE”, resumió

El reto, dijo, es mantener la “línea de financiación” a un cultivo que es “dinamizador del medio rural de Castilla y León”, y también puso sobre la mesa el “hecho fundamental” de que “está contribuyendo asimismo a la sostenibilidad medioambiental” y, por lo tanto, al “Pacto Verde que nos estamos imponiendo desde Europa”.

PUBLICIDAD

El consejero se detuvo en este punto y recordó que el reto es llegar a 2050 con una Europa “climatológicamente neutra” para lo que la agricultura y la ganadería serán fundamentales dentro del pacto. “No hay nada mediombientalmente más sostenible que un agricultor y un ganadero, que contribuyen a ese Pacto Verde, donde deben ser computados”, razonó.

Carnero defendió que la actividad agraria tienen futuro en si misma y es estratégica para garantizar la alimentación de los ciudadanos y la sostenibilidad medioambiental en Europa. En este sentido, expuso que el cultivo de la remolacha es “muy importante y estratégico desde el punto de vista histórico y de presente y futuro”.

Un sector, dijo, que identifica a los castellanos y leoneses y da sentido a todo el proceso de transformación de secano a regadío, así como al modelo de alternancia de cultivos. “La remolacha tiene sentido”, dijo.

En este contexto, reseñó que Castilla y León moltura el 85 por ciento de toda la remolacha de España y cuenta con cuatro de las cinco fábricas transformadoras, por lo que en esta industria, dijo, “somos punteros”. Asimismo, subrayó que se trata de un ultivo vinculado a una cooperativa, “la primera en facturación de esta autonomía y la tercera en España de primer grado”.

PUBLICIDAD

El presidente de Acor, Faustino Medrano, aseguró, por su parte, que aunque el cultivo “ha pasado años malos, la tendencia de precios ha cambiado y ahora es alcista”. Al respecto, trasladó su creencia de que “el año que viene tendremos ya beneficios y daremos retorno” a los socios.

Medrano defendió que creen “seriamente” en el cultivo y apeló a que la remolacha siga siendo prioritaria en Castilla y León”. “Hay que volver a ilusionar al agricultor”, dijo, para pedir al consejero del ramo que “haya un apoyo decisivo para que no se nos vaya más gente”. En este sentido, aseguró que “hay mucha superficie que se puede recuperar” porque la raíz “empieza a ser viable y tiene un precio”. Eso sí, asumió que “no volverá a tener el beneficio de antaño”.

Medrano repitió que “debe haber un mensaje positivo” sobre un cultivo que es un sumidero de CO2 y en el que intentarán mejorar el consumo de agua y energético. Asimismo, recordó que España es deficitaria en azúcar, ya que consume 1,3 millones de toneladas y produce algo menos de la mitad. “Es un cultivo viable y cercano”, dijo, para preguntarse si “consumimos lo que tenemos o vamos a depender de la caña sin controles de trazabilidad”. “Somos deficitarios y tenemos mucho recorrido”, sentenció.

En cuanto a la campaña de este año, explicó que aún les queda un mes y llevan 1,2 millones de toneladas molturadas, algo que nunca había alcanzado. “Es una campaña larguísima, estamos intentando acabar sin hacer ninguna parada y esperemos tener un buen resultado”, resumió.