Carriedo anima al Gobierno a seguir el ejemplo del Impuesto de Sucesiones

Carriedo anima al Gobierno a seguir el ejemplo del Impuesto de Sucesiones

Recuerda que las subidas fiscales provocan menor crecimiento
10 febrero, 2020
|
Actualizado: 10 febrero, 2020 18:18
|
En esta noticia se habla de:
PUBLICIDAD

El consejero de Economía y Hacienda de la Junta de Castilla y León, Carlos Fernández Carriedo, considera que la eliminación del Impuesto de Sucesiones y Donaciones en la Comunidad, cuya propuesta se llevará al próximo pleno de las Cortes regionales, debe “servir de ejemplo” al Gobierno de España para “hacer lo mismo”.

Respondió de esta manera Carriedo a las críticas del PSOE por señalar que la práctica eliminación del Impuesto de Sucesiones y Donaciones propuesta por el Gobierno regional no tendrá influencia en los impuestos derivados por la plusvalía y el incremento patrimonial del año siguiente, figuras impositivas cuya eliminación, tal y como explicó Carriedo, “no corresponde a la Junta de Castilla y León sino al Estado”.

“Eliminamos este impuesto y no otros porque no tenemos capacidad para su eliminación, son impuestos de ámbito nacional”, recordó el consejero de Economía y Hacienda, quien señaló, no obstante, que “eso no quita que, anteriormente, los contribuyentes ya tenían que pagar esos dos impuestos, pero lo que hacemos ahora es quitar el que corresponde a la Junta de Castilla y León”.

En cualquier caso, Carriedo valoró que esta crítica del PSOE es, en el fondo, “un reconocimiento de que la medida es positiva” y criticó a la formación socialista por presentar “varias enmiendas” a la propuesta de la Junta de eliminar en la práctica totalidad este impuesto porque “buscan lo contrario, su subida”.

Y es que, según el consejero de Economía y Hacienda de la Junta, “mientras en Castilla y León estamos haciendo una importante reducción tributaria, lo que propone el PSOE con sus enmiendas es que más personas que hasta ahora no pagaban comiencen a hacerlo por este impuesto”, señalando con ello que “es la diferencia fundamental entre un modelo y otro”.

Porque, para Carriedo, están “aquellos que creemos que es bueno bajar los impuestos para favorecer el crecimiento económico y la creación de empleo, puesto que con más empleo habrá más personas pagando impuestos aunque cada una de ellas pague un poco menos” y, por otro lado, se encuentra “el PSOE, que propone una importante subida de impuestos porque piensa que lo que hay que hacer para recaudar más es subir impuestos, lo que a la larga supone una contracción económica, un menor crecimiento y una menor recaudación”, concluyó.

Carriedo realizó estas declaraciones en los instantes previos a mantener una reunión con los funcionarios públicos en el Servicio Territorial de Hacienda de la Delegación de la Junta de Castilla y León en Salamanca, donde además de repasar los temas en materia fiscal, esbozó los datos de ahorro estimado para los contribuyentes que supondrá la “práctica eliminación” en la región del Impuesto de Sucesiones y Donaciones.

Dicha reducción se enmarca en la “política fiscal moderada” de la Junta para “crear las condiciones para el crecimiento económico y del empleo”, puesto que aunque “desde que comenzó la recuperación económica, a finales del año 2013”, se crearon en Castilla y León “95.000 puestos de trabajo”, según Carriedo “en el último año se aprecia una clara situación de desaceleración y, por ello, hay que elegir muy bien las políticas que se aplican en el futuro”.

En esas políticas enmarcó el consejero de Economía y Hacienda de la Junta la “práctica eliminación del Impuesto de Sucesiones y Donaciones entre familiares directos” en Castilla y León, cuyo debate se llevará a cabo la próxima semana en el pleno de las Cortes regionales, y que, una vez aprobada, tendrá un alcance “positivo” tanto “por motivos de justicia social como por motivos vinculados al crecimiento económico”.

No obstante, en Castilla y León su eliminación va a suponer “poner en manos de las personas de la región 35 millones de euros más al año”, si bien en este 2020 la cantidad será “de unos 17 millones de euros” puesto que la modificación del impuesto no se pondrá en marcha hasta avanzado el año.

“Esto va a beneficiar cada año a entre 5.000 y 15.000 personas de Castilla y León”, señaló Carriedo, quien explicó que la diferencia entre ambas cifras se debe a que, con su eliminación, habrá “personas que no realizaban la donación para no poner en riesgo su actividad que ahora sí lo harán, o personas que no la declaraban que ahora sí lo harán”.

En el caso concreto de Salamanca, Carriedo manifestó que se pondrán “en manos de los salmantinos” unos 6 millones de euros al año, que en este año fiscal se verán reducidos a tres, y cuyos beneficiarios directos serán “entre 700 y 2.100 personas”.

Además de esta medida, Carriedo también explicó que “no será la única reducción fiscal de la legislatura”, ya que la Junta cuenta con un “muy ambicioso programa de apoyo fiscal en el ámbito rural” que es “fruto del acuerdo parlamentario que sustenta al Gobierno entre Partido Popular y Ciudadanos”.

La idea así es tener “un tratamiento fiscal favorable del mundo rural, desde el IRPF hasta el impuesto de transmisiones patrimoniales”, como forma de “estímulo para pedirle al Gobierno de España un tratamiento fiscal favorable al mundo rural”, puesto que “merece la pena apoyarlo de una forma específica y diferenciada desde el punto de vista impositivo”.

Noticias Relacionadas: