Programas del domingo
La carta desesperada de la esposa de un juez turco purgado por Erdogan

La carta desesperada de la esposa de un juez turco purgado por Erdogan

09 noviembre, 2016
|
Actualizado: 09 noviembre, 2016 17:28
|
PUBLICIDAD

Hacer Çakmak ha hecho llegar a los medios turcos que no comulgan con el régimen de Erdogan una carta que muestra la desesperación que vive su marido tras 105 días encerrado junto a otros jueces acusados de participar en el fallido golpe de Estado.
Hacer esta casada con el juez de lo penal Seyfullah Çakmak y tienen tres hijos, dos de ellos discapacitados. Seyfullah Çakmak realizaba su labor en el Alto Consejo de Jueces y Fiscales, el máximo órgano administrativo dentro de la carrera judicial, y lleva preso desde hace 105 días en la prisión de Kocaeli.
La carta se ha hecho viral en las redes sociales y aquí les dejamos la traducción del texto:
«Mi marido, Seyfullah Çakmak, quien fue detenido el 17 de julio de 2016, está preso en Kocaeli desde hace 105 días, y los últimos 45 días en régimen de aislamiento. Su único derecho es poder salir al patio de la cárcel a hacer deporte, pero sin poder ver a otros presos.
Tenemos tres niños. Dos de ellos discapacitados y necesitan nuestra ayuda para ayudarles a vivir. Mi marido fue cesado, y yo soy ama de casa. No tengo ningún ingreso. Sólo tengo un coche para llevar a mis hijos discapacitados.
«Hemos acudido al hospital durante los 18 años de nuestro matrimonio. Habíamos intentado la fecundación in vitro cinco veces para tener un bebé. La última vez tuvimos éxito y tuvimos gemelos, por desgracia murieron nueve días después. La sexta tentativa también fracasó. En el séptimo intento di a luz una niña el 29 de septiembre de 2007. Mi hija, Tugba, tiene una enfermedad genética llamada “nonketotic hyperglycinemia” -una enfermedad rara-. Tiene nueve años, y necesita nuestro total apoyo para vivir. No puede moverse y tiene que ser alimentada».
En marzo de 2009 «di a luz a una niña sana». «Su nombre es Tugçe Seher. En 2013, durante mi embarazo entre septiembre de 2013 y enero de 2014, tuve que quedarme en un hospital. Di a luz un niño con minusvalía. Su nombre es Ömer Seyfettin. Omer Seyfettin vino al hogar el primer mes después de nacer. Durante este tiempo, permanecí en el hospital. Mi marido cuido de los niños solo. Mi marido siempre me ayudaba a cuidado de nuestros niños hasta que fue detenido. No puedo bañar a mi hija. ¿Puede alguien decirme qué debería hacer?»
«Mi marido dedicaba su vida a nosotros y al trabajo. Cada año pasamos en el hospital entre 40 y 60 días, a los que hay que añadir entre otras 40 y 60 visitas. Mi marido es una persona muy trabajadora. También es un juez muy exitoso en la judicatura. Apreciado por sus colegas».
«Mi marido fue detenido, acusado de ser miembro de una organización armada terrorista y de infligir el orden constitucional. Mi marido no tiene ninguna conexión con ninguna organización ilegal. Toda nuestra vida consiste en nuestra casa, el hospital, y nuestros niños. No hay ninguna prueba sobre el caso».
«Él es un juez muy exitoso, un buen marido, y un maravilloso padre. No fue asignado a ningún tribunal especial. Ha hecho los mayores esfuerzos como juez. Siempre ha seguido la regla constitucional, el principio judicial ético mientras trabajó. Nunca ha aceptado ninguna orden proveniente del interior de la judicatura ni tampoco del exterior. Por eso fue ha sido blanco, cesado y detenido».
«Mi madre está enferma, tiene 72 años, y no puede andar. Mi padre, que tiene 79 años, cuida de mi madre. Mi suegra y mi suegro murieron. No hay nadie que pueda ayudarme a cuidar a mis niños«.
«La detención de mi marido no es sólo un castigo para él, también para nuestra familia. Nadie escucha nuestra voz. Por lo tanto, no pueden hacer su trabajo basándose en legales evidencias. Dicen, “lo lamentamos, no podemos hacer nada».
«Aunque no ha sido castigado disciplinariamente, está encerrado en una celda. Ha estado allí solo durante 37 días».
«Estoy tan desesperada, con dos niños minusválidos, y no sé lo que debería hacer. Amablemente solicito su ayuda para llamar su atención a una detención ilegal«.
Hacer Çakmak.

Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD