Programas del domingo
En Cataluña se ha puesto a la Policía «en la diana» como pasó en País Vasco

En Cataluña se ha puesto a la Policía «en la diana» como pasó en País Vasco

25 octubre, 2017
|
Actualizado: 25 octubre, 2017 16:34
|
PUBLICIDAD

El PP ha llevado al pleno del Congreso una proposición no de ley de apoyo a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado por «el acoso» que están sufriendo en Cataluña, una campaña de descrédito que, a juicio de los ‘populares’, las «pone en la diana» como en su momento ocurrió en el País Vasco.


La iniciativa -a la que el propio PP ha añadido una enmienda para pedir la equiparación salarial de policías y guardias civiles con las policías autonómicas- saldrá previsiblemente adelante cuando se vote al término del pleno de hoy gracias al apoyo del PSOE y Ciudadanos.

Pero su debate ha mostrado la fractura que existe en el Congreso por la crisis catalana y ha servido para que la mayor parte de los grupos hayan criticado con dureza la gestión que ha hecho el Gobierno de la Policía y la Guardia Civil ante los acontecimientos vividos en el último mes y medio en Cataluña.

Todo ello ha ocurrido después de que el portavoz de Interior del grupo del PP, Alberto Martín-Toledano, haya subrayado que es un «deber» de todo demócrata apoyar a la Policía y Guardia Civil y condenar el acoso que está sufriendo, así como reprobar a aquellos que lo justifican, entre los que ha incluido a Podemos como «aliado del golpe democrático» que se está produciendo en Cataluña.

 

La «campaña de descrédito» que sufren la Policía y la Guardia Civil

 

Martín-Toledano ha ido más allá y ha comparado la «campaña de descrédito» que sufren la Policía y la Guardia Civil con la que sufrieron en el País Vasco. A su juicio, se les sitúa en «la diana» como si fueran «los enemigos del pueblo».

«De eso hay una mala experiencia en el País Vasco y no debemos repetirla, porque situar en la diana a alguien es deshumanizarlo, y eso es propio de regímenes fascistas y comunistas», ha insistido.

El principal grupo de la oposición, el socialista, ha apoyado la iniciativa, aunque su portavoz, Felipe Sicilia, ha recordado al ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, -presente en el debate- que quedan muchas explicaciones por exigir sobre la actuación policial el 1-O.

Cuestiones que el PSOE aún no ha planteado por «responsabilidad y sentido de Estado» y porque así se lo han solicitado los sindicatos, pero que en el futuro se pondrán sobre la mesa.

Más crítico aún ha sido el secretario general del grupo de Ciudadanos, Miguel Gutiérrez, quien ha tachado de «nefasta» la gestión del Ministerio del Interior, que ha provocado el «desconcierto generalizado» de miles de policías y guardias desplazados, a quienes han dejado «semiabandonados».

En el lado contrario, la voz más crítica ha sido la del portavoz de ERC, Gabriel Rufián, quien ha culpado a la «policía militar» del Gobierno los 991 heridos, «desde niños a mayores», contabilizados por el Departamento de Salud de Cataluña, «simplemente por querer votar» durante el 1 de octubre.

En una línea parecida, el diputado del PDeCat Feliu-Joan Guillaumes ha recriminado al Gobierno que «vive en Matrix, diciendo que no ha pasado nada, que hay policías heridos», cuando se ha visto «a gente tirada por las escaleras, tiradas de los pelos o golpeados con la defensa en la espalda».

Y la diputada de EH Bildu Maite Beitialarrangoitia ha reprochado al Gobierno que «manipule la realidad» y que «intente hacer creer que los hostigados son las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y no los catalanes que han mostrado una actitud digna de elogio».

Por su parte, el portavoz de Podemos, Juan Antonio Delgado, ha calificado esta iniciativa de «brindis al sol» con la que el Gobierno pretende «tapar su incompetencia política en Cataluña«, al tiempo que ha reprochado que el Ejecutivo «nunca ha tenido en cuenta las reivindicaciones y demandas de policías y guardias civiles».

En este sentido, Delgado ha explicado que, si de verdad se busca un reconocimiento de las Fuerzas de Seguridad, el Gobierno debería aceptar sus propuestas de equiparación salarial y del derecho de sindicación para la Guardia Civil.

Delgado ha pedido la vuelta a sus casas de los agentes desplazados y que se utilice uno de los barcos en los que se alojan (en concreto el decorado con la imagen de Piolín) para sentar a negociar al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, con el de la Generalitat, Carles Puigdemont.

Tampoco apoyará la iniciativa el PNV, cuyo diputado Mikel Legarda ha argumentado: «los británicos, que son gente práctica, dicen que la primera medida para salir de un agujero es dejar de cavar, y esta proposición cava a manos llenas».

Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD