Cebreros acoge los ejercicios de la UME, que prepara la campaña de verano

Cebreros acoge los ejercicios de la UME, que prepara la campaña de verano

El riesgo de incendios forestales se prevé "moderado" aunque se reconoce que "esto es una ciencia exacta"
01 julio, 2021
|
Actualizado: 05 octubre, 2021 18:13
|

 

La Unidad Militar de Emergencias (UME) se prepara en Cebreros para una campaña de lucha contra incendios forestales que ya está en marcha y que a priori se presenta «moderada», en palabras del general jefe de la UME, el teniente general Luis Manuel Martínez Meijide, quien aún así matizó que «esto no es una ciencia exacta». Los estudios realizados en torno a las temperaturas, la humedad o el déficit hídrico, junto al factor de la tormenta ‘Filomena’, que ha dejado «una masa forestal de ramas, árboles y madera seca» que puede actuar como «combustible» para zonas como el centro del país, la provincia de Ávila entre ellas, han dado como resultado unas predicciones de una campaña «media con reservas», lo que puede suponer unas 30 o 35 intervenciones de la UME «y ya llevamos cuatro», puntualizó, aunque ha habido años «de 60 actuaciones».

Martínez Meijide realizó estas declaraciones durante la visita de la ministra de Defensa, Margarita Robles, y el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, entre otros, al ejercicio de la UME ‘Cebreros 2021’, el cual se desarrolla en el municipio abulense desde el martes y hasta este viernes como parte de la preparación de esta unidad para la presente campaña forestal.

En concreto el ejercicio, que está organizado por el Quinto Batallón de Intervención en Emergencias (BIEMV), busca favorecer el conocimiento mutuo de las técnicas, medios y procedimientos de actuación frente a incendios forestales entre la UME y los diferentes dispositivos locales, provinciales y autonómicos en la lucha contra incendios forestales en Castilla y León. Para ello se ha contado con más de un centenar de militares del citado batallón, con sede en San Andrés del Rabanedo (León), y del Batallón de Helicópteros de Emergencias II (BHELEMEII), con sede en Bétera (Valencia), así como con más de 150 efectivos de la Diputación Provincial de Ávila, la Dirección General de Patrimonio Natural y Política Forestal y voluntarios de diferentes agrupaciones de municipios de la provincia de Ávila.

Precisamente la importancia de la coordinación de los distintos medios llamados a actuar en un incendio forestal fue el principal aspecto resaltado por las autoridades. El presidente de la Junta explicó que en la gestión de emergencias la colaboración «es fundamental para proteger a las personas y es lo que nos exige la sociedad», de ahí que resaltara el valor del ejercicio llevado a cabo en la lucha contra incendios y  pusiera a su gobierno «a disposición» de esta causa. En este sentido, destacó especialmente la labor del Ejército de forma permanente y durante la pandemia, «con el rastreo, la desinfección o el avituallamiento».

En la misma línea, la ministra destacó que la jornada había sido «buena para visibilizar que en momentos complicados todos tenemos que estar unidos» y «no hay partidos ni colores políticos», sino «unión, entrega y solidaridad».

«Todos dais ejemplo y nuestras Fuerzas Armadas están siempre donde se les necesita, poniendo en riesgo su vida y con la mejor disponibilidad», subrayó Margarita Robles, algo que tuvo oportunidad de transmitírselo en persona a los participantes de las maniobras, a los que felicitó. «Lo importante es estar preparados y no tener que utilizarlo», les comentó.

También tuvo palabras de recuerdo para Ávila, provincia de la que fue diputada, y para Castilla y león, una «Comunidad tan española que representa lo mejor de España», dijo, algo que «también está aquí con los voluntarios, los funcionarios de la Junta y los miembros de la UME».

Entre las actividades puestas en práctica, destacan la extinción de incendios forestales que puedan afectar a núcleos urbanos, procedimientos de autoprotección en caso de atrapamiento por el fuego, el empleo de medios aéreos no tripulados, el despliegue del Puesto de Mando Avanzado (PMA), talleres de primeros auxilios, prevención de lesiones y patologías por calor e incidentes con múltiples víctimas.

Estos ejercicios tienen como finalidad la práctica conjunta de procedimientos de lucha contra incendios forestales así como el intercambio de experiencias, ya sean conocimientos, técnicas o materiales, entre los diferentes actores que pueden participar en esta clase de emergencias. La UME realiza estas actuaciones de forma habitual en las diferentes comunidades con el objetivo también de favorecer «el mejor conocimiento de las particulares condiciones de vegetación, meteorológicas y orográficas de los distintos territorios».

Así, se aborda «la sincronización, el empleo de nuevas tecnologías como drones, los medios de mando y control o los sistemas de mando transversal y podemos ver cómo se integran las capacidades de unos y otros y se identifican contactos, algo que en momentos de presión es muy interesante», subrayó Meijide, quien en su análisis explicó que los «medios locales, provinciales, regionales y la UME tienen hoy un conocimiento más exacto de la situación, no solo de la masa forestal, sino de la problemática y la situación de Ávila».

Precisamente sobre la provincia comentó que las predicciones la sitúan en un riesgo «moderado», frente a provincias «en riesgo alto» como León u Orense. En cualquier caso, y al margen de las condiciones, explicó que «el mayor riesgo en una emergencia es la improvisación», de ahí la importancia de ejercicios como el planteado en Cebreros esta semana.

 

En esta noticia se habla de:
Noticias Relacionadas: