PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Snapchat, la joven aplicación que pretende codearse con los grandes

El CEO de Snapchat: España es un país «pobre»

El CEO de Snapchat, Evan Spiegel, ha asegurado que la app solo es para «gente rica y no para gente pobre, como España e India». Así lo ha afirmado un ex empleado de la compañía.

PUBLICIDAD

El ex trabajador Anthony Pompliano asegura que Spiegel pronunció estas polémicas afirmaciones durante una reunión para discutir la estrategia de internacionalización durante el 2015. Pompliano trataba de dar soluciones en todos los mercados, pero Spiegel le interrumpió bruscamente.

«Esta aplicación es sólo para los ricos», le espetó Spiegel, según Pompliano. «No quiero expandirme a países pobres como India y España«. ·Estas declaraciones figuran en la demanda de este ex empleado contra Spiegel, una denuncia que fue archivada en los juzgados el pasado mes de enero.

Pompliano sólo llegó a estar tres meses en la empresa tecnológica. En ese corto período de tiempo llegó a enterarse de que Snapchat inflaba sus datos de usuarios y que los altos ejecutivos no estaban informados sobre los parámetros más importantes.

PUBLICIDAD

Pompliano fue acusado por la compañía por revelar información sensible y ayudar a los competidores. Como suele ocurrir en estos casos, las empresas acusan  a los ex empleados que les demandan de causar una mala imagen o reputación hacia la compañía. Según los abogados de Snapchat, este ex trabajador es quien desconoce estos parámetros clave.

John Pierce, el abogado de Pompliano, ha asegurado que se pactó la demanda porque la compañía sabía que perdería.»Este intento de salvar la cara por Snap debe servir como un recordatorio de que no importa lo grande que eres (o cuántos miles de millones de dólares que tiene) en nuestro sistema todo el mundo tiene que jugar con el mismo conjunto de reglas», ha afirmado el letrado.

Según el ex trabajador, los propios analistas de la compañía le confesaron la verdad sobre los datos y tildaban de «incompetente» al equipo gestor. Por su cuenta y riesgo, indagó en los datos de usuarios y llegó a la conclusión de que la tecnológica utilizaba dos formas de medir inexactas.

Primero usó un programa denominado Flurry, e incluyó notificaciones, que resultaron en números exagerados, de acuerdo con la demanda. El segundo fue llamado Blizzard, y perdió a los usuarios mayores, subestimando así la base de usuarios, afirma Pompliano. En este sentido, el sistema Flurry aportaba 97 millones de usuarios, tres más de los que fijaba la propia compañía, mientras que Blizzard anotaba 95.

PUBLICIDAD

En base a estos datos, los usuarios solo crecieron entre un 1% y un 4% por trimestre, muy alejado de los dos dígitos que apuntaba la compañía. En este sentido, la demanda indica que descubrió un fallo sistémico en los controles internos de Snapchat.

Sus sospechas fueron confirmadas por la vicepresidenta de comunicaciones, Jill Hazelbaker, quien dio aviso sobre la preocupación de los anunciantes. No obstante, su alerta fue ignorada.

Pompliano entonces preparó una presentación de PowerPoint sobre sus hallazgos para la alta dirección de Snapchat, incluyendo a Spiegel. En esa presentación «Spiegel estaba inexplicablemente enfurecido a lo largo de la reunión y se negó a escuchar nada de lo que dijo Pompliano, cortándolo constantemente y desechando sumariamente sus argumentos». Acabó despedido tras señalar que la aplicación tenía poca presencia en España e India. España es el primer país europeo que más usa Whatsapp, pero Spiegel no estaba interesado en «países pobres».