La cerveza de los independentistas, en pérdidas

La cerveza de los independentistas, en pérdidas

08 marzo, 2016
|
Actualizado: 08 marzo, 2016 0:00
|

Moritz, la cerveza de los independentistas catalanes, sigue en números rojos. Las pérdidas alcanzan los 2,5 millones de euros, pese a aumentar su facturación en un 11% durante el 2015. La cifra de negocio llegó a 42 millones de euros, un 11 % más que el año anterior, y registró pérdidas de 2,5 millones, similares a las de 2014, según ha informado hoy la empresa, que espera entrar en beneficios en el año 2020.

Moritz es una marca muy centrada en Cataluña, aunque también está presente en Baleares, Castellón y se está introduciendo en el País Vasco, con la estrategia de entrar primero en el sector de la hostelería y, después, en el de la alimentación. Manzano se ha mostrado abierto a crecer «de manera muy controlada» en el resto de España, de donde les han llegado propuestas para ir, por ejemplo, a Madrid, que, de momento, ha sido rechazada porque «no estamos preparados», aunque es algo que «acabará pasando», afirma.

Preguntado por el proceso soberanista que vive Cataluña, Manzano ha explicado que Moritz siempre ha apostado por apoyar la cultura y la lengua catalana. «Seremos muy fieles a la cultura catalana y sabemos que esto nos puede perjudicar», ha dicho Manzano, que no obstante cree que hay que dejar la política «para los políticos».

El director general de Moritz, Santi Manzano, ha explicado hoy que está muy contento de cómo está evolucionando la compañía en 2014 y 2015, porque está registrando un crecimiento «muy sano». A Manzano no le preocupa seguir unos años más en pérdidas porque están haciendo importantes inversiones para consolidar el crecimiento y reforzar la marca, que ahora mismo son sus principales objetivos.

Moritz es muy conocida entre los independentistas al venderse como un producto de la «tierra -Cataluña-» pese a tener su fábrica en Zaragoza. Su director llegó a maquinar una estrategia de marketing para vender la secesión de la Comunidad Autónoma. En el su libro, mostró las debilidades, fortalezas, amenazas y oportunidades de una Cataluña independiente.

El plan estratégico de Moritz prevé el inicio de resultados financieros positivos en 2020, con el objetivo de hacer la compañía rentable, «pero de forma progresiva» y haciendo fuertes inversiones. Las ventas de la marca se reparten entre un 75 % en el sector de la hostelería y un 25% en alimentación, que creció un 14 % el año pasado, además el 5 % del total de la facturación viene de la exportación, porcentaje que esperan llegar al 15 % en 2020.

En 2015, el canal de exportación creció un 50%, favorecido también por llevar el nombre de Barcelona en la etiqueta, y los principales mercados han sido Reino Unido, Francia y China. Ello ha venido dado, según Manzano, porque Mortiz hace una cerveza ‘premium’ muy aromática y más afín a las cervezas europeas, que se venden en Europa y Asia.

Las principales inversiones del 2015 han sido la apertura del restaurante Louis 1856 dentro de la Fábrica Moritz de Barcelona, la rehabilitación del espacio que pronto acogerá el Alkimia de Jordi Vilà, que se abrirá en el primer semestre de este año, la creación de la nueva distribuidora para el canal de hostelería en Girona, Distribuciones 972, y las acciones de marketing para fortalecer y asentar la marca.

Las inversiones para este año siguen orientadas en desarrollar la hostelería propia y la construcción de marca, según ha explicado el director de marketing de la compañía, Sergi Martínez. En 2016, Moritz espera registrar un crecimiento similar al del 2015 y consolidar su presencia en las zonas en las que ya está y, de momento, la producción industrial seguirá haciéndose en la fábrica que la compañía tiene en Zaragoza.

Moritz está presente en 25 países y este año prevé tantear mercados europeos vinculados turísticamente a la ciudad de Barcelona y con una especial sensibilidad por el arte, la cultura y la gastronomía. En los últimos cinco años, Cervezas Moritz ha triplicado su número de empleados y hoy supera las 300 personas en Cataluña. La cuota de Moritz en Cataluña, en el sector de alimentación, es del 2,5 %, mientras que, en hostelería, ronda el 8%. Como fabricantes de cerveza en España son «los últimos de los grandes y el primero de los pequeños«, ha asegurado Manzano.

.
Noticias Relacionadas: