Programas del sabado
Ciclistas: Éstas son las multas que te pueden poner

Ciclistas: Éstas son las multas que te pueden poner

27 abril, 2018
|
Actualizado: 27 abril, 2018 20:17
|

Legálitas recuerda a los ciclistas algunos aspectos jurídicos que deben tener en cuenta en lo que a su seguridad vial se refiere. Montar en bici, trasportarla, ir con niños o sufrir un accidente, conlleva una serie de obligaciones, derechos y responsabilidades que debemos asumir.

 

Sanciones derivadas de la conducción

Lo primero que hay que tener presente es que, como ciclista, existen una serie de sanciones a las que podemos enfrentarnos si no cumplimos la legislación vigente:

  • A este respecto, es importante circular en vía urbana por el carril más situado a la derecha. Si lo hubiera, también se puede circular en carriles destinados para bicicletas.
  • Deberá respetar la señalización y marcas viales, y en especial los pasos de peatones y semáforos, puesto que, rebasar un semáforo en fase roja, además del peligro inherente que conlleva para la seguridad, es sancionado con una multa de 200 euros.
  • Está prohibido circular en bicicleta con tasas de alcohol superiores a 0,25 mg/l de aire espirado o  0,5 g/l de sangre con multas que van desde los 500 a 1000 euros.
  • Resulta obligatorio el uso del casco para todos los menores de 16 años y en el supuesto de circular en vías interurbanas la obligación se extiende a todos los públicos. Siendo la sanción de 200€, por la que tendrán que responder pecuniariamente los padres o tutores legales, en el caso de ser sancionados los menores.
  • Circular utilizando casos o auriculares también conlleva una sanción de 200€.
  • Por último, es fundamental hacernos ver por la noche, colocando luces de posición delantera y trasera, catadrióptico trasero y, podrán disponer de catadriópticos en los radios de las ruedas y en los pedales. Asimismo, cuando sea obligatorio el uso del alumbrado, los conductores de bicicletas debemos llevar colocada alguna prenda reflectante que permita a los conductores y demás usuarios distinguirlos a una distancia de 150 metros, si circulamos por vía interurbana.

Circular por el carril bici

Varias son las vías reguladas y destinadas para el uso obligatorio de las bicicletas e, incluso de uso exclusivo por este tipo de vehículos.

Así el carril-bici, es una vía ciclista que discurre adosada a la calzada, en un sólo o en doble sentido; el carril-bici protegido, es aquel que está provisto de elementos laterales que lo separan físicamente del resto de la calzada, así como de la acera; la acera-bici, es la vía ciclista señalizada sobre la acera; la pista-bici, que es la vía ciclista segregada del tráfico motorizado, con trazado independiente de las carreteras; y, por último, la senda ciclable, que es la vía para peatones y ciclos, segregada del tráfico motorizado, y que discurre por espacios abiertos, parques, jardines o bosques. Precisamente, en los carriles reservados para las bicicletas, está prohibido, tanto la parada como el estacionamiento del resto de vehículos.

Precisamente, por ello, cuando el conductor de una bicicleta circule por un carri-bici, paso para ciclistas o arcén debidamente autorizado para uso exclusivo de conductores de bicicleta tendrá preferencia de paso respecto al resto de vehículos.

Transporte de la bici en el coche

Si como amante del ciclismo sueles viajar con tu bicicleta debes tener en cuenta que cuando esta se transporta en nuestro coche, es necesario tener en cuenta varios criterios:

En primer lugar, el conductor debe mantener su propia libertad de movimiento, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, por ello, debemos sujetar bien la carga, mediante los sistemas existentes al efecto, como un portabicis interior, sobre el techo, en el maletero, en el portón trasero, o mediante un remolque.

Si la trasladamos en el portón trasero no se pueden ocultar bajo ningún concepto los dispositivos de alumbrado o de señalización luminosa, las placas o dispositivos obligatorios y las advertencias manuales. La bicicleta deberá ir señalizada por medio de la señal v-20, no pudiendo sobresalir por los laterales del vehículo (el ancho total del coche se mide entre retrovisores).

En bici con niños

Si eres de los que te gusta disfrutar en familia de la bicicleta, recuerda que desde 2014, el casco resulta obligatorio para todos los menores de 16 años, independientemente de la vía por la que se transite. Por supuesto, se exceptúan aquellas bicicletas cuya altura del sillín sea igual o inferior a 435 mm, al ser consideradas juguetes, conforme el real Decreto 1205/2011 sobre seguridad de juguetes. Aun cuando, los fabricantes siempre recomiendan el uso del casco.

Alquiler municipal de bicicletas

La normativa que regula el uso de estas bicicletas es de carácter municipal, por lo que puede haber variaciones dependiendo de la localidad en la que nos encontremos. No obstante, algunos requisitos suelen ser comunes. A modo de ejemplo:

Suele requerirse el depósito de una fianza que cubra posibles desperfectos del equipo, ya que somos responsables de los daños que éste sufra desde la retirada de la bici hasta su devolución.

Se incluye al usuario del servicio en la póliza de responsabilidad civil y accidentes que la empresa tenga contratada. Este seguro cubre los daños materiales, corporales y perjuicios causados accidentalmente a terceros, siempre que se ocasionen dentro de los requisitos y límites establecidos en la póliza.

Estas bicicletas pueden usarse a partir de 16 años. Los menores de 16 y mayores de 14 pueden usarlas siempre que su representante legal le dé de alta y asuma su responsabilidad tanto de la idoneidad física del menor para usarla como los daños que pudiera causar.

En caso de sufrir accidente con la bici

  1. Si el ciclista causa daños a un tercero (a otros ciclistas, a un peatón, etc.) le corresponderá pagar una indemnización que compense los daños causados, ya sean materiales o personales, como lesiones. Es interesante en estos casos comprobar si tenemos un seguro que cubra el siniestro. En ocasiones nuestra póliza de hogar o auto tiene este tipo de coberturas y pueden habernos pasado desapercibidas, por lo que es conveniente revisarlas. Otra opción es suscribir una póliza específica para asegurar nuestra bicicleta, aunque no es obligatorio por ley. Si es así, la póliza cubrirá nuestra responsabilidad y la indemnización que debamos abonar.
  2. Si el ciclista sufre daños como consecuencia del accidente, generalmente por ser arrollado por un vehículo de motor, que es el caso más frecuente, podrá reclamar al seguro del vehículo una indemnización por los daños que le haya causado. Tanto por las lesiones que sufra, como por los que se le causen al material o equipamiento que lleve.
.
Noticias Relacionadas: