Programas del sabado
La cineasta alemana Sigrid Hoerner considera que «es el momento» de la mujer

La cineasta alemana Sigrid Hoerner considera que «es el momento» de la mujer

10 junio, 2016
|
Actualizado: 10 junio, 2016 0:00
|

Madrid, 10 jun.- La directora Sigrid Hoerner, que ha traído al 18 Festival de Cine Alemán de Madrid su ópera prima, «Mi vida a los sesenta», ha asegurado a Efe que «este es el momento» de las cineastas germanas, como lo demuestra que tanto la cinta inaugural, como otras tres que van a concurso, sean obra de mujeres.

«Sin duda, este es el momento de las cineastas alemanas, tenemos mujeres espectaculares haciendo películas con una fuerza natural difícil de explicar», ha dicho la colonesa, que a sus 49 años debuta en la dirección, a pesar de llevar muchos años al frente de la productora Moneypenny Filmproduktion, responsable de una decena de filmes.

«Mi vida a los sesenta», que se estrenará en agosto en las salas españolas, es una comedia corrosiva y extrovertida que muestra «el ridículo que muchas veces rozan los hombres y mujeres mayores que se niegan a envejecer», comenta con Efe la cineasta alemana, quien no obstante, precisa que ni quiere juzgar ni invitar a que nadie juzgue.

«Es cierto que la película muestra clichés, pero es que a veces la realidad se acerca cada vez más a la caricatura; si miro a mi alrededor -apunta- son muchas las personas, sobre todo hombres, quienes se comportan así sin ningún pudor».

Tampoco es una reivindicación feminista, a pesar de que como productora ha tenido que «tragar sapos de todos los colores» provenientes de sus compañeros cineastas, y también de los banqueros, agrega, pero sí usa la película para explicar que no está dispuesta a verse limitada «si quiere vivir con los mismos derechos que un hombre».

Porque el origen de la sátira está en el deseo de una eminente bióloga, a la que jubilan a los 60 años, de tener un hijo utilizando unos óvulos que congeló cuando era joven; buscando al donante ideal da con un hombre joven y guapo cuyo padre sesentón, enamorado de una muchacha de veinte años, lucha a brazo partido por no envejecer.

Para Hoerner, es «importantísimo» que los directores alemanes puedan mostrar su trabajo en festivales como esta longeva muestra madrileña porque les facilita un retorno de información muy valiosa, ya que «el feedback -dice- no tiene el lastre que tiene para nosotros la respuesta alemana, donde ya conoces al público y a los periodistas».

«La socialización en un festival -afirma esta mujer menuda, sin un solo trazo de maquillaje en su cara y vestida con sencillez y comodidad- es mucho más cercana. Aquí es todo muy diferente», concluye con una sonrisa cómplice.

Pone como ejemplo de sus palabras la estupenda acogida a la película «Fukusima, mon amour», de la veterana Doris Dörrie, que inauguró la muestra, a la que seguirán «Wild», de la joven berlinesa Nicolette Krebitz, también guionista de sus películas, que causó sensación en el festival de Sundance, y el documental «Fassbinder».

Cuarto trabajo de Annekatrin Hendel, que comenzó en el cine como diseñadora de vestuario, «Fassbinder» es un profundo repaso sobre la intensa obra del cineasta alemán, con más de cuarenta largometrajes realizados en menos de quince años, que se verá mañana en el cine Palafox de Madrid donde se proyectan las cintas.

Sigrid Hoerner no quiere dejar pasar la ocasión de hablar de su compañera Maria Schrader, conocida actriz ganadora del Oso de Berlín por su trabajo en «Aimée y Jaguar» (1999), que acaba de estrenar en Alemania «Stefan Zweig: Farewell to Europe», una película «extraordinaria».

Y «para quitarse el sombrero», asegura, la comedia «Tony Erdmann», que no solo ha dirigido, sino que también la ha escrito y producido la joven directora alemana Maren Ade, «a punto» de llevarse la Palma de Oro del último festival de Cannes y ganadora, ahí mismo del premio de la prensa, Fipresci.

El Festival celebrará esta noche su «mayoría de edad» con una fiesta en el madrileño Café Berlín que contará con un Dj excepcional, el también director y productor de cine Klaus Maeck.

El Festival cerrará sus puertas el domingo con la proyección de «Fassbinder». EFE

.
Noticias Relacionadas: