Claves para superar la cuesta de enero con éxito

Claves para superar la cuesta de enero con éxito

02 enero, 2018
|
Actualizado: 02 enero, 2018 16:12
|

El final de las fiestas marca la vuelta a la rutina y es el momento de afrontar la temida cuesta de septiembre, tanto en el plano económico como físico.
Reponerse de las fiestas no es tan difícil si sigues una serie de pautas y estás mentalizado para la cuesta de enero. Enero es un mes ideal para revisar tu presupuesto o elaborar uno si todavía no cuentas con él.

1. Reduce tus gastos

Haz tu presupuesto y repasa en qué puntos puedes ahorrar. No se trata de vivir bajo mínimos, pero sí de buscar puntos en los que reducir tus gastos. Algunos elementos como los seguros o las suscripciones anuales son claros candidatos a desaparecer.

2. Instaura el día de las facturas

Elige un día de enero, preferiblemente de la primera quincena del año, y conviértelo en el día de las facturas. Ese día repasa todos tus recibos, especialmente los que sean anuales y las suscripciones. Con toda esa información elimina por lo menos uno de ellos y reduce otro. Aquí puedes ver cómo ponerlo en práctica.

3. No te dejes llevar por las rebajas

Aunque desde 2012 en España ya no hay un periodo legal de rebajas, la mayoría de grandes superficies mantienen el antiguo ciclo de rebajas de invierno y de verano. Esto quiere decir que en enero habrá importantes descuentos. Evita dejarte llevar por la euforia y caer en las trampas de las tiendas para gastar de más.
De nuevo, contar con un presupuesto definido y una lista de productos que de verdad necesitas es la mejor fórmula para no gastar de más.

4. Involucra a toda la familia

Tanto si vives en pareja como si ya has formado una familia, la gestión de las finanzas debe ser cosa de todos. Si eres tú quien se encarga del presupuesto, haz partícipe al resto de miembros y establecer entre todos un objetivo de ahorro común.
En el caso de los hijos, no se trata de ponerles al corriente de todo lo que ocurre con las finanzas familiares, pero sí de concienciarles de la necesidad de ahorrar. Una buena idea puede ser fijar objetivos alcanzables en el tiempo como un fin de semana familiar o las vacaciones y centrar hacia ellos los esfuerzos de ahorro, por lo menos de cara a los más pequeños.

5. Busca ayuda si la necesitas

Este es un buen momento para pensar más allá de la cuesta de enero. Aprovecha los ajustes que tendrás que hacer en tu presupuesto y el hecho de que ya estás centrado en cuestiones de control financiero para pensar a largo plazo.
Siguiendo el primer consejo, adopta hábitos de ahorro sostenibles y busca la fórmula de rentabilizar ese dinero que estás guardando todos los meses. Si todavía no lo has hecho, contacta con un asesor financiero que te ayude a poner en orden tus cuentas y te ofrezca salidas para obtener un rendimiento por tus ahorros. Aquí te ayudamos a hacerlo.
 

Noticias Relacionadas: