Colau prohíbe abrir bares y comercios junto a un mercado de Barcelona

Colau prohíbe abrir bares y comercios junto a un mercado de Barcelona

27 febrero, 2017
|
Actualizado: 27 febrero, 2017 10:56
|

El Ayuntamiento de Barcelona, dirigido Ada Colau, ha prohibido desde este lunes y hasta dentro de al menos un año la apertura de comercios y bares cerca del Mercado de Sant Antoni.
El Ayuntamiento sigue así con medidas proteccionistas para supuestamente favorecer el comercio minorista local, ante la proliferación de locales de ocio y tiendas de souvenirs.
El Mercado de Sant Antoni, ubicado en el céntrico distrito de L’Eixample, volverá a abrir sus puertas a finales de 2017 después de más de 8 años de obras y el Ayuntamiento prevé que se convierta en un nuevo punto de atracción turística de la capital catalana, por lo que quiere asegurarse que el turismo inyecta dinero a comercios y bares locales.
La concejal del distrito de l’Eixample, Montserrat Ballarín, la medida pretende «garantizar el descanso de los vecinos y evitar la proliferación descontrolada de establecimientos vinculados al monocultivo de servicios, ocio y artículos de recuerdo», ha afirmado a Efe.

El comercio junto al Mercado de Sant Antoni en Barcelona


Ballarín ha subrayado que se quiere «garantizar que todo el comercio de proximidad tenga las mismas oportunidades en el momento en el que se abra este nuevo mercado y también para que podamos asegurar que continúe habiendo una buena convivencia en el barrio». «Queremos es que no haya un determinado tipo de usos que acabe monopolizando todos los espacios de esa zona», ha añadido Ballarín.
Por ello, el gobierno municipal ha decretado desde este lunes una suspensión del otorgamiento de licencias durante un año en un radio de dos manzanas en la zona en la que se ubica el mercado, para evitar que durante la redacción de la nuevo plan se produzca un incremento de solicitudes de autorizaciones contrarias a los objetivos de la propia normativa.
La suspensión de licencias afecta a establecimientos dedicados al espectáculo o la exhibición realizados en recintos cubiertos, a actividades musicales, de restauración, audiovisuales o de juego -exceptuando ludotecas-, bodegas, comercio alimentario con degustación, horchaterías, heladerías y comidas preparadas.
Tampoco se admitirán nuevos establecimientos de venta de souvenirs y productos destinados a los turistas. La suspensión no afecta a las actividades previstas en el recinto del interior del Mercado de Sant Antoni, ya que están sometidas a un régimen específico regulado por el Instituto Municipal de Mercados mediante concesiones administrativas.

Noticias Relacionadas: