PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Ada Colau, alcaldesa de Barcelona.

Colau ya tiene un plan para reactivar la economía: boicotear a Amazon

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha animado este jueves a la ciudadanía a no comprar «en Amazon, ni en grandes plataformas que no solo no tributan, sino que no aportan ningún valor añadido a la ciudad», y a hacerlo, por contra, en negocios de barrio para apoyar el comercio de proximidad.

Colau se ha sumado así a la recomendación hecha hace unos días por la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, que gobierna la capital de Francia con el apoyo de socialistas, comunistas, ecologistas y extrema izquierda, también pidió a sus conciudadanos no comprar en Amazon durante estas fiestas navideñas.

«El comercio de proximidad nos necesita y nosotros necesitamos al comercio de proximidad», ha defendido Colau en el parlamento con el que ha puesto punto y final al acto de entrega del Premio de la Fundación Barcelona Comercio en el Saló de Cent del Ayuntamiento.

La alcaldesa de la capital catalana ha apelado a la «responsabilidad» de los barceloneses, a quienes ha instado a comprar en «las tiendas de barrio».

«Vayamos a las tiendas, los bares y restaurantes que tanta vida han dado a nuestra ciudad», ha insistido Colau.

Un llamamiento «impropio, inadecuado y populista»

La patronal Foment considera «impropio, inadecuado y populista» el llamamiento «al boicot» a Amazon hecho ayer jueves por la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y le ha reclamado que plantee «soluciones maduras y solventes y no planteamientos primarios orientados al boicot».

En un comunicado, el presidente de esta patronal, Josep Sánchez Llibre, ha arremetido contra la alcaldesa por animar a la ciudadanía a no comprar «en Amazon, ni en grandes plataformas que no solo no tributan, sino que no aportan ningún valor añadido a la ciudad».

Colau pidió apostar, en cambio, por los negocios de barrio para apoyar el comercio de proximidad.

Aunque Foment no menciona en su comunicado el nombre de la compañía estadounidense del comercio electrónico, sí que le reprocha que llame al boicot «contra unas empresas determinadas y contra la libertad de elección de los consumidores», en referencia implícita a Amazon y otras plataformas.

Foment recuerda que la venta a través de Internet es una cuestión «muy sensible», por lo que apuesta por una solución «que propicie un equilibrio» entre el comercio tradicional y el electrónico.

Por ello, esta organización ve «fundamental» trabajar por lograr este equilibrio y «lamenta profundamente» las palabras de Colau, pues ella «es la menos indicada para plantear una solución primaria como la del boicot», añade.

Foment subraya que en el pasado mandato, Colau «convirtió la ciudad de Barcelona en la capital mundial del top manta en detrimento del pequeño y mediano comercio de proximidad», y le reprocha también que, con sus políticas de movilidad, «ha criminalizado al coche y la moto, afectando con ello muy negativamente el comercio del centro de la ciudad».