Cómo despedirse de un ser querido

Cómo despedirse de un ser querido

17 octubre, 2017
|
Actualizado: 17 octubre, 2017 12:55
|

Hay momentos en la vida que son muy dolorosos. Algunos lo experimentan más jóvenes y otros tienen que esperar años para hacer frente a circunstancias que trastornan todo nuestro mundo. Y dicen que todo tiene solución menos la muerte, quizás es por eso que, cuando nos enfrentamos a la muerte de un ser querido, nos sentimos tan desesperanzados.

La etapa de duelo es diferente para cada persona. El fallecimiento de una persona tan cercana como tu padre, madre, hermano, hijo o pareja no es fácil de asimilar. Nos enfadamos y nos ponemos tristes indistintamente, y, cuanta más es la cercanía de nuestra relación con la persona que se marcha, más sufrimos.

Y aunque la muerte no tenga solución, superar una etapa de duelo es más que posible. A pesar de que puede parecer que se nos cae el mundo encima y sentirnos tremendamente solos cuando estas cosas pasan, existen ciertas ayudas que pueden ser tremendamente útiles para ver un poco de luz al final del camino.

Las cenizas, una forma de recordar

Lo más doloroso de despedirse de personas tan cercanas es que sientes como algo muere dentro de ti. Es como si una parte de tu ser desapareciese. Aunque asimilar que la muerte es real y es algo natural es esencial, no significa que tengamos que olvidar a la persona. Los recuerdos, cuando dejan de ser dolorosos, serán realmente gratificantes. Y es que recordar el amor siempre es algo bueno.

Joyas para cenizas

Para muchas personas, los colgantes para cenizas son una opción para sentir a su ser querido cerca, y es que disponer de un relicario para cenizas puede ser de gran utilidad, sobre todo si puedes llevarlo colgado siempre del cuello.

Las joyas para cenizas te pueden ayudar a guardar cerca de tu corazón a aquella persona que era un referente en tu vida. Será una forma bonita de recordarle y una manera de manifestar que, aunque su vida ha terminado, estará contigo hasta el resto de la tuya.

Entre los diseños de joyas para cenizas podemos encontrar de todo tipo, adaptado a la comodidad y al gusto de cada uno. También tenemos diferentes modelos que pueden ir mejor con el sentimiento que prefieres. Desde lágrimas para cenizas, para los más melancólicos o los corazones para cenizas, de modo que puedan estar siempre cerca de tu corazón, son algunos de los modelos que puedes elegir.

Y si los colgantes no es la forma más cómoda para ti, también puedes elegir otras joyas como pulseras o incluso llaveros. Existen una gran cantidad de modelos adaptados para cada persona, de manera que cada uno pueda recordar a su ser querido de la forma más cómoda que se le ocurra.

Urnas para cenizas

Una de las opciones más comunes son las urnas para cenizas. Pero que sea lo más visto no quiere decir que no sea original. Existen un sinfín de modelos que, pueden guardar la esencia del difunto para siempre.

Las urnas guardarán las cenizas de esa persona, de modo que podremos visitarle siempre que queramos. Dónde guardar la urna también es un asunto personal, mientras algunos prefieren mantenerla cerca, como en casa, otros buscan algún lugar donde poder ir en momentos en los que se necesita más recordar.

Es importante que dispongamos de un lugar físico donde poder sentirnos acompañados del difunto. Un lugar al que acudir cuando la nostalgia nos invada o cuando necesitemos de la compañía de esa persona que se ha ido. Una urna personalizada es una buena opción para sentir esa compañía.

Cuadros para cenizas

Otra de las opciones que menos gente conoce acerca de qué hacer con las cenizas de un ser querido son los retratos para cenizas. Se realizan con el máximo cuidado y respeto y, el resultado final, es un cuadro realizado por medio de una fotografía y que está hecho con los cenizas del difunto en cuestión.

Se trata de una forma de recordar que será doblemente útil. En primer lugar, veremos la cara de nuestro ser querido, con el aspecto de la fotografía que nosotros hayamos elegido. Y además, sabremos que el retrato está hecho con las cenizas del difunto, una forma de recordarlo para siempre.

La aceptación del duelo: emociones básicas

Superar la muerte de una persona que se ha ido no significa estar bien a los dos días. Es fundamental que entendamos que pasaremos por una época en la que distintas fases se apoderaran de nuestros días. Además, nuestras emociones, que estarán a flor de piel, irán variando. Es recomendable no agobiarse y saber que son etapas normales por las que habremos de pasar.

Para entender mejor todo este proceso, es importante que sepas que será normal que aparezca un sentimiento de culpa. Aunque puede ser absurdo siempre se te pueden ocurrir cosas que podrías haber hecho para que la persona estuviera contigo. Se trata de un sentimiento humano que irá desapareciendo, así que vale la pena no pelearse con tal sensación.

La soledad también puede que invada alguno de nuestros días si estamos pasando un proceso de duelo. El caso es que, al acabarse la vida de alguien nos damos cuenta que todos morimos solos, y esto puede llevarnos a sentir ese inmenso vacío. Y es que, enfrentarse a la muerte, no es nada fácil.

Otros sentimientos que pueden aparecer son la tristeza, por lo que está bien que entendamos que llorar y gritar son actos normales y necesarios en muchos casos. Te aconsejamos que no los reprimas.

Enfadarse, desorientarse, no entender, todo puede suceder y para vivir de la mejor y más sana forma posible el duelo, saber comprendernos es vital para una buena recuperación. 

Lo que está claro es que cada uno tiene su tiempo, y en cualquier caso será recomendable que, si estamos sufriendo mucho, acudamos a un psicólogo para que nos sirva de guía en el camino del duelo.

Noticias Relacionadas: