PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Mejorar la predicción del tiempo servirá también para proteger vidas e infraestructuras ante fenómenos adversos. EFE/CATI CLADERA

¿Cómo se predice el tiempo? Europa amplia su predicción meteorológica

El Centro Europeo de Predicción Meteorológica a Medio Plazo (ECMWF, en inglés) ha logrado ampliar su capacidad de predicción meteorológica, una mejora «relevante» que servirá también para proteger vidas e infraestructuras ante fenómenos adversos.

PUBLICIDAD

El ECMWF, cuya sede pasará el año que viene de la ciudad británica de Reading a la italiana Bolonia, ha llevado a cabo la actualización del sistema de asimilación de datos 4D-VAR con el objetivo de realizar predicciones meteorológicas más realistas.

¿Cómo se predice el tiempo? La exactitud de una previsión sobre las condiciones que habrá el próximo fin de semana, sobre si lloverá o no, depende de lo precisa que sea la representación del estado de la atmósfera en el momento actual, lo que se conoce como «condiciones iniciales».

Los científicos generan este «punto de partida» a partir de millones de observaciones recibidas en bruto de diferentes fuentes, como los satélites que orbitan la Tierra o los datos enviados por miles de aviones civiles que miden temperatura, viento y humedad.

PUBLICIDAD

Con toda esta información se produce un paquete que representa el tiempo que hace hoy, la «masa» a partir de la cual se hornea el pronóstico de los días sucesivos, aplicando complejos logaritmos y fórmulas matemáticas que prevén la evolución atmosférica.

Sin embargo toda previsión acaba quedando totalmente inútil en algunos días. Esto se debe a que las «condiciones iniciales» no son completas, no representan a la perfección la atmósfera, y presentan unas lagunas que se agigantan inevitablemente según pasa el tiempo.

Hasta ahora el superordenador del ECMWF recibía la información y durante alrededor de una hora aplicaba los algoritmos para crear su predicción, pero el problema residía en que en esos minutos no tenía en cuenta los datos atmosféricos que seguían llegando sin parar.

Este obstáculo ha quedado solventado con la actualización del método del ECMWF, pues ahora mientras se elaboran las previsiones, se puede procesar la nueva información recibida, «datos frescos», en lo que se ha llamado «Sistema de Predicción Integrada» o continuada.

PUBLICIDAD

«De ahora en adelante mientras estos algoritmos se procesan en el ordenador, logramos que las nuevas observaciones más actualizadas de la atmósfera lleguen y sean integradas dentro de estos algoritmos mientras se elabora la predicción», explica a Efe Massimo Bonavita, científico del grupo metodológico y asimilación de datos del ECMWF.

La inclusión de esas observaciones más recientes es especialmente valiosa puesto que con ellas se podrá generar una imagen más precisa y actualizada del estado inicial de la atmósfera y crear previsiones más fehacientes.

En concreto los resultados experimentales de este nuevo sistema actualizado muestran una «mejora consistente» que se traduce en un aumento de la capacidad predictiva del tiempo de entre 2 y 3 horas, un «relevante paso adelante» para el experto italiano.

Lo es por las implicaciones que tendrá a la hora de hacer frente a repentinas condiciones adversas o fenómenos intensos del tiempo para proteger vidas humanas e infraestructuras de huracanes, aluviones, grandes nevadas o intensas olas de calor, por ejemplo.

Pero esta forma de predecir el tiempo también será útil a la hora de conocer la envergadura de la crisis climática que nos acecha.

«El estudio del cambio climático se basa en conocer el estado de la atmósfera en un cierto instante con una determinada precisión. Cuanto mayor es la precisión, mejor podremos determinar de un modo más cuidadoso el estado del clima, cómo está cambiando durante todos estos años», apunta Bonavita, para quien esta amenaza es real.

El ECMWF se encarga de realizar una predicción numérica mundial que luego es utilizada por los servicios meteorológicos de sus veintidós Estados miembro en Europa para desarrollar sus propias predicciones para beneficio y protección de sus ciudadanos.

El año que viene su actividad se trasladará a la ciudad italiana de Bolonia (norte), que ya ha reservado tres enormes pabellones de una antigua fábrica de tabaco para acoger este súperordenador que hace a Europa todo un líder mundial en las predicciones meteorológicas.

De hecho es posible que pronto confirme esa posición ya que para cuando se produzca la mudanza se prevé que ya estará ultimada una nueva actualización que «será aún mejor», adelante el experto.