Así es Contrapoder, la izquierda radical de la Complutense

Así es Contrapoder, la izquierda radical de la Complutense

08 marzo, 2016
|
Actualizado: 08 marzo, 2016 0:00
|
PUBLICIDAD

La Universidad Complutense de Madrid, y concretamente el campus de Somosaguas se ha convertido en los últimos años en el cuartel de Contrapoder, un grupo radical de izquierdas cuyo único fin es expulsar a los que piensan diferente, con un comportamiento sectario mientras se les llena la boca al exigir la libertad de expresión a condenados por terrorismo, como Arnaldo Otegi.

Campan a sus anchas entre las facultades de Políticas, donde Pablo Iglesias impartía sus clases, y Psicología, donde la capilla fue asaltada por Rita Maestre, concejal del Ayuntamiento de Madrid, y sus seguidores con frases ofensivas contra los católicos. Su fin es imponer sus ideas y que nadie rechiste a las mismas, una forma de actuar propia de los totalitarios.

Algunos dirigentes de Podemos han sido miembros de esta radical agrupación de jóvenes, que impiden a otros bajo amenazas e insultos poder expresarse en el ámbito público. Las premisas se repiten en todos los intentos de boicot, el último un fracaso ante la respuesta firme de los miembros de VOX que impidieron el ataque. El motivo que les mueve es rechazar ideas contrarias a sus opiniones radicales. No hay más: Si no piensas como ellos, puedes convertirte en objetivo.

Los intolerantes hacen gala de su extenso vocabulario en el último ataque contra VOX. «Fuera fascistas de la universidad» y «fascistas», gritos y consignas que repiten desde1931, como si lo hubieran vivido. Santi Abascal ya ha afirmado que “Vox seguirá defendiendo el sí a la vida y la libertad ideológica en la UCM”, por lo que habrá más actos previsiblemente de Contrapoder en su contra.

Este grupúsculo radical ya aplicó las consignas propias de otra época contra católicos en 2011. «Arderéis como en el 36«, les gritaban a católicos en la capilla de Psicología, hecho por el que ha sido imputada la concejal de Ahora Madrid Rita Maestre. Contrapoder reivindicó el asalto en su momento, los miembros reculan ante el tribunal y se desligan de este acto vandálico.

“Hemos decidido por consenso que tenéis que salir de aquí”, afirmaron hace pocos días miembros de esta ultraizquierda a los católicos. Ellos deciden qué y quiénes pueden estar dentro de su ámbito. Políticos han sido también objetivo de su ira, como Rosa Díez en dos ocasiones. Otros políticos tienen la suerte de no ser amedrentados, como el ex líder de IU, Cayo Lara. Ariel Jerez, Carolina Bescansa y Pablo Iglesias llegaron a firmar en Público un manifiesto apoyando a quienes habían intentado boicotear la charla de Rosa Díez en 2008, quien no pudo realizar otra charla ante la negativa del decano.

Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD