¿De qué presume el PSOE? Así es la gestión de los socialistas

¿De qué presume el PSOE? Así es la gestión de los socialistas

15 junio, 2018
|
Actualizado: 15 junio, 2018 20:30
|
PUBLICIDAD

El Gobierno de Pedro Sánchez ha llegado a La Moncloa bajo la excusa de la corrupción en el PP y tan solo un día después de conocerse la primera sentencia de la trama Gürtel. No obstante, si se midiera a los socialistas con la misma vara, Pedro Sánchez tendría que poner pies en polvorosa.

La justificación del PSOE, con Margarita Robles en la Portavocía en el Congreso antes de ser ministra de Defensa, pasaba por cínico argumento. «El PSOE puede sentirse muy orgulloso de haber cumplido con esa obligación ética y democrática», había asegurado Robles, quien decía: «Cuando la corrupción se ha extendido por todo el sistema es necesario tomar decisiones políticas con independencia del resultado final».

El cinismo del PSOE, una de sus señas de identidad, llega a límites insospechados. No es suficiente el caso de los ERE falsos en Andalucía, la trama de la financiación ilegal en Valencia, con hasta cuatro delitos que imputa el juez que instruye el caso, pero hay una larga lista más. En concreto, el PSOE está vinculado a la corrupción a través de ex altos cargos y ex militantes, incluidos sus dos ex presidentes, Manuel Chaves y José Antonio Griñán. El listado alcanza a más de 500 imputados y 1.000 beneficiarios de los ERE falsos.

Más de 70 casos de corrupción, casi la mitad en Andalucía, donde gobierna Susana Díaz con Ciudadanos

Pero hay más, hasta 77 casos de corrupción tiene imputados a ex del PSOE: nombres como Malaya, Mercasevilla, Juan Guerra, AVE, Marea, junto a Dos Hermanas, Invercaria, las facturas falsas de su sindicato afín, UGT, el caso de los Avales, cursos de formación, oposiciones en Córdoba, enchufes en Vigo…

Otros casos sonados son: Aller, el saqueo de la empresa ACM, Caso Almenas, Caso Alonso de León, Caso Arcos, Caso Astapa, Caso Atarfe, Caso Beniferri, Caso CCM, Caso Ciempozuelos, Caso Codesport, Caso Comercio, Caso Contenedores, Caso Cudillero, Caso Dolores Reyes, Caso Edu (Cursos de Formación), Caso Facturas Baena, Caso Feval, Caso Flick, Caso Fondos Jeremie, Caso Grandas de Salime, Caso Gustavo Cuéllar Cruz, Caso Hacienda, Caso Harrag, Caso Ibiza Centre, Caso Idelpa, Caso Infoca, Caso Interligare, Caso Invercaria/Ándalus, Caso Invercaria/EDM, Caso Invercaria/Aceitunas Tatis, Caso Invercaria/FIVA, Caso Invercaria/Fumapa, Caso Invercaria/J. Martín, Caso Invercaria/Keepfresh, Caso Invercaria/Lolita Canalla, Caso Invercaria/Own Spa, Caso Luciano Alonso, Caso Mallén, Caso Manuel García Moreno, Caso Matsa, Caso Paraíso, Caso Plaold, Caso Plasencia, Caso Plasenzuela, Caso PTA, Caso Puerto Gallego, Caso Pulpo, Caso Sanlúcar, Caso Santa Cruz de Paniagua, Caso Sobresueldos, Caso Someso, Caso Terán, Caso Valle Gran Rey y Caso Urralburu.

A todos ellos hay que sumar las causas abiertas por el PSC en Cataluña, como el caso Caso Innova, Caso Mercurio, Caso Pretoria y Caso Antonio Rodríguez.

Del total de casos de corrupción que afectan al PSOE, 36 afectan a Andalucía, 4 en Galicia y Asturias, respectivamente, tres en Valencia, dos en Murcia, uno en Cataluña, dos en Canarias, 4 a nivel nacional, 2 en Aragón, uno en Baleares, dos en Madrid, y otro en Navarra y 5 en Cataluña.

Y es que, la corrupción es parte del ADN del PSOE. Está ligada desde el inicio de la Democracia. En tiempos de Felipe González pocos olvidan aún el estallido del Caso Filesa.  La primera macrocausa abierta y sentenciada por la financiación irregular de un partido político en España. La investigación se demoró hasta pasados seis años, y en ese juicio tuvo que declarar como testigo el ex presidente del Gobierno Felipe González. El Supremo condenó entonces a 11 años de cárcel al ex diputado socialista Carlos Navarro; otros tres años le cayeron al senador Josep Maria Sala; y otros 2 años y 4 meses para la ex coordinadora de finanzas del PSOE Aída Alvárez. El Constitucional rebajó la pena a Sala en un año. Pero hubo muchos más: en la lista está también el caso de los fondos reservados, el desvío de partidas para la lucha contra el terrorismo -el GAL- y el narcotráfico por 5 millones de euros entre 1987 y 1993 para uso privado, enriquecimiento personal y pago de sobresueldos y gratificaciones a siete altos funcionarios del ministerio del Interior.

Los delitos relacionados con corrupción del PSOE, parte de su ADN natural: desde González al Gobierno de Sánchez Castejón

También fue sonado el Caso Seat, donde el PSOE pagó 175 millones de pesetas -una fortuna entonces- a directivos de SEAT, para la recalificación irregular de terrenos de esta empresa, con el objetivo de financiar ilegalmente al PSOE. Aunque en la Sentencia consideró probados los hechos, se absolvió a los acusados por
prescripción del delito.

Otro escándalo en el Servicio Vasco de Salud. En el caso Osakidetza se probó en 1990 el «cambiazo» masivo de exámenes que obligó a repetir gran parte de las pruebas, a las que se habían presentado cerca de 50.000 aspirantes. Ahora, un caso similar, esta vez por la filtración de los exámenes, ha ocurrido en País Vasco. En 1990, se detuvo a Pedro Pérez, entonces director de gestión económica de Osakidetza, y a otros tres militantes del PSOE, acusados de fraude con objeto de beneficiar a miembros del PSOE y UGT. El caso Cesid, con las escuchas ilegales en la sede Herri Batasuna también se realizaron durante la etapa de González Márquez. El caso Guerra también golpeó entonces al PSOE, el hermano de Alfonso Guerra, entonces vicepresidente del Gobierno, Alfonso, fue condenado por
delitos de cohecho, fraude fiscal, tráfico de influencias, prevaricación, malversación de fondos y usurpación de funciones.

Dos ministros nombrados por Sánchez Castejón: uno imputado y otro dimite por defraudar a Hacienda

Ahora el PSOE de Pedro Sánchez se ha encontrado con dos ministros golpeados por la corrupción y el fraude. El ex ministro de Cultura Màxim Huerta fue condenado a pagar casi 366.000 euros por montar una sociedad instrumental para aligerar la carga fiscal. En esta sociedad había apuntado incluso los gastos de su casa veraniega. Es el ministro más breve en la historia de la Democracia; mientras que está imputado, pese a las mentiras de la portavoz del Gobierno del PSOE, el ministro de Agricultura, Luis Planas, por el robo de agua de Doñana. «No tiene cuentas pendientes con la Justicia», ha asegurado Isabel Celaá, pese a la imputación en el caso. Y eso, que Sánchez afirmó que no iba a tener ni corruptos ni defraudadores en su Gobierno. Dos en su primera semana de andadura, todo un récord.

También el enchufismo es una muestra más del obrar del PSOE, con el marido de Susana Díaz como máximo exponente

El mayor escándalo de enchufismo es el que afecta al marido «tieso» de Susana Díaz, como se refirió ella misma a su cónyuge. La nómina de José María Moriche cobrada durante su etapa como auxiliar administrativo en el Instituto de Formación y Estudios Sociales (Ifes) de UGT se cargó a 102 cursos distintos costeados por el Gobierno andaluz.

El sueldo salió de subvenciones millonarias para la formación concedidas por la federación andaluza de UGT. Hasta 10 años estuvo trabajando en el instituto de UGT encargado de dar cursos de formación. Susana Díaz fue nombrada consejera de Presidencia en 2012 por José Antonio Griñán, imputado en el caso de los ERE falsos. Moriche cobró así entre 2008 y 2010 de unos cursos que sumaron 25,008 millones de euros.

.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD