Descubre la belleza de la República Checa en coche

Descubre la belleza de la República Checa en coche

01 julio, 2022
|
Actualizado: 01 julio, 2022 12:59
|

Algunos países tienen un tamaño idóneo para ser recorridos en coche, y la República Checa es uno de ellos. En tramos cortos y agradables es posible descubrir pequeños pueblos de cuento,  mágicos bosques, balnearios que destilan historia y montañas que quitan el hipo. Entre los muchos itinerarios que se pueden elegir en Chequia, hemos elegido tres que concentran la belleza del país en grandes dosis.

La República Checa es un país con unas dimensiones idóneas para ser recorrido en coche, una modalidad de viaje que permite disponer del tiempo a vuestro aire y que regala el placer de elegir el itinerario que mejor se adapta a las necesidades del viajero. En función de esas preferencias, podéis elegir disfrutar de la cultura de sus ciudades, de la naturaleza que se oculta en sus regiones o del encanto que exhiben decenas de pueblos que irán desfilando durante el road trip. Si aún no tenéis claro si es buena idea realizar una ruta en coche por este destino, os aconsejamos que sigáis leyendo para despejar dudas.

Praga, puerta de entrada a Chequia

Comenzar un viaje por Chequia en su capital es hacerlo por la puerta grande, ya que permite gozar de sus muchos atractivos durante varios días antes de alquilar el vehículo que os llevará a conocer este apasionante país. En Praga os espera un gran abanico de propuestas culturales en sus museos, teatros y monumentos, pero también planes de ocio en sus bares, cruceros por el río Moldava, paseos por sus numerosos parques y buena gastronomía. Los amantes de las rutas temáticas gozarán siguiendo los pasos de Kafka o recorriendo el barrio judío, mientras que los apasionados de la arquitectura no podrán parar de hacer fotos desde los miradores de la ciudad. Caminad despacio sintiéndoos parte del entorno y disfrutad de cada rincón que en verano luce aún más luminoso.

Con la belleza de Praga en las retinas llegará el momento de emprender el deseado road trip que os lleve a descubrir la belleza de algunas de sus regiones. Los tres itinerarios que os proponemos disponen de pueblos con encanto, castillos, bosques y buena mesa, aunque tendréis una dosis extra de bienestar en Karlovy Vary, de naturaleza en el entorno de Liberec y de cultura en Brno.

Ruta 1: Relax y encanto en Bohemia del Sur y Bohemia del Oeste

Esta primera ruta en coche os llevará a las regiones de Bohemia del Oeste y Bohemia del Sur en un itinerario de unos 800 kilómetros que requiere de, al menos, una semana para realizarlo con tranquilidad. Es ideal para los enamorados de los planes de bienestar, gastronomía y lugares con encanto, ya que, en apenas dos horas de camino, el ajetreo de Praga es sustituido por bosques frondosos y ciudades rodeadas de manantiales que han marcado su centenaria actividad termal. Los primeros días se pueden dedicar a conocer Karlovy Vary, Mariánské Lázně y Františkovy Lázně, el Triángulo balneario checo, y otros muchos atractivos de su entorno.

Bien relajados, la ruta puede seguir en Bohemia del Sur realizando dos paradas previas: Pilsen, para conocer la cuna de la cerveza checa y visitar la factoría de Pilsner Urquell, y Hluboká nad Vltavou, donde se sitúa un bellísimo castillo estilo Windsor. A pocos kilómetros de allí se halla la capital de Bohemia del Sur, České Budějovice, que cuenta con la plaza cuadrada más grande del país, y que, además, acoge la fábrica de la famosa cerveza Budweiser Budvar. Y desde esta ciudad, se pueden visitar otros dos lugares increíbles: Český Krumlov, una de las ciudades medievales más románticas de Chequia, y Holašovice, cuyas granjas del siglo XVIII están incluidas en la lista de la Unesco.

Y si aún os queda tiempo, no dejéis de visitar Třeboň, un pueblo donde comer las mejores carpas, y Jindřichův Hradec, que se enorgullece de su elegante palacio renacentista. Desde esta ciudad se regresa a Praga, que está a sólo 140 kilómetros.

Ruta 2: Descubre la belleza de Moravia

Nuestra segunda recomendación os llevará a conocer los grandes atractivos de Moravia del Sur durante unos siete días. En sólo 900 kilómetros saldrá a la luz la belleza de ciudades como Kutná Hora, cuyo casco histórico ha sido protegido por la Unesco, o de Litomyšl, que es la cuna de Bedřich Smetana, uno de los compositores checos de música clásica más reconocidos del mundo. Los más curiosos no podréis evitar la tentación de hacer una parada en el castillo de Bouzov antes de dirigiros a la bella Olomouc, con su famosa Columna de la Santísima Trinidad.

El viaje continua en dirección a Brno, con una parada previa en el Palacio Arzobispal de Kroměříž. Brno es una ciudad perfecta para quedarse unos días, gozar de su animado ambiente y recorrer desde allí el Karst de Moravia, con impresionantes catedrales formadas por estalagmitas y profundas simas. Antes de regresar a la capital nuevamente, es recomendable hacer dos paradas: una en el Paisaje Cultural de Lednice-Valtice, y otra en Mikulov, una bonita población rodeada de viñedos donde es más que aconsejable visitar alguna bodega para conocer el vino moravo. Desde esta localidad, el regreso a España se puede también plantear desde Viena (a sólo 88 kilómetros).

Ruta 3: Pasión por la naturaleza en Bohemia del Norte

Si sois amantes de la naturaleza también podéis apuntaros a las rutas en coche, aunque en este caso, el vehículo se quede aparcado durante las actividades por los entornos naturales de Bohemia del Norte. Al noreste del país se sitúan dos zonas de gran belleza que merece la pena descubrir en un itinerario en coche de sólo unos 400 kilómetros.

El primer destino de esta última ruta, el Paraíso Checo, se encuentra a 90 kilómetros de Praga y el flechazo es inmediato. Imposible no enamorarse de la grandeza de los conjuntos rocosos y las gargantas de arenisca de las Rocas de Prachov. Es un lugar para explorar sin prisa pero sabiendo que a pocos kilómetros esperan castillos y palacios como los de Hrubá Skála, Trosky, Kost o Sychrov que también merecen un alto en el camino.

Tras una primera jornada activa se puede continuar hasta Liberec, la ciudad que vio nacer a Ferdinand Porsche, y que ofrece buenos servicios turísticos al viajero. A sólo 6 kilómetros se alza el pico Ještěd, la cumbre más alta de la región, donde se sitúan un hotel y un restaurante con unas vistas espectaculares. Despertar en la cima brinda una experiencia inolvidable.

El viaje puede seguir en otro de los espacios naturales imprescindibles de Chequia, el Parque Nacional de la Suiza de Bohemia. Aunque su imagen más conocida es la magnífica puerta Pravčická brána, el arco de roca natural más grande de Europa, su interior reserva sorpresas tan agradables como la posibilidad de navegar en balsa por el río.

La siguiente parada de la ruta es Děčín, una ciudad que adoran los amantes de las vías ferratas ya que ofrece 14 rutas de escalada para todos los niveles. Es, asimismo, una zona ideal para rodar en bicicleta, o incluso realizar parte de la famosa GreenWay, la Ruta del río Elba, un itinerario de la red europea Eurovelo que transcurre por más de mil kilómetros en distintos países, cuatrocientos de los cuales atraviesan territorio checo.

Además de estas tres propuestas para hacer en coche, en Chequia podréis realizar decenas de rutas que permiten conocer la esencia de un país con una gran riqueza histórica y monumental, paisajes de ensueño y un estilo de vida relajado donde los viajeros son siempre bienvenidos.

Más información en Destino Chequia y en Visit Czech Republic.

Noticias Relacionadas: