El día de la liberación fiscal se adelanta al 30 de junio

El día de la liberación fiscal se adelanta al 30 de junio

24 mayo, 2016
|
Actualizado: 24 mayo, 2016 0:00
|
PUBLICIDAD

Los españoles dedicarán este año 181 días a trabajar para pagar impuestos, cuatro días más que hace seis años, lo que equivale a 15.706 euros anuales, según el informe del Día de la Liberación Fiscal 2016, que tendrá lugar el 30 de junio, un día antes del pasado año y por segundo año consecutivo. La reforma fiscal del impuesto sobre la renta emprendida por el Gobierno central y la bajada del tramo autonómico en algunas comunidades hacen que el Día de Liberación Fiscal se celebre el 30 de junio, un día antes que en 2015. En Cataluña será una semana después, mientras en La Rioja se librarán tres días antes.

La Unión de Contribuyentes (UC) y la Fundación para el Avance de la Libertad han presentado hoy este informe, que calcula el día en que los trabajadores dejan de dedicar su esfuerzo laboral a pagar impuestos.

Según el estudio, del 1 de enero al 30 de junio, los españoles trabajarán «exclusivamente» para costear los impuestos y destina 102 días a pagar cotizaciones a la Seguridad Social, 37 al IRPF, 25 al IVA, 12 a impuestos especiales y 5 a otros impuestos. En total, dedica 181 días de su trabajo (15.706 euros) a pagar a la Administración. ¿Cómo es posible pagar más de 15.000 euros en impuestos con un sueldo bruto de apenas 24.000? Porque, en realidad, el coste laboral de este trabajador es de 31.696 euros.

La directora general de la Unión de Contribuyentes y autora del informe, Cristina Berechet, ha señalado que en 2016 la fiscalidad se adelanta un día debido a la reforma fiscal en el IRPF y la bajada del tramo autonómico en algunas comunidades autónomas. El informe indica que el esfuerzo fiscal varía de una comunidad a otra y existe una horquilla de hasta 7 días entre La Rioja (la autonomía con menor esfuerzo fiscal) y Cataluña (la de mayor presión tributaria).

Los autores del informe denuncian la opacidad fiscal en España. «Las cotizaciones patronales —que no aparecen en el sueldo bruto— hacen opaco el sistema fiscal. Los trabajadores ignoran que la empresa aporta a la Seguridad Social el equivalente a 84 días de trabajo, 7.296 euros por encima del salario bruto. Así, el valor real del trabajador (o el coste laboral para la empresa) es en realidad de 31.696 euros», indican.

Asimismo, «si bien la media española se sitúa en el 30 de junio, el esfuerzo fiscal varía de una comunidad autónoma a otra. Actualmente, existe una horquilla de hasta 7 días entre La Rioja (la comunidad autónoma con el menor esfuerzo fiscal) y Cataluña (la de mayor presión tributaria)».

Para un ciudadano medio, vivir en Cataluña costaría 7 días más de trabajo al año y 613 euros extra en comparación con un residente riojano. La razón de esta diferencia es que el Impuesto sobre la Renta y la mayoría de los impuestos locales (particularmente el Impuesto de Bienes Inmuebles de Barcelona) están por encima de la media. En cambio, en La Rioja, el Día de Liberación Fiscal se celebra el 27 de junio, 3 días antes que la fecha media nacional. Esta diferencia se debe en gran medida a los impuestos municipales como el IBI o el Impuesto de Circulación.

Los contribuyentes se ven beneficiados también por la falta del gravamen autonómico sobre la Venta Minorista de Hidrocarburos. Por último, también, el Impuesto sobre la Renta es más reducido en esta región. De este modo, los contribuyentes de esta comunidad se ahorran en torno a 240 euros al año en impuestos.

De esta forma, la bajada de impuestos de Cristóbal Montoro solo ha reducido el IRPF en 70 euros. Además, aunque se haya reducido el número de tramos de 7, en 2014, a 5, en 2015 y 2016, sigue habiendo uno más que en 2010, cuando únicamente existían 4 tramos.

En 2016, el tramo autonómico del Impuesto sobre la Renta también se ha visto modificado en  Andalucía, Aragón, Baleares, Cantabria, Castilla y León, Galicia y La Rioja. No obstante, únicamente cuatro comunidades, han aplicado medidas fiscales que tengan impacto sobre el trabajador medio. Los contribuyentes de Andalucía y Galicia son los que más se han beneficiado, ahorrándose anualmente 158 y 148 euros respectivamente (aparte de los 70 euros de la reforma estatal) en concepto de IRPF. También los trabajadores de La Rioja y Castilla y León se llevan a casa entre 43 y 79 euros más al año.

En cambio, los contribuyentes navarros no sólo no se han podido beneficiar de la rebaja fiscal estatal valorada en 70 euros anuales, sino que la reforma del cuatripartito se ha traducido en una subida anual para el trabajador medio de 101 euros.  Por último, en las tres diputaciones vascas el tributo no se reformó, quedando igual que en 2015.

.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD