El Drag de Las Palmas que se burló del cristianismo quiere ser profesor de Religión

El Drag de Las Palmas que se burló del cristianismo quiere ser profesor de Religión

28 febrero, 2017
|
Actualizado: 28 febrero, 2017 16:47
|

Tras burlarse del cristianismo durante la Gala Drag del Carnaval de las Palmas de Gran Canaria, Drag Sethla, se ha anunciado este martes que quiere ser profesor de Religión.
Borja Casillas, que es el nombre real, asegura que está preparando la Declaración Eclesiástica de Competencia Académica (DECA) para poder dar clases de religión en colegios concertados y privados. Es profesor de de educación infantil, segñun ha informado el diario ABC.
Como aspirante a profesor de religión, ha asegurado que «Hay opiniones para todo y hay que saber separar el arte de la profesionalidad». Drag Sethlas sostiene que «quería hacer algo diferente y dar al público algo que nadie se atreve a hacer», y que por eso se arriesgó y fue «a por todas». Borja Casillas se declara agnóstico y considera que la religión «es historia que está escrita y que hay que conocer». «Esto es una forma diferente de acercarnos a este conocimiento. Para mí, ha sido una forma de expresarme desde el arte», añade.


«No pretendía herir ni ofender a nadie, la religión es historia y el público quería que se llevase a escena, la libertad de expresión es fundamental y hay que abrir un poco la mente», ha considerado Casillas, quien actualmente cursa una adaptación denominada Declaración Eclesiástica de Competencia Académica (DECA) para poder dar clases de religión en colegios concertados y privados.
Su fantasía «¡Mi cielo! yo no hago milagros, que sea lo que Dios quiera» ha levantado ampollas y generado comentarios de todo tipo en las redes sociales, así como reacciones de la Iglesia y de instituciones públicas como el Cabildo de Tenerife.
Casillas se declara agnóstico y cree que la religión «es historia que está escrita y debemos conocer, esto es una forma diferente de acercarnos a este conocimiento, y para mí ha sido una forma de expresarme desde el arte».
«El espectáculo que he presentado es una representación escenográfica que he querido traer al Carnaval con buena intención y mucho arte», ha dicho.
Como futuro profesor de religión, dice que no tiene miedo a las críticas y «nada me afecta, hay opiniones para todo y hay que saber separar el arte de la profesionalidad».

Noticias Relacionadas: