Ecologistas en Acción: Nuclenor mantiene Garoña para que sea un precedente

Ecologistas en Acción: Nuclenor mantiene Garoña para que sea un precedente

07 febrero, 2016
|
Actualizado: 07 febrero, 2016 0:00
|

Burgos, 7 feb.- El portavoz de Ecologistas en Acción para temas nucleares, Francisco Castejón, asegura que la propietaria de la central burgalesa de Garoña, Nuclenor, está soportando un «gasto notable» para mantener la planta abierta, pese a estar parada, para que sea un precedente en el parque nuclear español.

En una entrevista con Efe, Castejón sostiene que Nuclenor, participada por Endesa e Iberdrola, asume el gasto de mantener abierta Garoña con unos trescientos trabajadores porque aunque parece «algo ilógico» es «una inversión». «No se trata de mantener abierta esta central», sino de «prolongar la vida de todo el parque nuclear, apunta.

En este sentido, ha recordado que hay otras centrales que también están a punto de cumplir los cuarenta años que se fijaron como periodo de vida útil cuando se diseñaron, como Almaraz I, que los cumplirá en 2020 y Almaraz II, al año siguiente, y que se podrían beneficiar de una prórroga con «relativa facilidad» siguiendo el ejemplo de Garoña.

Castejón considera que el Consejo de Seguridad Nuclear también está contribuyendo a alargar la vida de la central de Garoña, al seguir la forma atípica de «licenciamientos parciales», en lugar de tratar todo el expediente para resolver la solicitud de prórroga, como se había hecho en las ocasiones anteriores.

De esta manera, considera el portavoz ecologista, se va «estirando» el periodo de resolución y se ganan meses de vida para el resto del parque nuclear.

Además, parte de las especificaciones técnicas que se están aprobando para la nuclear de Garoña son válidas para otras centrales y ya contemplan condiciones para que sigan funcionando más allá de los cuarenta años.

Castejón considera que la fórmula que está siguiendo el Consejo de Seguridad Nuclear en el caso de Garoña está sirviendo para evitar una valoración conjunta de la seguridad de la central burgalesa y el debate sobre una solicitud de prórroga por 17 años, la más larga planteada hasta ahora en España, que permitiría a la central llegar a los sesenta.

Otro efecto del sistema de «resoluciones parciales» de la prórroga de Garoña es que «desmoviliza a los grupos ecologistas y a la sociedad», al convertirse en un tema que se prolonga en el tiempo y en el que se avanza a «pequeños pasos».

El portavoz de Ecologistas en Acción para temas nucleares asegura también que en el caso de Garoña se están «vulnerando principios democráticos» al aprobar una ley «ad hoc» para que la central pueda seguir sin una orden definitiva de cierre tras su parada voluntaria en diciembre de 2012.

También considera que el Consejo de Seguridad Nuclear, que es nombrado por el Parlamento y debe dar cuentas ante el Congreso, tendría que haber acatado la petición de todos los grupos parlamentarios salvo el popular para detener toda la tramitación del expediente de Garoña hasta que haya un nuevo Gobierno.

Castejón ha insistido en que tres años después de la parada de Garoña ha quedado de manifiesto que su aportación a la red eléctrica es «prescindible» y no se ha producido ningún problema de suministro porque la central burgalesa producía unos 460 megavatios al año y España tiene una «sobrepotencia» eléctrica de casi 60.000 megavatios. EFE

Noticias Relacionadas: