PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Economistas de Valladolid ven imprescindibles los ERTE para evitar despidos

De Margarida apela a la confianza de consumidores y empresarios

El decano-presidente del Colegio de Economistas de Valladolid, Juan Carlos De Margarida, vaticinó hoy que la ampliación de los ERTE hasta diciembre es “imprescindible” para evitar despidos y cerrar negocios tras el confinamiento provocado por el COVID-19. En este sentido, reclamó más “control de requisitos” para acceder a las ayudas por ERTE de fuerza mayor. Además, llamó a la “calma y responsabilidad” a las administraciones públicas.

Así lo aseguró durante la presentación del Observatorio Económico correspondiente al primer trimestre de 2020, donde analizó las medidas que se deben adoptar para la recuperación económica post-COVID-19. De Margarida consideró que las políticas de reactivación deben estar basadas en la confianza de los empresarios, “para que mantengan sus empresas volviendo a invertir y contratar cuanto antes”, pero también en la “confianza” de los consumidores para que repunte de nuevo la demanda, “verdadero motor de la economía”.

Juan Carlos De Margarida afirmó, igualmente, que es “imprescindible” aumentar el tamaño de las empresas de la Comunidad Autónoma para “lograr incrementar la productividad del trabajo y la de por hora efectivamente trabajada”. El decano-presidente concluyó que “sería deseable que los actores que gestionan tanto los recursos públicos como privados se comporten con calma y responsabilidad, huyendo de sobreactuaciones”.

Durante el informe reseñó que la actual situación sanitaria incide en los datos de dos formas. En primer lugar, en la anomalía referida al mes de marzo respecto del resto del trimestre y, en segundo lugar, a la falta de estadísticas en alguno de los apartados, especialmente los referidos a turismo en el caso de las provincias.

Precisamente, en el aspecto de empresas, el informe señala que entre principios de 2015 hasta 2019 el saldo ha crecido en tan sólo 288 en Castilla y León, lo que supone el 0,18 por ciento de las existentes en 2015. La tendencia de un “ligerísimo” aumento que se mantenía en los últimos años “se rompe con un descenso de 579 empresas en el último ejercicio, un 0,36 por ciento, frente a un aumento del 0,75 en el conjunto de España, lo que parece indicar que la destrucción de empresas no se ha frenado y continúa siendo una cuestión preocupante”.

El número de empresas en Castilla y León a principios del año 2019 es de 161.407 lo que supone el 4,81 por ciento del total de las empresas españolas. En la Comunidad hay un “fuerte predominio” de la microempresa, dado que el 92,67 por ciento tiene menos de cinco trabajadores y el 96,19 menos de diez. Por el contrario, únicamente el 0,04 por ciento (58) tiene más que 500 empleados.

Un dato importante, según el Colegio, es estudiar la confianza de los empresarios de Castilla y León en la marcha de la economía, al comienzo de la situación sanitaria. Se observa un “desplome” de las opiniones optimistas y un aumento “espectacular” de las pesimistas. El porcentaje de las primeras sobre la marcha de la economía en trimestres anteriores al de realizar la encuesta se movían en torno al 20 por ciento, con lo que la reducción respecto al trimestre anterior es del 45 por ciento. Por el contrario, el porcentaje de opiniones favorables respecto a si mejorará la situación futura (segundo trimestre de 2020) desciende “fuertemente hasta el 3,5 por ciento, frente a valores de trimestres anteriores de entre el 10 y el 14 por ciento”.

Este tipo de comportamiento se da también en las opiniones desfavorables o pesimistas, que suben hasta el 50,7 por ciento frente al 20,6 del cuarto trimestre de 2019. Así, en este trimestre, el saldo entre opiniones favorables y desfavorables, que estaba en el entorno nulo (cero por ciento), vuelve a valores negativos, pasando de un -0,6 a un -39,7 y a un -70,6 en el caso de la opinión sobre el futuro segundo trimestre.