El BCE establece un nuevo objetivo de inflación más flexible

El BCE establece un nuevo objetivo de inflación más flexible

08 julio, 2021
|
Actualizado: 05 octubre, 2021 18:02
|
PUBLICIDAD

Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo (BCE), presenta hoy los resultados de la revisión de su estrategia de política monetaria y el nuevo objetivo de inflación. A través de una rueda de prensa virtual a las 12.30 horas GMT, acompañada por Luis de Guindos, vicepresidente de la institución, explicará si el BCE modifica su objetivo de inflación, que hasta ahora es una tasa algo por debajo pero cercana al 2 %.

El Banco Central Europeo inició la revisión de su estrategia de política monetaria a comienzos de 2020. Debido a la pandemia del coronavirus tuvo que posponerla, retrasando la publicación de los resultados a la segunda mitad de 2021.

Analistas de UniCredit prevén que establecerá un nuevo objetivo de inflación del 2 % a medio plazo, y descartan que el BCE vaya a adoptar una estrategia similar a la de la Reserva Federal (Fed), que ha establecido un objetivo de inflación flexible. Podría ocurrir que el BCE incluya los costes de la vivienda para ocupantes propietarios en la cesta del índice armonizado de precios de consumo, aunque no lo hará inmediatamente ya que son necesarios datos estadísticos que todavía no están disponibles a tiempo.

Los analistas consideran que «la clave para los mercados financieros será si el BCE quiere aumentar la flexibilidad» de su programa de compra de deuda tradicional y acercarlo al programa de compra de deuda de emergencia por la pandemia.

El BCE compra deuda con más flexibilidad desde el estallido de la pandemia y puede superar la clave de capital de un país en caso de que se disparen los tipos de interés de su deuda soberana en el mercado. Las participaciones de los bancos centrales en el capital del BCE se calculan utilizando una clave que refleja la participación de los respectivos países en la población y en el producto interior bruto (PIB) de la región.

El año pasado, el Banco Central Europeo decidió adquirir deuda soberana de Grecia, aunque no tiene la calificación mínima de inversión de las agencias de medición de riesgo, que la consideran bono basura.

Mediante esta flexibilidad, el BCE quiere que todos los países se beneficien de los bajos tipos de interés y de unas condiciones de financiación favorables. También podría mostrar mayor compromiso con la protección del clima en sus programas de compra de deuda y en los activos que acepta como garantía en sus operaciones de refinanciación.

El BCE iba a publicar este jueves las actas de su reunión de política monetaria del 10 de junio, pero ha pospuesto esta publicación hasta el viernes 9 de julio.

.
En esta noticia se habla de:
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD