PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El ‘Crowdfunding inmobiliario’ bate récords y financia un proyecto en menos de 4 horas

¿Financiar un proyecto inmobiliario en menos de cuatro horas? Para muchos promotores es una utopía debido a las actuales limitaciones en el acceso a la financiación bancaria. Sin embargo, gracias a las nuevas plataformas de financiación participativa hoy ya es una realidad. Este tipo de plataformas, conocidas como plataformas de crowdfunding, se apoyan en la tecnología para unificar a inversores minoristas y que, entre todos, ganen suficiente músculo financiero para respaldar económicamente operaciones que no son cubiertas por la banca.

Un buen ejemplo de ello es el último proyecto de financiación que ha llevado a cabo la plataforma de inversión Urbanitae, una de las pocas compañías autorizadas por CNMV para trabajar en este ámbito. La plataforma levantó un total de 250.000 euros de 68 inversores en menos de 4 horas para financiar una promoción de 67 trasteros en Madrid capital. En este caso, la operación se estructuró a través de un préstamo al promotor a tipo fijo con una rentabilidad para los inversores del 15%, en un plazo de 12 meses.

En buena medida, su éxito radica en que este tipo de activos cada vez tienen mayor demanda. El promotor de esta oportunidad es una sociedad vinculada a Grupanxon, holding empresarial con más de 20 años de experiencia en la promoción inmobiliaria. En 2017 creó una nueva línea de negocio especializada en la promoción de plazas de garaje y trasteros, donde ha encontrado un importante nicho de mercado y en menos de tres años ha promovido y construido más de 600 unidades entre Málaga, Sevilla y Madrid.

Según el portal Idealista, en España solo un tercio de los pisos en venta cuentan con trastero, y apenas el 23% de los que se ofrecen en alquiler. La escasez de este tipo de soluciones es más significativa en las grandes ciudades. Especialmente en aquellas zonas con edificaciones antiguas o donde predominan viviendas de pequeñas dimensiones, para las que los trasteros suponen un desahogo.

La buena respuesta por parte de los inversores en esta operación evidencia que, a pesar de la incertidumbre provocada por la crisis sanitaria, el mercado inmobiliario mantiene su atractivo como valor refugio para la inversión. Por otro lado, empieza a haber operaciones que dejan claro que el crowdfunding no solo es una opción atractiva de financiación para pequeños promotores: en plena pandemia, Urbanitae cerró una ronda de inversión por valor de 675.000 euros para la financiación de un proyecto residencial en Pozuelo de Alarcón promovido por Gestilar, una de las principales promotoras del país. La demanda que tuvo entre los más de 150 inversores fue tan elevada que la plataforma y la promotora han decidido abrir una nueva ronda de inversión vinculada a esta misma promoción por valor de 360.000 euros adicionales, ampliables hasta los 450.000.

El residencial, que ocupa un solar de 4.000 metros cuadrados en la zona de Pozuelo Estación, consta de 46 pisos de obra nueva de 1, 2 y 3 dormitorios, zonas comunes como piscina, trasteros y 46 plazas de aparcamiento. La operación arroja una rentabilidad estimada para los inversores del 50% en un plazo de 3 años, y resulta muy atractiva por la tipología de viviendas que plantea: pisos de una y dos habitaciones que cubren la altísima demanda del mercado actual y facilitarán el acceso de la población más joven a su primera residencia.

En definitiva, las plataformas de crowdfunding no solo habilitan una nueva vía de financiación que dinamiza el sector inmobiliario y reduce la dependencia bancaria si no que, además, en cierta medida, democratizan el ecosistema inversor al ofrecer la oportunidad de participar en la rentabilidad de los proyectos a pequeños y medianos ahorradores.