El golpe de Suiza a las separatistas Anna Gabriel y Marta Rovira

El golpe de Suiza a las separatistas Anna Gabriel y Marta Rovira

25 abril, 2018
|
Actualizado: 25 abril, 2018 11:30
|

España recibió el respaldo de Suiza respecto a Cataluña, al reiterar su ministro de Asuntos Exteriores, Ignazio Cassis, el «reconocimiento pleno» al Estado de derecho español y a que el problema se resuelva de manera interna y dentro del respeto a la Constitución española.

 

«Hemos reiterado nuestro reconocimiento pleno y total a España en tanto que país soberano y democrático que se fundamenta en el respeto al Estado de derecho», señaló Cassis en una rueda de prensa tras reunirse con su homólogo español, Alfonso Dasis, en Berna.

Añadió que Suiza «no tiene nada que enseñar» a España, a quien corresponde gestionar «este problema interno».

Cassis subrayó asimismo que la crisis catalana «debe resolverse dentro del respeto de la Constitución del país».

Los dos ministros, que se conocieron en enero en el Foro Económico Mundial que se celebra en Davos (Suiza) y en febrero hablaron por teléfono, abordaron la agenda bilateral, europea e internacional, en la que figuraba la relación de Suiza con la Unión Europea (UE), la guerra en Siria, la situación en Oriente Medio, el multilateralismo, y el acceso del país helvético a los mercados financieros transfronterizos.

También abordaron, reconocieron ambos, los casos de la secretaria general de ERC, Marta Rovira, quien está procesada en España por rebelión por su papel en el ilegal proceso independentista catalán y que huyó en marzo a Ginebra; de la exdiputada de la CUP Anna Gabriel, procesada por desobediencia, y del exempleado de la filial helvética del banco HSBC Hervé Falciani.

El juez español del Tribunal Supremo Pablo Llarena ha dictado una orden internacional de detención contra Rovira, en tanto que Suiza ha pedido la extradición de Falciani, condenado en 2015 en ausencia en el país a cinco años de prisión por espionaje financiero agravado al haber revelado los datos de 130.000 presuntos evasores fiscales.

Al respecto, tanto Dastis como Cassis abogaron por «dejar trabajar a la Justicia» de los dos países.

«Estamos de acuerdo en dejar trabajar a la Justicia en la confianza que tenemos los dos como estados democráticos que defendemos el Estado de derecho y los valores y principios fundamentales de la Unión Europea y de Suiza que rigen en los sistemas jurídicos y sociales», señaló el titular español.

Dastis explicó además que «tiene entendido» que la orden contra Rovira «no está activada» aún, aunque desconoce el por qué.

A su lado, Cassis sostuvo que «la posición de Suiza está clara: si hay una solicitud de extradición u otra solicitud judicial de parte de España responderemos en el plano jurídico».

«No es un asunto político. Tenemos que respetar las leyes y reconocemos la separación de poderes», enfatizó.

También dijo que tanto Rovira como Gabriel y otros «políticos catalanes», «tienen, en tanto que ciudadanos comunitarios y de acuerdo al libre movimiento de personas, el derecho de estar en Suiza y de hablar con la gente, también con el alcalde de Ginebra».

El regidor de Ginebra, Rémy Pagani, ofreció la semana pasada al presidente del Parlamento catalán, Roger Torrent (ERC), mediar en la cuestión catalana.

«En el federalismo suizo profundo es absolutamente normal que el alcalde de una ciudad pueda hablar tranquilamente con quien quiera sin tener que pedir el permiso a la Confederación» Helvética, dijo el ministro suizo.

Sobre Falciani, el jefe de la diplomacia española dijo que España acaba de recibir la demanda de extradición de Suiza y que se transmitirá a la Audiencia Nacional.

Dastis se declaró posteriormente «satisfecho» con la postura suiza expresada por Cassis con respecto al asunto catalán, «porque respeta los procedimientos y el orden jurídico y el sistema de cooperación jurídica internacional que tenemos los dos países».

Ambos ministros descartaron además que pueda haber un «intercambio» entre Rovira y Falciani.

«Me parece completamente una fantasía, algo descabellado pensar que va a haber un intercambio entre una persona y la otra. Así no es como funciona el orden jurídico, ni en Suiza ni en España», recalcó Dastis, en tanto que el político suizo insistió en que «somos políticos y respetamos la separación de poderes».

«No nos corresponde decidir a nivel gubernamental sobre leyes. Eso corresponde a los jueces», afirmó Cassis, quien aseguró que «no hay ningún plan secreto de intercambio de ‘prisioneros'».

«Simplemente decir que hay leyes que se deben respetar (…) y nuestros jueces harán lo necesario para que se ejecuten de manera correcta. Después nos puede gustar lo que decidan, gustar poco o nada, pero es lo que conlleva aplicar la ley», insistió el ministro helvético.

.
Noticias Relacionadas: