PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El II Plan para Pymes invertirá 200 millones y creará 4.000 empleos

El primer programa superó los 2.000 puestos de trabajo

El II Plan de Crecimiento Innovador de Pymes de la Junta de Castilla y León y Empresa Familiar prevé una inversión directa de 200 millones y la creación de 4.000 nuevos empleos en proyectos arraigados a la tierra, que no se deslocalizan y en los que se va a priorizar el retorno del talento.

PUBLICIDAD

Así lo destacó el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, tras la firma del protocolo de este segundo plan con el presidente de Empresa Familiar, César Fontvianne, en un acto desarrollado en el Monasterio de Santa María de Valbuena de Duero (Valladolid), que sirvió también para valorar y calificar de “éxito” la primera de estas iniciativas.

Fernández Mañueco y Fontvianne pusieron en valor que se trata de un plan “pionero” de colaboración público privado en el marco de la Unión Europea y destacaron que este primero desarrollado durante 18 meses ha servido para poner en marcha 43 proyectos, dos de cada tres en el medio rural, con una inversión directa de 90 millones e inducida de 307 millones de euros y la creación de 2.053 empleos.

Es por ello que el presidente de la Junta significó que se han cumplido sus objetivos y que el segundo plan cuenta ya con 30 millones autorizados por el Banco Europeo de Inversiones, ratificados por las Cortes junto a otros 30 en la pasada legislatura, para dar continuidad a proyectos que se quedaron fuera de la pasada convocatoria.

PUBLICIDAD

Así, el nuevo plan, que multiplicará por tres la inversión directa prevista y por cuatro los empleos hasta llegar a los 16.000 garantizados, contará con proyectos en todas las provincias y sectores, en especial en zonas rurales, detalló Fernández Mañueco, que puso el foco en el retorno del talento que salió con la crisis como una de sus prioridades.

En el mismo acto, al que asistieron el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, el consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, y el presidente de las Cortes, Luis Fuentes, entre otras autoridades, Fernández Mañueco trasladó la importancia de la empresa familiar para su Gobierno y subrayó que la creación de más empleo y de mayor calidad es uno de los objetivo de su mandato.

Según el presidente de la Junta, este plan demuestra el “compromiso claro” de su Gobierno con el crecimiento económico y la creación de puestos de trabajo desde el convencimiento de que Castilla y León tiene un “gran potencial y futuro en común para construir esta tierra y España”.

El presidente de Empresa Familiar de Castilla y León, César Fontvianne, que también valoró el “éxito” del primer plan, se refirió a “incógnitas” económicas en el ámbito nacional, pero estimó que en la Comunidad el escenario es distinto y existe una estabilidad y abogó por trabajar para que las empresas ganen tamaño.

PUBLICIDAD

“Toda empresa que no crece desaparece”, sentenció el directivo empresarial, que subrayó que este plan no es una subvención sino una alternativa y un complemento a través de préstamos participativos a la deuda clásica. “Hay empresas que trabajan bien y con un marco adecuado seguirán en Castilla y León”, aseguró.

Por último, destacó que este segundo plan tuvo el apoyo unánime de todas las formaciones políticas en las Cortes y pidió olvidar “los debates estériles y algunos anacrónicos” para construir un proyecto de comunidad entre todos y para que haya oportunidades de desarrollo para Castilla y León.

Empresa Familiar Castilla y León cuenta con 164 socios, movilizan 12.000 millones de euros y emplean a 70.000 personas, es decir que siete de cada diez empleados de la Comunidad lo hacen en una empresa familiar.