El infierno fiscal anunciado por Valerio y el hachazo que aún oculta a los consumidores

El infierno fiscal anunciado por Valerio y el hachazo que aún oculta a los consumidores

28 junio, 2018
|
Actualizado: 28 junio, 2018 10:31
|
PUBLICIDAD

El Gobierno de Pedro Sánchez tiene la intención «revisar el Impuesto de Sociedades», «el IRPF para las rentas de mas de 150.000 euros» y «crear dos impuestos, a las transacciones financieras y a la banca». No obstante, Valerio no se ha pronunciado sobre los impuestos verdes, que afectarán sobretodo a los trabajadores y clases bajas y medias.

La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, se ha referido en una entrevista a Antena3 a las subidas de impuestos que vienen. En concreto, se reformará el Impuesto de Sociedades, previsiblemente eliminando bonificaciones fiscales, un incremento del IRPF para quienes cobren más de 150.000 euros y crear dos impuestos, ambos referidos a la banca. No obstante, no ha hecho mención a los llamados impuestos medioambientales, que golearán a los consumidores con rentas medias y bajas.

Respecto a la posibilidad de plantear figuras impositivas para hacer frente a las pensiones, la ministra ha recordado que el Gobierno es «partidario de revisar el Impuesto de Sociedades, el IRPF para las rentas de mas de 150.000 euros y de crear dos impuestos, a las transacciones financieras y a la banca»

España se convertirá en un nuevo infierno fiscal con los socialistas en La Moncloa, eso sí disfrazando la supuesta defensa del medioambiente con impuestos. A los cambios ya anunciados, el Gobierno oficialmente no se ha pronunciado sobre los impuestos a las bolsas de plástico o a las emisiones de CO2, siguiendo así los acuerdos pactados en París por los países industrializados.

Impuestos a la industria por emisiones de CO2 y subidas del 31% en el diésel

El principal objetivo de esa cumbre era reducir las emisiones de CO2, y ahora el Gobierno trata de imponer nuevas figuras tributarias a la industria y consumidores. En primer lugar, el hachazo se dará en los combustibles, equiparando el diésel con la gasolina, y crear nuevos impuestos sobre la energía.

Pese a tener solo 84 escaños en el Congreso, los socialistas buscan imponer un gravamen sobre el CO2, otros tres: sobre el óxido nitroso, residuos industriales y bolsas y embalajes. Además, el impuesto de circulación y matriculación se convertirá en un único tributo, al tiempo que se pretende reformar el impuesto sobre la electricidad y el canon de vertidos, según publica Expansión.

Con esta carga fiscal, España sería una de las primeras potencias en cumplir con los estándares europeos, según el portavoz del PSOE en la Comisión de Transición Ecológica, Ricardo García Mira. En España, estos tributos suponen el 1,85% del PIB, es decir, unos 2.035 millones de euros, y el PSOE quiere triplicar esta recaudación, hasta alcanzar los 6.700 millones. Con este dinero se crearía un fondo verde para impulsar la eficiencia, la movilidad sostenible y el apoyo a la transición energética.

Los expertos recuerdan la ilegalidad del céntimo sanitario, y no descartan que el PSOE trate de introducirlo por la puerta de atrás

No obstante, expertos consultados por Intereconomía.com apuntan que habrá que ver aún como se articulan estos impuestos, ya que en ningún caso pueden ser finalistas y recuerdan que la llamada ‘fiscalidad verde’ ya fue declarada ilegal, como ocurrió con el céntimo sanitario. El TJUE dictaminó que el céntimo sanitario es contrario al derecho comunitario porque no cumplía los requisitos marcados en directivas europeas para permitir que los hidrocarburos estén sujetos a impuestos indirectos, distintos al impuesto especial armonizado. En este sentido, han recordado que si se crean nuevas figuras tributarias verdes hay que tener en cuenta antes de si están ya gravadas en otros impuestos.

Juan Laborda, profesor de Economía Financiera en la Universidad Carlos III y Syracuse University, ha indicado a Capital, programa emitido en Radio Intereconomía y dirigido por Susana Criado, que los «impuestos finalistas por temas ecológicos me parece bien, pero en el caso de nuestro paso tenemos que pensar que en nuestra economía afecta negativamente. Si hubiera contrapartidas o rebajas que afectan a los trabajadores me parece bien, por lo tanto, finalistas por temas ecológicos perfecto, pero siempre acudir a la imposición que nos distingue entre la ciudadanía siempre afecta a los más débiles».

«Hay otros sistemas como ordenar el tráfico de las ciudades de manera inteligente como han hecho otras ciudades»

«Me gustaría ver compensaciones, en términos de PIB nos olvidamos que en los salarios estamos muy alejados de Europa. Hay otros sistemas que pueden ser igual de razonables, como ordenar el tráfico de las ciudades de manera inteligente como han hecho otras ciudades».

La intención del Gobierno, por tanto, pasaría por incrementar la presión fiscal en los impuestos ya creados. En concreto, el impuesto especial del diésel alcanzaría los 40,25 céntimos por litro, frente a los 30,7 actuales, un 31% más, y otros 2.140 millones más en las arcas públicas. La subida sería gradual, hasta los 600 millones en ingresos públicos en el primer año.

Además, las CC AA tendrán que consensuar la nueva fiscalidad medioambiental con el Ejecutivo, ya que algunos de estos impuestos están cedidos. El PSOE tiene también la intención de unificar los impuestos de circulación y matriculación en uno único, donde también tributaría el impuesto de las emisiones de motor, fijado según los baremos de potencia y emisiones de cada vehículo.

 

Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD