El intrusismo en la cirugía plástica: extrema las precauciones

El intrusismo en la cirugía plástica: extrema las precauciones

30 mayo, 2019
|
Actualizado: 30 mayo, 2019 16:19
|

Las profesiones que han ido acusando el intrusismo laboral a lo largo de los años de manera muy especial han sido muchas, cambiando cada cierto tiempo la tendencia hacia unas u otras en función de la evolución del mercado. En todas las ocasiones, no obstante, es igual de importante tanto para ls profesionales afectados que ven disminuida la percepción de su trabajo como para los clientes que sufren las consecuencias de unos resultados que son ofrecidos por personas que no son especialistas en el campo.

Entre aquellas que más afectadas se encuentran en la actualidad está la cirugía plástica, un ámbito en el que el intrusismo no ha dejado de aumentar con el paso del tiempo gracias a la permisividad que caracteriza a este área desde el ámbito médico, donde todos los titulados en medicina pueden efectuar tareas propias de una cierta especialidad sin que sea necesariamente la suya. Esto ha dado como resultado que infinidad de personas no tituladas en cirugía plática se encuentren ejerciendo como tales bajo un amparo que protege sus acciones siempre y cuando no se anuncien o proclamen como especialistas en este campo.

Evidentemente, esto supone no solo un importante perjuicio para los profesionales del sector que sí se encuentran altamente cualificados para efectuar operaciones de cirugía plástica sin incurrir en ningún riesgo, sino también para los clientes que, en un vasto número de ocasiones, se ponen en manos de falsos profesionales sin tener conocimiento de ello. Lamentablemente, la situación va a más, lejos de decrecer.

Elegir bien a los especialistas es imperativo

En el caso de necesitar de los servicios de un Cirujano plástico en Madrid, por ejemplo, lo que uno deberá realizar antes de someterse a una operación de cualquier tipo en este campo es comprobar que aquel que dice ser especialista lo es de verdad. En la cirugía plástica no se puede escatimar con este tipo de precauciones, dado que el hecho de que los médicos a los que se acude sean cirujanos plásticos o no puede ser la diferencia entre una operación que no revista problemas en el futuro o una en la que los resultados obtenidos no sean los que se espera por esa falta de conocimiento y especialización mencionada.

La manera más fácil de poder efectuar esto es consultar si el médico o médicos en cuestión pertenecen a la Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética (SECPRE). En caso afirmativo, uno podrá estar seguro de que son titulados en cirugía plática y, por consiguiente, se encuentran completamente capacitados para efectuar aquella operación que se desea para modificar uno o varios aspectos estéticos. Si no figura, o no se menciona nunca de manera directa en sus consultas o página web que se trata de un cirujano plástico, será recomendable consultarlo con el colegio de médicos correspondiente y no tomar una decisión hasta haberse asegurado al cien por cien, ya que las probabilidades de que sea un médico especializado en otra área serán mayores.

Adiós al estigma social

Las operaciones de cirugía estética han sido, durante muchos años, objeto de miradas inquisidoras y comentarios varios acerca de la naturaleza de las mismas, no estando demasiado bien visto que una persona se sometiera a ellas para modificar parte de su aspecto. El paso del tiempo, afortunadamente, ha logrado revertir dicha concepción y que el conjunto de la sociedad haya adoptado una postura mucho más favorables en lo que se refiere a dichas intervenciones quirúrgicas, evitando de esta forma numerosos problemas a las personas que desean someterse a una de ellas.

Esto se suma a que el momento actual es uno en el que la economía comienza a reactivarse, favoreciendo que el número de operaciones de cirugía plástica se encuentre en alza y haciendo de este un escenario más propicio para el mencionado intrusismo laboral, viendo médicos de otras especialidades oportunidades muy interesantes en el terreno de las operaciones estéticas. Es fundamental, en definitiva, ahora más que nunca, extremar las precauciones a la hora de escoger un médico de confianza que disponga de las titulaciones correspondientes para poder no solo ejercer su labor sin problemas, sino para garantizar una calidad óptima en sus resultados.

Noticias Relacionadas: