PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El PIB de la Comunidad crece un 2 por ciento en el tercer trimestre

Menor producción energética y mala cosecha, en el origen de la desaceleración

Castilla y León sufre de forma “evidente” la desaceleración y, aunque su economía crece, “se ha deteriorado” respecto a años anteriores y genera empleo al menor ritmo desde que se inició la recuperación. Los últimos datos de la Contabilidad Regional Trimestral revelan que el PIB de la Comunidad avanzó un dos por ciento en el tercer trimestre del año, cuando en los mismos meses de 2018 se elevó un tres por ciento, con una tendencia a empeorar en el tramo final del año.

PUBLICIDAD

El consejero de Economía y Empleo de la Junta, Carlos Fernández Carriedo, explicó que este menor ritmo de crecimiento se debió a la mala cosecha y a la bajada en la producción energética, junto al desplome del consumo y de las inversiones. Indicó que el tramo final del año ese dato puede sufrir una variación de unas décimas a la baja, ya que la tendencia es que “sea peor” que en 2018, y aseguró que “no se esperan grandes variaciones del dato final respecto al actual”.

El consejero lamentó el momento de “indefinición” que existe en España y denunció que las pocas certezas que se conocen respecto al futuro gobierno “son negativas” para el crecimiento económico y la generación de empleo. Al respecto, comentó que tan negativo es no contar con un gobierno como un ejecutivo que adopte malas decisiones.

Carriedo también cargó contra una posible negociación de un nuevo modelo de financiación con un solo partido de una autonomía, por ERC, algo que sería, a su juicio, “injusto”, para exigir transparencia y que se aborde su reforma “solo si es para mejorar”.

PUBLICIDAD

El consejero reveló que el sector primario se contrajo durante los meses de estudio un cuatro por ciento, cuando en 2018, creció un 11,7 por ciento, como consecuencia de la mala cosecha. Asimismo, la industria avanzó un 0,8 por ciento, un punto menos que en los mismos meses del año anterior, con un desplome del 19,8 por ciento de las ramas energéticas, cuando un año antes subieron un 10,4 por ciento, por el cierre de la minería del carbón y las centrales térmicas y las bajas precipitaciones y su impacto sobre la generación hidroeléctrica. Por el contrario, las industrias manufactureras aumentaron su producción un 2,9 por ciento, mejorando el uno por ciento del tercer trimestre del 2018.

Por lo que se refiere a la construcción creció un 2,7 por ciento, dos décimas por debajo del dato de un año atrás, con un “menor dinamismo tanto de edificación como de ingeniería civil”. Los servicios avanzaron un 2,5 por ciento, medio punto por debajo del dato de 2018 en las mismas fechas, con un 2,5 por ciento para los servicios de mercado y un 2,6 por ciento para los de no mercado, cuando un año antes estaban en el 3,1 y 2,9 por ciento, respectivamente.

El consejero también ofreció el análisis desde el punto de la vista de la demanda y concretó que la interna se incrementó un 1,8 por ciento, frente al 3,5 por ciento que creció entre julio y septiembre de 2018. Por su parte, el saldo exterior aportó dos décimas al crecimiento, gracias a un crecimiento de una décima por las exportaciones; y una baja del 0,1 por ciento, de las importaciones.

El gasto en consumo final aumentó un 1,7 por ciento, frente al 2,9 por ciento de un año antes. En este sentido, el consumo de los hogares se elevó un 2,3 por ciento y el de las administraciones públicas, un 0,3 por ciento, frente a porcentajes en 2018 del 2,8 y 3,2 por ciento, respectivamente.

PUBLICIDAD

Asimismo, la formación bruta de capital fijo subió un 1,3 por ciento, frente al 4,7 por ciento de 2018; la inversión en bienes de equipo se elevó un 2,9 por ciento frente al 3,5 por ciento de 2018; y en construcción, un 0,3 por ciento cuando un año antes avanzó un 5,4 por ciento.

Por último, el empleo medido en puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo registró un crecimiento interanual del 1,5 por ciento, con una mayor crecimiento en el sector agrario, 7,5 por ciento, y en los servicios, del tres por ciento, frente a descensos del 5,7 por ciento en la industria y del 2,8 por ciento en la construcción.