El PIB regional crecerá este año el 3,70 por ciento, prevé Unicaja Banco

El PIB regional crecerá este año el 3,70 por ciento, prevé Unicaja Banco

08 junio, 2022
|
Actualizado: 08 junio, 2022 17:11
|

Unicaja Banco vaticinó un crecimiento del 3,7 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) en Castilla y León en 2022, alrededor de un punto y medio menos de lo estimado hace tres meses y 1,8 puntos por debajo que el incremento anotado el año pasado, que fue del 5,5 por ciento, según el número 29 del informe ‘Previsiones Económicas de Castilla y León’ que, como en ediciones anteriores, ha sido elaborado por Analistas Económicos de Andalucía y desde este número tendrá periodicidad semestral. Asimismo, se prevé que el empleo aumente un 0,7 por ciento, debido principalmente al aumento en los servicios. El número de parados podría disminuir un 3,9 por ciento, con una tasa de paro global que se situará en el 10,9 por ciento en el promedio del año, en torno a tres puntos por debajo de la media nacional.

Respecto a cada una de las provincias, en 2022, las tasas de crecimiento oscilarían entre el 2,5 por ciento de Palencia y el 4,1 de Segovia, si bien destacan también los de Salamanca y Zamora, ambas del cuatro por ciento. Este informe, cuya información recogió Ical, se divide en esta ocasión en cuatro apartados: entorno económico, evolución reciente de la economía de Castilla y León, previsiones económicas y análisis provincial.

En cuanto a las previsiones, el documento achaca a la evolución del conflicto en Ucrania la “elevada incertidumbre”, pero también en relación a la trayectoria de los precios o los cuellos de botella en las cadenas de suministro, sin olvidar la evolución de la pandemia, por lo que la “realización de proyecciones en estos momentos conlleva una elevada complejidad”.

Sobre la evolución reciente de la economía de Castilla y León, el informe recuerda que los últimos datos de la Contabilidad Regional Trimestral, publicados por la Dirección General de Presupuestos y Estadística de la Junta, en el cuarto trimestre de 2021 el PIB creció un 2,6 por ciento en términos intertrimestrales (1,4 por ciento en el trimestre anterior). En términos interanuales, el crecimiento de la producción fue del 3,9 por ciento (5,5 por cinto en España), por lo que el volumen de producción en la autonomía estaría muy próximo a los niveles prepandemia (del -0,3 por ciento; -3,8 por ciento en España). En cuanto al primer trimestre de 2022, las estimaciones de AIReF (Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal) apuntan a un aumento trimestral del PIB del 0,1 por ciento (0,3 en el conjunto nacional), con un avance interanual del cuatro por ciento, 2,4 puntos menos que en España.

Si se atiende a la diferencia por componentes, desde la óptica de la demanda, la aportación de los de carácter interno al crecimiento del cuarto trimestre de 2021 fue de 2,1 puntos. El consumo de los hogares experimentó un crecimiento en términos interanuales del 2,1 por ciento, mientras que la inversión se mantuvo estable respecto al año anterior, aunque repuntó a finales de año. Por su parte, el comercio exterior mostró un menor dinamismo a finales de 2021, si bien se registró un incremento interanual tanto de las exportaciones de bienes y servicios como de las importaciones (2,3 y 0,1 por ciento, respectivamente).

Desde la visión de la oferta, en el cuarto trimestre de 2021 se produjo un incremento generalizado del Valor Añadido Bruto (VAB), con subidas más intensas en la agricultura y en los servicios de mercado y la industria manufacturera. En términos interanuales, sin embargo, el crecimiento de la producción se ha debido al incremento del VAB en los servicios y en la construcción (7,1 y 2,5 por ciento, respectivamente).

En el conjunto de 2021, el PIB de Castilla y León habría crecido un 5,5 por ciento (cuatro décimas más que en España),con una caída del VAB en el sector agrario y un mayor dinamismo de los servicios (6,5 por ciento) y la industria (6,1). Respecto a la demanda, todos los componentes crecieron en el pasado año, aunque destaca el incremento de las exportaciones (6,6 por ciento).

En lo que respecta al mercado de trabajo, el empleo continuó creciendo en términos interanuales en el tramo final de 2021, aunque a menor ritmo, atendiendo tanto a las cifras de la Contabilidad Trimestral como a las de la EPA o la afiliación a la Seguridad Social, “sin que se hubiesen recuperado los niveles previos a la crisis sanitaria a finales del pasado año, excepto en términos de afiliaciones”. Precisamente, el número de trabajadores afiliados se situó en diciembre en 932.263 trabajadores, casi 7.800 más que en el mismo mes de 2019, lo que supuso un crecimiento del 2,7 por ciento en términos interanuales (inferior al promedio nacional), que se ha intensificado en los primeros meses de 2022 (tres por ciento en abril), si bien hay que recordar que al inicio de 2021 se registró la tercera ola de la pandemia.

Igualmente, según la EPA, en el cuarto trimestre del año pasado el número de ocupados en Castilla y León creció un 1,2 por ciento en términos interanuales (4,3 en España). Por su parte, los datos del primer trimestre muestran un descenso del empleo respecto a finales de 2021, siendo la industria el único sector que cuenta con un mayor número de ocupados. El número de ocupados ha crecido un 3,3 por ciento en relación a un año antes (4,6 por ciento en España), debido fundamentalmente a los servicios y, en menor medida, la agricultura. Por su parte, el número de parados ha disminuido un 11 por ciento, con un aumento de la población activa, lo que ha situado la tasa de paro en el 11,1 por ciento (2,5 puntos menos que en España).

Análisis provincial

Descendiendo en el análisis, según estimaciones del Indicador Sintético de Actividad de Analistas Económicos de Andalucía, en el cuarto trimestre de 2021 se registró un crecimiento generalizado. Destacan las mayores tasas estimadas para Segovia (4,5 por ciento en términos interanuales), Zamora (4,4), León (4,3) y Salamanca (4,2 por ciento). En el conjunto de 2021, casi todas las provincias habrían crecido a tasas superiores al cinco por ciento, excepto Palencia (4,4 por cinto). Fueron de mayor intensidad los incrementos estimados para Zamora (5,8), Segovia (5,6), Salamanca (5,6), León y Soria (ambas con el 5,5 por cinto).

Las previsiones para el conjunto de 2022 apuntan a que el crecimiento económico se situaría entre el 2,5 por ciento de Palencia y el 4,1 de Segovia, aunque destacan también los de Salamanca y Zamora (cuatro por ciento).

Entorno internacional

Por último, la afección del entorno internacional ahonda en un “cambio radical con la invasión rusa de Ucrania del pasado 24 de febrero”. A finales del pasado año se preveía que la economía recuperase el impulso a medida que las condiciones de la oferta “continuasen normalizándose y se moderasen las presiones inflacionistas”. Sin embargo, la invasión “tendrá un significativo impacto sobre la economía, que dependerá en gran medida de la evolución del conflicto y del impacto de las sanciones económicas”, según la entidad financiera.

En una primera evaluación de este posible impacto, la OCDE estima que el crecimiento económico global en 2022 será en torno a 1 punto porcentual (p.p.) inferior como consecuencia del conflicto, con una mayor caída en la Zona Euro, mientras que la inflación, que “ya era elevada a principios de año”, podría ser al menos 2,5 puntos porcentuales más alta. Por su parte, el Fondo Monetario Internacional prevé un crecimiento de la economía mundial del 3,6 por ciento en 2022 y 2023, es decir, 0,8 y 0,2 puntos menos, respectivamente, de lo previsto el pasado mes de enero.

El impacto del conflicto bélico será “desigual por países” y la economía española podría estar “menos expuesta que otras, al depender en menor medida del gas y petróleo rusos”. Sin embargo, el “fuerte aumento de los precios de las materias primas y la escasez de algunas de ellas afectarán a los distintos sectores de actividad, a lo que se sumaría el impacto de la inflación sobre la demanda o la incidencia sobre las exportaciones y el turismo del menor dinamismo de los países de nuestro entorno”.

Los datos de la Contabilidad Nacional Trimestral de España (CNTR), relativos al cuarto trimestre de 2021, apuntan a que el PIB en España creció un 2,2 por ciento (0,3 por ciento en la Zona Euro), con un aumento en términos interanuales del 5,5 por ciento (4,7 por ciento en la Eurozona). En el conjunto de 2021, la economía española habría registrado un crecimiento del 5,1 por ciento (5,3 en la Zona Euro). En cuanto al primer trimestre de 2022, la estimación avance de la CNTR señala que el PIB ha registrado un aumento intertrimestral del 0,3 por ciento (0,2 por ciento), produciéndose un descenso del gasto en consumo de los hogares. En términos interanuales, el PIB ha aumentado un 6,4 por ciento, con un crecimiento generalizado entre los componentes de demanda.

.
En esta noticia se habla de:
Noticias Relacionadas: