PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El Plan de Infaestructura Agraria prevé actuar en 30.000 hectáreas

Carnero presenta en León el Plan de Impulso

El ‘Programa de Impulso de Infraestructuras Agrarias de Interés General. Regadío’ establece la puesta en marcha de la modernización de 30.000 hectáreas comprometidas, cuantifica las tareas y fija un ciclo completo integral de la competitividad del recurso agua.  Así lo anunció hoy el consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, en Sahagún (León) , donde cifró en 5.600 las hectáreas de transformación y en 25.000 las de modernización, de las que 13.000 se acometerán en la provincia de León.

PUBLICIDAD

Con esta tarea, Carnero puso de relieve la “apuesta decidida desde un punto de vista integral por el regadío y su ciclo como pilar estratégico en el desarrollo rural.”, ya que “supone actualizar e impulsar la programación en el ámbito de las modernizaciones y transformaciones del regadío”, así como “una herramienta de sostenibilidad del recurso agua”.

Entre los objetivos de este Programa, el consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural destacó como “fundamental y esencial” la creación de “más valor añadido y competitividad dentro de la agricultura,” así como mejorar nivel vida de los agricultores, atraer jóvenes, el acceso de la mujer, tecnificar y digitalizar explotaciones, mitigar los efectos del cambio climático, diversificar las producciones, potenciar el desarrollo de la industria agroalimentaria, reducir la contaminación difusa y promocionar la agricultura de regadío.

Un ‘Programa de Impulso de Infraestructuras Agrarias de Interés General’ que, para Jesús Julio Carnero, “responde al cumplimiento de los distintos compromisos de esta legislatura con todo lo relacionado con el agua y los regadíos”, para lo que recordó que se comprometieron a “ser reivindicativos con el Gobierno en la creación de almacenamiento agua para su uso en tiempos de escasez, así como con infraestructuras agrarias comprometidas en el mapa”.

PUBLICIDAD

El consejero de Agricultura destacó entre las novedades de este Programa presentado hoy en Sahagún que “abarca la planificación más allá de la ejecución y contempla todo un marco de actuación desde un punto de vista integral y estratégico dentro de la nueva cultura del agua que pone en entredicho muchas de las actuaciones que se llevan a cabo”.

Un programa que se sustenta en siete pilares que conforman un ciclo y que parte de la disponibilidad y regulación agua, para lo que se ha suscrito en primer lugar con Ferduero la realización de un estudio para analizar la posibilidad de los aumentos de los recursos hídricos de Castilla y León, mediante pequeñas infraestructuras que “evitaría perder agua”.

En segundo lugar, un ámbito “necesario impuesto por la Ley agraria” es acometer las concentraciones parcelarias allí donde se prevé llevar a cabo la modernización de regadío, para lo que en este momento se está actuando en unas 85.000 hectáreas.

En cuanto a la transformación del secano y regadío “especialmente importante en este momento por acometerse ya de manera modernizada”, según el plan se actuará en siete zonas de modernización en las que se acometerá la transformación de 5.644 hectáreas. La propia modernización del regadío, en la que “en León hay una cultura que no hay en ninguna otra parte”, supondrá u cambio en la forma de actuar y llevar a cabo en los regadíos, para lo que se pretende efectuar actuaciones en 25.000 hectáreas.

PUBLICIDAD

Carnero también señaló la tecnificación y digitalización de las explotaciones, algo “importante que no se contemplaba en anteriores programas de este tipo”, al tiempo que incidió también en “hacer una diversificación de la producción” para la que “el uso del agua tiene que ser adecuado, claro y determinado”, en lo que se trabaja ya en 59 zonas en función de la climatología y la propia tierra, con 35 posibles productos potenciales desde el punto de vista de la producción alternativa.

Finalmente, el programa también incluye las mejoras del desarrollo rural, ambiental y social, para que “la gente sepa lo que se está haciendo para cuidar el medio ambiente”, para lo que “se transferirá los resultados de las investigaciones, se elaborarán materiales didácticos y se colaborará en la difusión del trabajo”.

Finalmente, Carnero resaltó que “las zonas de regadío multiplican por tres la producción e incorporan jóvenes en zonas modernizadas, con un incremento superior al 80 por ciento, al ser beneficioso desde el punto de vista económico, social y medioambiental”.

Por su parte, el presidente de la Comunidad de Regantes de Payuelos, Jorge Álvarez, señaló que éste es “el último cartucho que queda en esta región para generar riqueza, puestos de trabajo, evitar que los jóvenes se vayan y producir alimentos de primera necesidad”.

Para Jorge Álvarez “es importantísima la rotación de cultivos”, por lo que abogó por cultivos alternativos, ya que “con la de hectáreas que se van a poner, no todo va a ser maíz y remolacha, sino que habrá que ir a productos de cuarta generación para dar productos acabados al consumidor”.