PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El PSOE habla de “parálisis” en la gestión de la sanidad regional

Insiste en que los consultorios no pueden seguir cerrados

El Grupo Socialista en las Cortes de Castilla y León denunció hoy la “parálisis” de la gestión sanitaria de la Junta en la Comunidad, donde “todo está parado o peor”cuando se cumple el primer año de legislatura. “Afortunadamente, tenemos grandísimos profesionales, que hacen que el sistema siga funcionando y la salud no se deteriore más”, sentenció el coordinador del área de Sanidad delDiego Moreno, quien lamentó que esta parálisis afecta a “todo”: infraestructuras, déficit de profesionales, problemas en Atención Primaria, en hospitales y en listas de espera.

Ante esta situación, y después de que el COVID-19 haya puesto en evidencia la falta de recursos sanitarios en toda la Comunidad, pero en especial en las provincias de Segovia y Soria, los socialistas han registrado esta semana una moción sobre infraestructuras, teniendo en cuenta que el desarrollo del plan de inversiones prioritarias de la Junta, que concluye este 2020 y que arroja que cinco de cada seis no verán la luz esta legislatura, y de estas cinco, en la mitad no se coloca ni un ladrillo, añadió el procurador.

Moreno lamentó que muchas de estas obras llevan comprometidas desde hace más de 15 años, como el Hospital de Aranda de Duero, que “no va a ver la luz” y otras son “urgentes”, como el nuevo Hospital de Segovia y la reforma del Virgen del Mirón, en Soria, donde la crisis del coronavirus ha mostrado “las grandes debilidades”.

Dentro de las propuestas que el PSOE ha llevado al grupo de expertos que trabaja por la reconstrucción de la sanidad en la Comunidad, Moreno explicó que han incluido la instalación de aceleradores lineales en las provincias que no disponen de uno; así como el incremento de camas uci en casi todos los hospitales de la Comuniad para estar preparados ante una nueva ola.

Por su parte, la portavoz socialista de Sanidad en las Cortes, Inmaculada García, denunció que es injusto que muchos de los consultorios sigan cerrados en los pueblos, cuando existe una orden interna del gerente de Sacyl, Manuel Mitadiel, que nadie cumple. “Esta falta de autoridad de la consejera es notoria”, por lo que debería “hacérselo mirar o dejar a alguien con más autoridad”, porque “encubrir la falta de profesionales con la falta de atención se va a cobrar vidas”.

“El COVID lo puede todo, pero la gente va a morir de otras patologías crónicas de las que no nos ocupamos desde hace cuatro meses”, les indicó tanto a la consejera de Sanidad, Verónica Casado, como al vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, y les recordó que existe un mandato de las Cortes, aprobado por todos los grupos a propuesta del PSOE, para abrir los consultorios, y que en el pacto de reconstrucción una de las condiciones del secretario de los socialistas en Castilla y León, Luis Tudanca, para sentarse a hablar era la reapertura de centros y retirar el Plan Aliste. “Aquí hay abandono del mundo rural”.

Inmaculada García agradeció a todos los profesionales del sistema su trabajo durante la pandemia, más cuando ha llegado “en un contexto de décadas de recortes de los servicios públicos, en especial de la sanidad y la salud pública”.

Por último, recordó que en esta lucha la Junta se ha olvidado del papel de 600 veterinarios que tiene “abandonados” y que podrían haber contribuido con su trabajo y profesionalidad a atajar el virus.