Programas del domingo
Empresarios piden al nuevo Govern estabilidad y medidas de impulso económico

Empresarios piden al nuevo Govern estabilidad y medidas de impulso económico

11 enero, 2016
|
Actualizado: 11 enero, 2016 0:00
|
PUBLICIDAD

Barcelona, 11 ene.- Las principales entidades empresariales de Cataluña han valorado hoy el acuerdo alcanzado para formar gobierno en Cataluña, presidido por el convergente Carles Puigdemont, pero han pedido al futuro Govern estabilidad, seguridad jurídica y el impulso de medidas de apoyo a la economía.

También los sindicatos CCOO y UGT han celebrado que se haya desencallado la investidura y han emplazado al nuevo ejecutivo que presidirá Puigdemont a que priorice la lucha contra el desempleo y la precariedad laboral y mejore la protección social.

Pimec, la patronal de la pequeña y la mediana empresa, ha destacado en un comunicado que si Junts pel Sí y la CUP no hubiesen pactado la investidura «se hubiera podido producir una situación de desgobierno que hubiera sido perjudicial para el tejido empresarial y la sociedad en general».

Al nuevo Govern, la patronal que preside Josep González ha pedido que armonice las políticas sociales con las económicas, priorizando la reducción de la presión fiscal para pymes y autónomos, las medidas para reindustrializar el país, el apoyo a la innovación y la internacionalización y la mejora de las infraestructuras y la formación.

El presidente de la patronal vallesana Cecot, Antoni Abad, se ha mostrado satisfecho por la elección de Carles Puigdemont como nuevo presidente de la Generalitat y ha dado un voto de confianza al futuro gobierno.

En el tradicional encuentro de principios de año con los medios de comunicación, Abad ha asegurado que la elección e investidura del nuevo presidente dará paso a la creación de un gobierno que aportará estabilidad al país, algo que considera positivo.

El Consejo General de Cámaras de Cataluña ha instado a Puigdemont y su equipo a que trabajen para «favorecer e implantar» medidas que faciliten la recuperación de la actividad económica y la creación de empleo.

Las cámaras catalanas han reclamado asimismo que se dé prioridad a la mejora de las infraestructuras y que no se frene una actividad empresarial que va al alza.

En el ámbito económico, sin embargo, también hay voces que ven con recelo el acuerdo de investidura del independentista Puigdemont como presidente de la Generalitat tras el veto de la CUP a Artur Mas.

La asociación Empresaris de Catalunya, contraria a la independencia, ha pedido a Puigdemont que gobierne «dentro de la Ley», al tiempo que ha reclamado al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que demuestre «firmeza en defensa del Estado de Derecho».

En una nota, la entidad ha avisado asimismo de que «una Hacienda propia, una Seguridad Social o Banco Central catalán forzarán la fuga de empresas y la insumisión frente a la administración autonómica».

«El presidente de la Generalitat es la máxima representación del Estado en Cataluña y su inequívoca obligación es cumplir y hacer cumplir la Ley», ha subrayado el presidente de Empresaris de Catalunya, Josep Bou.

El presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu, ha eludido valorar el acuerdo de investidura, aunque ha hecho un llamamiento a la clase política para que garantice la estabilidad institucional y la seguridad jurídica, claves «para que el país siga adelante».

Ha advertido también que el Sabadell es hoy una empresa multinacional que «trasciende el marco nacional catalán» y que, independientemente de cuál sea su marca o dónde tenga ubicadas sus oficinas o centros corporativos, hará «lo que crea conveniente en aras de conseguir siempre el mejor servicio comercial».

«Tomaremos las decisiones empresariales que creamos convenientes al margen de la política», ha señalado el presidente del banco catalán en un acto en la Cámara de Comercio de Sabadell.

El ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, ha asegurado desde Madrid que el problema de la situación política catalana no es la independencia, «que nunca se va a producir», sino que Cataluña está hoy «en manos de radicales».

En una entrevista en la COPE, De Guindos ha comentado que el tema catalán por parte de los inversores nunca fue un elemento de incertidumbre porque se creía que era un escenario «irrealizable e irracional», y ha precisado que mientras exista en Madrid un Gobierno «con ideas claras, los inversores no lo tendrán en consideración». EFE

Noticias Relacionadas: