PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Madrid Nuevo Norte es un proyecto aprobado ya por el Ayuntamiento tras más de 10 años de disputas.

26 años después Madrid Nuevo Norte tiene luz verde del Ayuntamiento

El Ayuntamiento de Madrid ha aprobado este lunes por unanimidad la que es su mayor operación urbanística y el mayor proyecto de regeneración urbana de Europa, Madrid Nuevo Norte, conocido popularmente como Operación Chamartín, y que ha estado bloqueado durante 26 años.

PUBLICIDAD

Madrid Nuevo Norte afecta a un espacio de 3 millones de metros cuadrados donde se edificarán 10.500 viviendas, 4.000 de ellas públicas, un nuevo distrito financiero con la torre más alta de España -70 alturas- y la reforma de la estación de Chamartín.

Este proyecto, que se desarrollará durante 25 años -en el segundo semestre de 2021 empezará la urbanización y tendrá que pasar otra década para que se empiece a construir los edificios- supondrá una inversión de 7.100 millones de euros y la creación de 200.000 empleos, directos e indirectos.

La promotora privada Distrito Castellana Norte (DCN), que explotará los suelos públicos propiedad en su mayoría del Ministerio de Fomento, ha mostrado su satisfacción por la aprobación y ha asegurado que trabajará para poner en marcha el plan «lo antes posible».

PUBLICIDAD

Aprobado por unanimidad, la redacción definitiva de Madrid Nuevo Norte lleva la firma del gobierno de Manuela Carmena, un texto que el Ejecutivo de PP y Ciudadanos ha decidido mantener para no provocar de nuevo «parálisis» y «ostracismo» en la capital, según ha defendido este lunes el delegado de Desarrollo Urbano, Mariano Fuentes, durante el Pleno municipal.

El alcalde madrileño, José Luis Martínez-Almeida (PP), ha subrayado que la aprobación de Madrid Nuevo Norte -la modificación del planeamiento general- es un «éxito» en el que el nuevo Ejecutivo cumple su compromiso de acabar con el «estrangulamiento» del urbanismo mientras que, en una columna publicada en El País, la excalcaldesa Manuela Carmena se ha felicitado por la aprobación.

«De no haber asumido la responsabilidad de afrontar este problema histórico, hoy estaríamos lamentándonos. No solo porque seguirían vigentes las condiciones urbanísticas que estableció el PP (…) sino porque habríamos perdido la oportunidad de resolver una herida urbana abierta en Madrid desde hace 25 años», agrega la regidora en un texto rubricado junto al edil José Manuel Calvo, exresponsable de Urbanismo.

En cambio, Madrid Nuevo Norte cuenta con el rechazo de Ecologistas en Acción, la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos (Fravm), que mantendrá su lucha en la justicia contra un proyecto que consideran «insostenible social y medioambientalmente».

PUBLICIDAD

Las asociaciones vecinales y los ecologistas presentaron ya un recurso contra la aprobación inicial de Madrid Nuevo Norte, admitida a trámite en diciembre de 2018 por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, y este lunes han anunciado que recurrirán también su aprobación definitiva, que depende del visto bueno de la Comunidad.

Entre los detractores figuran también Izquierda Unida y Podemos. El exedil Carlos Sánchez Mato ha criticado en Twitter la operación, a su juicio «un colosal negocio privado con el suelo público», que ha calificado de «gran victoria» del «BBVA y las grandes empresas constructoras del país».

Además, el PSOE, que ha apoyado el plan, se ha mostrado favorable a mejorarlo y ha criticado que el Ayuntamiento financie obras como la reforma del nudo norte.

Con todo, la Operación Chamartín ha sido aprobada cerrando 26 años de bloqueo en los que la original prolongación del Paseo de la Castellana se ha ido modificando hasta el punto de que no es ésta la vía que se prolongará para hacer esta nueva ‘city’.

Antes de iniciar nuevos trámites, la Comunidad de Madrid tiene que aprobarla de forma definitiva, pues tiene la última palabra al ser una modificación del Plan General de Ordenación Urbana.

Este lunes, el presidente en funciones de la Comunidad de Madrid, Pedro Rollán, ha dicho que el Ejecutivo regional dará el visto bueno definitivo en un «corto espacio de tiempo».

Si no hay nuevos escollos, Madrid Nuevo Norte creará un nuevo centro de negocios entre Chamartín y la M-30 entorno a su nueva avenida principal, Agustín de Foxá, habrá una nueva bolsa de viviendas al norte de esta vía de circunvalación, tres nuevas paradas de Metro y dos intercambiadores, además de un gran parque central cubriendo las actuales vías ferroviarias.