Acerinox denuncia que el estatuto electrointensivo no ayuda a la industria española a competir

Acerinox denuncia que el estatuto electrointensivo no ayuda a la industria española a competir

Su CEO, Bernardo Velázquez considera que la industria española tiene que ser comparable al resto y explica que si ahora se tiene un precio de la electricidad básicamente un 50 % más caro que en Alemana y Acerinox tiene un factura eléctrica de 40 millones, supone que si estuviera en Alemania tendría 20 millones más de beneficio, que permitirían retribuir más al accionista e invertir más
17 mayo, 2021
|
Actualizado: 19 mayo, 2021 12:03
|

El consejero delegado de Acerinox, Bernardo Velázquez, considera que el Estatuto del Consumidor Electrointensivo no está sirviendo de mucho, a la vista de los precios que tiene la energía eléctrica. Por eso recomienda al Gobierno que «lo mejor es no inventar nada si no es necesario», porque hay modelos para seguir como el alemán o francés que ofrecen a su industria unos precios de la electricidad un 50% más baratos y les hace más competitivos para crear empleo y fomentar inversiones.

«¿Si está sirviendo de algo? A la vista de los precios de la energía eléctrica, pues no mucho», responde Velázquez, en una entrevista con Efe, al ser preguntado si el Estatuto es válido para aliviar los costes de la electricidad de la industria con gran consumo eléctrico.

«Nosotros somos consumidores y nos interesa cuál es la factura total que pagamos, pero en el fondo lo que nos interesa es que no sea diferente a la de los países con que competimos», añade Velázquez, que recuerda que en Acerinox son intensivos en consumo de energía eléctrica y necesitan algo que les permita ser competitivos.

El consejero delegado de Acerinox explica que la compañía trabaja con materias primas que tienen precios internacionales y que casi todo lo que utilizan en su proceso de producción -electrodos, refractarios, gases, aceites- también tienen precios internacionales.

Los únicos componentes locales que hay son la energía eléctrica y la mano de obra, por lo que si la industria española quiere ser más competitiva que la de países de su entorno, como Francia o Alemania, o tiene una energía eléctrica «parecida» o deberá tener una mano de obra más barata, dice Velázquez, que indica que aunque Acerinox es muy eficiente en sus procesos de producción y muy competitiva, la competencia también trabaja para ser mejor.

Según Velázquez, si la energía eléctrica es más cara en España, la única manera de compensarlo al final es con mano de obra barata: «Y yo creo que España ya no está en esa posición de ser un país de mano de obra barata, ni nos lo merecemos tampoco con el nivel de formación que tenemos».

Velázquez considera que la industria española tiene que ser comparable al resto y explica que si ahora se tiene un precio de la electricidad básicamente un 50 % más caro que en Alemana y Acerinox tiene un factura eléctrica de 40 millones, supone que si estuviera en Alemania tendría 20 millones más de beneficio, que permitirían retribuir más al accionista e invertir más.

Por eso, cree que en España debería haber modelos parecidos a los que tienen otros países y opina que «lo mejor es no inventar nada si no es necesario», porque hay modelos para seguir.

En esta noticia se habla de:
Noticias Relacionadas: